In­sos­te­ni­ble pre­sión fis­cal

El au­tor de es­te ar­tícu­lo ad­vier­te que hay una in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, en las nor­mas tri­bu­ta­rias ar­gen­ti­nas, que com­pli­ca mu­cho el fun­cio­na­mien­to de las em­pre­sas agro­pe­cua­rias. Tam­bién cues­tio­na la “en­de­ble” si­tua­ción de los pro­duc­to­res an­te el Re­gis­tro Fis

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL - San­tia­go Saenz Va­lien­te CON­TA­DOR PU­BLI­CO Y SO­CIO DE SAENZ VA­LIEN­TE Y ASOC.

Los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios vie­nen su­frien­do en los úl­ti­mos años, ade­más de una pre­sión fis­cal in­sos­te­ni­ble, una in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca que preo­cu­pa al sec­tor. En es­te con­tex­to, hay una cues­tión que ge­ne­ra po­lé­mi­ca: ¿los in­mue­bles ru­ra­les es­tán gra­va­dos o exen­tos an­te el Im­pues­to so­bre los Bie­nes Per­so­na­les?

La AFIP opi­na que la exen­ción co­rres­pon­de só­lo cuan­do es­tas tie­rras es­tán ce­di­das en arren­da­mien­to o inex­plo­ta­das, con­si­de­rán­do­las al­can­za­das con el im­pues­to en los ca­sos que el pro­pie­ta­rio las ex­plo­ta o las apor­ta a una so­cie­dad de he­cho.

En las úl­ti­mas cau­sas ju­di­cia­les del Tri­bu­nal Fis­cal de la Na­ción se dic­tó sen­ten­cia en fa­vor del con­tri­bu­yen­te (Mo­la­ro, Jo­sé Luis y Ga­vi­glio, Hi­la­rio). El ar­gu­men­to es cla­ro: el in­mue­ble ru­ral es ti­tu­la­ri­dad de la per­so­na fí­si­ca y no de la em­pre­sa uni­per­so­nal ni de una so­cie­dad de he­cho.

Aun cuan­do fal­ta la opi­nión de Cá­ma­ra y de la Cor­te Su­pre­ma, con­si­de­ra­mos que los ar­gu­men­tos sos­te­ni­dos en es­ta ins­tan­cia ju­di­cial son pro­fun­dos y va­le­de­ros. Sin em­bar­go, mu­chos co­le­gas opi­nan dis­tin­to y el pro­duc­tor que­da atra­pa­do en la in­cer­ti­dum­bre. De que­dar al­can­za­das las tie­rras ru­ra­les por el Im­pues­to so­bre los Bie­nes Per­so­na­les, se vio­la­ría el prin­ci­pio de re­ser­va le­gal y el prin­ci­pio de ra­zo­na­bi­li­dad.

Otra cues­tión a des­ta­car es la en­de­ble si­tua­ción de to­dos los gra­na­rios an­te el Re­gis­tro Fis­cal de Ope­ra­do­res de Gra­nos, que aun es­tan­do ple­na­men­te ha­bi­li­ta­dos su­fren la gran in­cer­ti­dum­bre de en qué ca­sos y en qué mo­men­to pue­den que­dar sus­pen­di­dos o ex­clui­dos.

Es­te pa­drón, que es de na­tu­ra­le­za san­cio­na­to­ria y obli­ga­to­ria, ex­ce­de el in­gre­so de las obli­ga­cio­nes fis­ca­les del IVA, al re­te­ner el 8% y pro­me­ter de­vol­ver el 7%. Ade­más, des­de ha­ce ya más de un año se sus­pen­die­ron las de­vo­lu­cio­nes au­to­má­ti­cas a los pro­duc­to­res.

Bie­nes Per­so­na­les La AFIP di­ce que la tie­rra no lo pa­ga so­lo cuan­do se arrien­da o si no se ex­plo­ta

En reali­dad, es un prés­ta­mo de fon­dos al Es­ta­do a ta­sa ce­ro, con gran­des di­fi­cul­ta­des pa­ra apli­car ese sal­do a fa­vor de­no­mi­na­do de “li­bre dis­po­ni­bi­li­dad”. Si bien es po­si­ble apli­car­lo al can­ce­lar an­ti­ci­pos o sal­dos a pa­gar del Im­pues­to a las Ga­nan­cias, no es fac­ti­ble su com­pen­sa­ción con deu­das pre­vi­sio­na­les, co­mo tam­po­co con re­ten­cio­nes de im­pues­tos efec­tua­das a ter­ce­ros.

Re­cién al mo­men­to de pre­sen­tar­se un am­pa­ro el fis­co co­mien­za a de­vol­ver a su acree­dor, quien mien­tras tan­to de­be acu­dir a di­ne­ro de ter­ce­ros pa­ra afron­tar la cam­pa­ña agrí­co­la.

Por su par­te, la vi­gen­cia de alí­cuo­ta re­du­ci­da en el agro, ade­más de ge­ne­rar dis­tor­sio­nes en la ecua­ción, trae apa­re­ja­do in­se­gu­ri-pro­duc­to­res da­des en la apli­ca­ción de ser­vi­cios an­te opi­nio­nes de AFIP que son dis­cor­dan­tes con la in­ter­pre­ta­ción es­pe­ra­da.

En re­la­ción al Im­pues­to a las Ga­nan­cias, si bien el pro­duc­tor es­tá obli­ga­do a ac­tuar co­mo agen­te de re­ten­ción, con se­rias con­se­cuen­cias an­te su omi­sión, es­tá au­sen­te una opor­tu­na ad­ver­ten­cia o co­mu­ni­ca­ción. Me re­fie­ro a la RG 830 que obli­ga a los pa­ga­do­res de ren­ta en el país, por con­cep­tos ta­les co­mo arren­da­mien­tos, fle­tes, ho­no­ra­rios, com­pras de bie­nes, de­trai­gan par­te de los fon­dos al be­ne­fi­cia­rio (pro­vee­dor) y los de­po­si­ten a su nom­bre en la cuen­ta de la AFIP. Ello aún cuan­do no ha­ya una de­sig­na­ción es­pe­cial al su­je­to. Es fre­cuen­te que los pro­duc­to­res del agro, por cues­tio­nes ope­ra­ti­vas, es­tén im­pe­di­dos o com­pli­ca­dos en la prác­ti­ca pa­ra cum­plir es­ta exi­gen­cia.

Por su par­te, el Im­pues­to so­bre los In­gre­sos Bru­tos ha po­ten­cia­do sus alí­cuo­tas por­cen­tua­les, su­ma­do al fun­cio­na­mien­to del convenio mul­ti­la­te­ral que ge­ne­ra cons­tan­tes ries­gos. Si bien las ven­tas de pro­duc­tos agro­pe­cua­rios, en ge­ne­ral, se asig­nan por un ré­gi­men es­pe­cial, las com­ple­jas pro­duc­cio­nes y co­mer­cia­li­za­cio­nes de esos bie­nes lle­van a te­ner que in­ter­pre­tar nor­mas ge­né­ri­cas que res­pon­sa­bi­li­zan al con­tri­bu­yen­te so­bre los por­cen­tua­les de asig­na­ción a las dis­tin­tas pro­vin­cias. En los he­chos, otra in­cer­ti­dum­bre pa­ra el pro­duc­tor.

RO­BER­TO PE­RA

En el lo­te. Las exi­gen­cias fis­ca­les son ca­da vez más com­pli­ca­das de afron­tar, des­de lo ad­mi­nis­tra­ti­vo y lo eco­nó­mi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.