Ca­na­dá, Aus­tra­lia, Ar­gen­ti­na

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Pon­ga­mos las co­sas en su lu­gar. La pre­si­den­ta com­pa­con­tro­lar ró fa­vo­ra­ble­men­te a la Ar­gen­ti­na con dos paí­ses con ses­gos bas­tan­te pa­re­ci­dos. Ca­na­dá y Aus­tra­lia ba­san fuer­te­men­te su eco­no­mía en la ex­plo­ta­ción mo­der­na de sus re­cur­sos na­tu­ra­les.

En am­bos el sec­tor agroin­dus­trial jue­ga un pa­pel cla­ve, al igual que en la Ar­gen­ti­na. Tan­to, que los tres jun­tos fue­ron el ba­luar­te, en los años 80 y 90, del re­cor­da­do Gru­po de Cairns. Li­de­ra­ban el con­jun­to de paí­ses que ba­ta­lló du­ra­men­te por el fi­nal del pro­tec­cio­nis­mo y los sub­si­dios agrí­co­las, un ver­da­de­ro fla­ge­lo que im­pe­día su pleno desa­rro­llo.

Vein­te años des­pués, es cier­to que la Ar­gen­ti­na ex­hi­be me­jo­res ma­cro­eco­nó­mi­cos que Ca­na­dá y Aus­tra­lia. Su­pe­rá­vit co­mer­cial y re­ser­vas en pri­mer lu­gar. Es cier­to tam­bién que am­bos su­pe­ran am­plia­men­te a la Ar­gen­ti­na en to­dos los pa­rá­me­tros so­cia­les, des­de el in­gre­so per ca­pi­ta, ni­vel de edu­ca­ción, ca­li­dad de vida, se­gu­ri­dad, etc. Pe­ro to­me­mos en ba­lan­za co­mer­cial e in­gre­so de di­vi­sas, la per­for­man­ce de Ar­gen­ti­na fue in­du­da­ble­men­te superior.

“Es la so­ja, es­tú­pi­do!”, gri­ta­ría Clin­ton, y con buen fun­da­men­to. Hu­bo al­go más que so­ja, pe­ro és­ta ha si­do sin du­da la gran res­pon­sa­ble de ha­ber pos­ter­ga­do a sus co­le­gas y com­pe­ti­do­res en el ru­bro agro ali­men­ta­rio. En la “dé­ca­da ga­na­da” la so­ja re­pre­sen­tó el 30% de las ex­por­ta­cio­nes to­ta­les, con em­bar­ques por 200.000 mi­llo­nes de dó­la­res, de los que ade­más un ter­cio fue cap­tu­ra­do por el Te­so­ro vía re­ten­cio­nes.

Bueno, nin­gún re­pre­sen­tan­te del sec­tor agroin­dus­trial fue in­vi­ta­do a par­ti­ci­par del even­to, re­ser­va­do a los “ti­tu­la­res”. El cam­po lo to­mó co­mo un des­plan­te, pe­ro en reali­dad fue un pri­vi­le­gio. Fue me­jor rea­li­zar un ac­to pa­ra­le­lo, mar­can­do que se apres­ta a in­ver­tir 50.000 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra un nue­vo ci­clo agrí­co­la lleno de in­cer­ti­dum­bres.

Va­ya­mos un po­qui­to más aden­nú­me­ros

Co­mo en Ar­gen­ti­na, lo agroin­dus­trial tie­ne un rol cla­ve en Ca­na­dá y Aus­tra­lia

tro con el bisturí. Ca­na­dá, Aus­tra­lia y Ar­gen­ti­na son gran­des com­pe­ti­do­res en el mer­ca­do mun­dial de tri­go. Los dos pri­me­ros es­tán prác­ti­ca­men­te es­tan­ca­dos en ma­te­ria de pro­duc­ti­vi­dad. Ar­gen­ti­na ve­nía cre­cien­do con buen rit­mo gra­cias a nue­vas va­rie­da­des, fer­ti­li­za­ción, uso de fun­gui­ci­das pa­ra en­fer­me­da­des y el efec­to po­si­ti­vo de la siem­bra di­rec­ta, que per­mi­te un me­jor apro­ve­cha­mien­to de las llu­vias. Pe­ro los erro­res de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca pro­vo­ca­ron una caí­da con­ti­nua de la pro­duc­ción, has­ta com­pro­me­ter el abas­te­ci­mien­to in­terno. Ar­gen­ti­na te­nía prác­ti­ca­men­te ex­clu­si­vi­dad en el Mer­co­sur, pe­ro el de­fault tri­gue­ro le abrió las puer­tas al tri­go ca­na­dien­se y al aus­tra­liano. Con­clu­sión: los nú­me­ros de CFK hu­bie­ran si­do mu­cho más fa­vo­ra­bles de ha­ber me­dia­do otra es­tra­te­gia oficial. O nin­gu­na. Por­que no hi­zo fal­ta nin­gún “plan so­ja” pa­ra que los pro­duc­to­res su­pie­ran que era una apues­ta que va­lía la pe­na.

Ar­gen­ti­na y Aus­tra­lia ba­ta­lla­ron du­ran­te años por la pri­ma­cía en el mer­ca­do mun­dial de la car­ne va­cu­na. Has­ta que Aus­tra­lia to­mó cla­ra­men­te la de­lan­te­ra gra­cias a su con­di­ción de país no af­tó­si­co, lo que le per­mi­tía en­trar en los me­jo­res mer­ca­dos. Pe­ro en la úl­ti­ma dé­ca­da Bra­sil pa­só a li­de­rar, avan­za­ban fuer­te Uru­guay y Pa­ra­guay, y Ar­gen­ti­na caía a un tris­te oc­ta­vo lu­gar. To­dos cre­cie­ron en stock, mien­tras Ar­gen­ti­na per­día 12 mi­llo­nes de cabezas.

En otras pa­la­bras, de no ha­ber me­dia­do el ex­pe­ri­men­to K, los pa­rá­me­tros ele­gi­dos por la pre­si­den­ta pa­ra la com­pa­ra­ción se­rían mu­cho más fa­vo­ra­bles to­da­vía. Pe­ro tam­bién hu­bie­ran me­jo­ra­do enor­me­men­te los de­más in­di­ca­do­res eco­nó­mi­cos y so­cia­les: más pro­duc­ción es más pro­duc­to per cá­pi­ta. Más em­pleo. Más ac­ti­vi­dad ge­nui­na. Con­vie­ne re­cor­dar, co­mo lo hi­zo la Me­sa de En­la­ce es­ta se­ma­na, que el agro es res­pon­sa­ble del 30% del em­pleo, aun­que se­gu­ra­men­te la pro­por­ción es mu­cho ma­yor si se ha­bla de em­pleo “com­pe­ti­ti­vo”, que es el vin­cu­la­do a los sec­to­res que ex­por­tan. En­ton­ces sí, es­ta­ría­mos más cer­ca de Aus­tra­lia y Ca­na­dá. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.