A las pla­gas, me­jor te­ner­las cor­ti­tas

Las oru­gas cor­ta­do­ras y la chin­che ma­rrón son se­rias ame­na­zas pa­ra el na­ci­mien­to de los maí­ces. Qué ha­cer pa­ra con­tro­lar el da­ño en un año di­fí­cil.

Clarin - Rural - - LA LUCHA POR LA RENTABILIDAD - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

Du­ran­te las pró­xi­mas se­ma­nas co­men­za­rán las ta­reas de siem­bra de maíz en va­rias zo­nas pro­duc­ti­vas del país. Es por ese mo­ti­vo que con­vie­ne co­men­zar a ca­mi­nar los lo­tes pa­ra ha­cer los pri­me­ros mues­treos y de­ter­mi­nar la pre­sen­cia de pla­gas. Es­te año, pue­den ayu­dar más que nun­ca a ba­jar los cos­tos, que vie­nen muy com­pli­ca­dos. En­tre las que hay que te­ner en cuen­ta en es­ta épo­ca es­tán la chin­che ma­rrón y las oru­gas cor­ta­do­ras.

Se­gún un in­for­me de la agen­cia Ve­na­do Tuer­to de INTA, en ple­na zo­na nú­cleo, la chin­che ma­rrón pro­vo­ca da­ños de im­por­tan­cia en etapas de desa­rro­llo tem­pra­nas del cul­ti­vo de maíz, aun­que se de­tec­tan cuan­do la plan­ta avan­zó en su cre­ci­mien­to y oca­sio­na cre­ci­mien­to anor­mal, pre­sen­cia de ma­co­llos y per­fo­ra­cio­nes asi­mé­tri­cas en las ho­jas.

De acuer­do al in­for­me, una de las es­tra­te­gias de con­trol de la pla­ga (una vez iden­ti­fi­ca­da en el lo­te), es me­dian­te la apli­ca­ción de

El in­sec­ti­ci­da pa­ra cor­ta­do­ra pue­de mez­clar­se tam­bién con los her­bi­ci­das

pro­duc­tos quí­mi­cos en pe­río­dos de emer­gen­cia de la plán­tu­la de maíz, evi­tan­do de esa ma­ne­ra da­ños pos­te­rio­res en el cul­ti­vo.

Por su par­te, las oru­gas cor­ta­do­ras, co­mo el gu­sano blan­co, si­guen sien­do una pla­ga de im­por­tan­cia en la zo­na nú­cleo, pun­tua­li­za el INTA Ve­na­do Tuer­to.

El tra­ba­jo in­di­ca que en los cul­ti­vos de ve­rano, co­mo maíz y girasol, es­ta pla­ga re­pre­sen­ta una al­ta pe­li­gro­si­dad con muy ba­jos um­bra­les de da­ño (2.000-3.000 lar­vas/ha). Den­tro de la re­gión pam­pea­na se en­cuen­tran dos es­pe­cies prin­ci­pal­men­te: la oru­ga cor­ta­do­ra ás­pe­ra, Agro­tis ma­le­fi­da, y la oru­ga cor­ta­do­ra par­da, Po­ro­sa­gro­tis gy­pae­ti­na. Am­bas se ca­rac­te­ri­zan por te­ner una so­la ge­ne­ra­ción por año. Tam­bién en la re­gión pam­pea­na hay otras dos es­pe­cies de cor­ta­do­ras: Agro­tis ip­si­lon y Pe­ri­dro­ma sau­cia.

El in­for­me se­ña­la que las oru­gas cor­ta­do­ras tie­nen un gran po­ten­cial de da­ño con po­cas plan­tas por me­tro de sur­co en cul­ti­vos de siem­bras más tem­pra­nas co­mo el maíz, el girasol o el sor­go, aun­que tam­bién se re­gis­tran ata­ques se­ve­ros en so­ja de im­plan­ta­ción de oc­tu­bre y no­viem­bre.

En lo que ha­ce al diagnóstico de da­ño, men­cio­na el tra­ba­jo, una de las al­ter­na­ti­vas se ba­sa en alar­mas de cor­to pla­zo en pre­siem­bra o preemer­gen­cia, da­das por la ob­ser­va­ción di­rec­ta de las oru­gas cor­ta­do­ras, ge­ne­ral­men­te aso­cia­das a la pre­sen­cia de ma­le­zas de ho­ja an­cha (car­dos, apio ci­ma­rrón, quí­noa, etc.) o uso de ce­bos tó­xi­cos en mi­cro­par­ce­las, las que se eva­lúan al día si­guien­te de su dis­tri­bu­ción pa­ra es­ti­mar el número de cor­ta­do­ras al me­tro cua­dra­do.

Se­gún el tra­ba­jo, pa­ra to­mar la de­ci­sión de apli­car in­sec­ti­ci­da en pre­siem­bra, el um­bral de in­fes­ta­ción de oru­gas de­be ser de en­tre 2.000-3.000 lar­vas/ha; en cam­bio, en postemer­gen­cia, pa­ra ha­cer apli­ca­cio­nes el um­bral de tra­ta­mien­to su­gie­re un ni­vel de 5% de plán­tu­las cor­ta­das en maíz; 3%-5% en girasol y 5%-7% en so­ja.

Res­pec­to al con­trol quí­mi­co, los in­sec­ti­ci­das pa­ra oru­gas pue­den ser apli­ca­dos jun­to a her­bi­ci­das en bar­be­chos quí­mi­cos a par­tir de fi­nes de agos­to y prin­ci­pios de se­tiem­bre, cuan­do se com­prue­be la pre­sen­cia de la pla­ga en los um­bra­les de tra­ta­mien­to re­co­men­da­dos.

Las tem­pe­ra­tu­ras más cá­li­das son la se­ñal de ac­ti­va­ción de al­gu­nas pla­gas. A es­tar aler­ta que en bre­ve lle­ga la pri­ma­ve­ra. t

Chin­che ma­rrón. Pro­vo­ca im­por­tan­tes da­ños en las etapas tem­pra­nas.

Gu­sano blan­co. Una de las oru­gas cor­ta­do­ras que hay que mo­ni­to­rear.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.