Las ma­le­zas, un do­lor de ca­be­za

Pa­blo Ló­pez Ani­do, re­fe­ren­te de Aa­pre­sid en es­te te­ma, afir­ma que ya ha­cen ba­jar el va­lor de los al­qui­le­res.

Clarin - Rural - - PROBLEMAS DE RESISTENCIA - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

Las ma­le­zas du­ras son una pro­ble­má­ti­ca se­ria que se trans­for­mó en el gran te­ma de dis­cu­sión en los úl­ti­mos tiem­pos en la agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na.

Uno de los que vie­ne tra­ba­jan­do en el te­ma ha­ce va­rios años en el no­res­te del país, una de las zo­nas don­de las ma­le­zas pro­ble- ma es­tán más ins­ta­la­das, es Pa­blo Ló­pez Ani­do, pro­duc­tor y téc­ni­co de Aa­pre­sid en Ban­de­ra, al cen­tro es­te de San­tia­go del Es­te­ro.

Cla­rín Ru­ral dia­lo­gó con él du­ran­te el úl­ti­mo con­gre­so de Aa­pre­sid pa­ra ana­li­zar a fon­do di­ver­sas cues­tio­nes aso­cia­das a la ac­tua­li­dad, el ma­ne­jo y el fu­tu­ro de es­te pro­ble­ma.

Ló­pez Ani­do lle­gó re­cien­te­men­te de una gi­ra por Es­ta­dos Uni­dos en la que fue con otros pro­duc­to­res a vi­si­tar el me­dio oes­te nor­te­ame­ri­cano (el fa­mo­so “mid­west”). Con­tó que su ma­yor in­te­rés fue ir a co­no­cer de cer­ca la pro­ble­má­ti­ca que tie­nen los “far­mers” con Ama­rant­hus pal­me­ri, una es­pe­cie muy rús­ti­ca de yu­yo co­lo­ra­do, que ha­ce dos años se de­tec­tó allí y no pa­ra de ex­pan­dir­se por dis­tin­tas zo­nas.

El téc­ni­co se que­dó sor­pren­di­do por la mag­ni­tud del pro­ble­ma que vio en esa zo­na es­ta­dou­ni­den­se, pe­ro ma­ni­fes­tó su preo­cu­pa­ción por ima­gi­nar los da­ños que Ama­rat­hus pal­me­ri po­dría pro­vo­car en los cam­pos ar­gen­ti­nos, da­do que ya fue re­co­no­ci­da co­mo ma­le­za re­sis­ten­te en el sur cor­do­bés du­ran­te la úl­ti­ma cam­pa­ña.

“Yo creo que hay una al­ta pro­ba­bi­li­dad de que es­ta es­pe­cie apa­rez­ca es­te año en mi zo­na, aun­que aun no es­tá iden­ti­fi­ca­da”, co­men­tó. Y si­guió: “El pro­ble­ma de las ma­le­zas hay que ver­lo con al­ta preo­cu­pa­ción, fun­da­men­tal­men­te por dos mo­ti­vos: por­que no hay so­lu­cio­nes con­cre­tas a la vis­ta y por una cues­tión de cos­tos de pro­duc­ción”.

Así, ex­pli­có que por el mo­men­to hay mu­chas he­rra­mien­tas pre­ven­ti­vas pa­ra ata­car el pro­ble­ma, pe­ro di­jo que no exis­ten so­lu­cio­nes con­cre­tas, es de­cir, “an­te ma­le­zas pro­ble­ma ya desa­rro­lla­das, no hay he­rra­mien­tas dis­po­ni­bles den­tro del sis­te­ma de siem­bra di­rec­ta”, in­di­có.

Por otra par­te, ma­ni­fes­tó que to­dos los pro­duc­to­res te­nían has­ta el mo­men­to un de­ter­mi­na­do es­que­ma de pro­duc­ción apo­ya­do en de­ter­mi­na­do ni­vel de cos­tos, pe­ro con el pro­ble­ma de ma­le­zas du­ras es­te es­que­ma au­men­ta mu­cho. Así, “cae el va­lor de los cam­ri­men­ta­les, pos en al­qui­ler y has­ta mu­chos pro­duc­to­res que­dan fue­ra de la ac­ti­vi­dad”, di­jo el téc­ni­co.

A par­tir de es­tos as­pec­tos, afir­mó que “es cen­tral po­ner­se a tra­ba­jar en tec­no­lo­gía de pro­ce­sos pa­ra sa­car con­clu­sio­nes en lim­pio

En EE.UU., Ló­pez Ani­do pu­do ver la so­ja re­sis­ten­te a Di­cam­ba y a 2,4-D

so­bre có­mo ata­car es­te pro­ble­ma, ya que hay mu­chas ac­cio­nes que pue­den en­ca­de­nar­se y su­mar­se, pe­ro to­da­vía no es­tá cla­ra la es­tra­te­gia glo­bal”.

Ló­pez Ani­do co­men­tó que en EE.UU. ya vio, en cam­pos ex­pe- nue­vas va­rie­da­des de so­ja re­sis­ten­te al her­bi­ci­da Di­cam­ba y al 2,4-D, que se­rán ma­te­ria­les que es­ta­rán dis­po­ni­bles en el me­diano pla­zo en la Ar­gen­ti­na, apun­tó.

“Es­te ti­po de tec­no­lo­gías, cuan­do se lan­cen en el país, se­rán una par­te de la so­lu­ción al pro­ble­ma, ya que acá las prin­ci­pa­les ma­le­zas du­ras son gra­mí­neas y es­tas in­no­va­cio­nes sir­ven pa­ra ma­ne­jar ma­le­zas de ho­ja an­cha”, de­ta­lló. E in­sis­tió en que “se­rán ne­ce­sa­rios otros desa­rro­llos tec­no­ló­gi­cos, o bien más tec­no­lo­gías re­la­ti­vas al ma­ne­jo”.

El ex­per­to de­jó una idea cla­ra: más allá de las nue­vas he­rra­mien­tas que ven­drán, en Ar­gen­ti­na el ma­ne­jo tie­ne mu­chas res­pues­tas pa­ra dar an­te las ma­le­zas. t

Ajus­tes. Se­gún Ló­pez Ani­do, no hay so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas sal­va­do­ras a la vis­ta. El es­pe­cia­lis­ta des­ta­có que las ma­le­zas re­sis­ten­tes ge­ne­ran fuer­tes subas en los cos­tos de pro­duc­ción, por ejem­plo, por una ma­yor ne­ce­si­dad de pul­ve­ri­za­cio­nes.

Ama­rant­hus pal­me­ri. En Cór­do­ba.

Ló­pez Ani­do. De San­tia­go del Es­te­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.