Na­da se pier­de... to­do se trans­for­ma

En su feed­lot de Brand­sen, Juan Car­los Ei­ras con­vir­tió el eterno pro­ble­ma de los efluen­tes só­li­dos en una opor­tu­ni­dad. Hoy, ade­más de en­gor­dar ani­ma­les, ven­de com­post or­gá­ni­co con su pro­pia mar­ca en los gran­des su­per­mer­ca­dos.

Clarin - Rural - - TAPA - Lu­cas Villamil lvi­lla­mil@cla­rin.com

Ade­más de en­gor­dar ani­ma­les, en su feed­lot de Brand­sen Juan Car­los Ei­ras con­vir­tió el eterno pro­ble­ma de la bos­ta y de los efluen­tes só­li­dos en una opor­tu­ni­dad. Los re­ci­cla co­mo com­post or­gá­ni­co y los ven­de en los gran­des su­per­mer­ca­dos, con mar­ca pro­pia.

En la lo­ca­li­dad de Brand­sen, a so­lo 70 ki­ló­me­tros de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res y en las puer­tas de la Cuen­ca del Sa­la­do, se en­cuen­tra uno de los feed­lots más an­ti­guos del país, que a su vez es el que tie­ne al­gu­nas de las ideas más no­ve­do­sas. Se tra­ta del es­ta­ble­ci­mien­to Las Ma­rías, de Juan Car­los Ei­ras, que ade­más de en­gor­dar 10.000 cabezas al año apro­ve­cha to­do el es­tiér­col de los ani­ma­les pa­ra la pro­duc­ción de com­post con mar­ca pro­pia, y lle­ga así a la co­ci­na y al jar­dín de los ho­ga­res ar­gen­ti­nos, in­clu­so a tra­vés de los gran­des su­per­mer­ca­dos. Lo que era un pro­ble­ma, con un po­co de in­ge­nio y al­go de es­truc­tu­ra, se trans­for­mó en un ne­go­cio.

Ei­ras, in­ge­nie­ro en pro­duc­ción agro­pe­cua­ria, es un pio­ne­ro del en­gor­de a co­rral en la Ar­gen­ti­na, y ha­ce ya vein­tiún años se ins­ta­ló en el pre­dio que ocu­pa ac­tual­men­te en Brand­sen, cuan­do ha­bía un pu­ña­do de feed­lots en el país. Allí re­ci­bió es­ta se­ma­na a Cla­rín

Ru­ral. “Por nues­tra cer­ca­nía con la ciu­dad, es­te feed­lot es­tá muy aso­cia­do al ma­ta­ri­fe con­su­me­ro. Por eso lo que se ve aquí es mu­chí­si­mo ter­ne­ro. No te­ne­mos un per­fil ex­por­ta­dor”, di­ce el em­pre­sa­rio, mien­tras ob­ser­va la des­car­ga de un ca­mión de ha­cien­da.

Las Ma­rías tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra en­gor­dar 5.000 cabezas si­mul­tá­nea­men­te, en cua­ren­ta co­rra­les. Ge­ne­ral­men­te, un 40% de la ocu­pa­ción es ha­cien­da pro­pia y el res­to es de ter­ce­ros, a los que brin­da el ser­vi­cio de ho­te­le­ría.

La ma­te­ria pri­ma pa­ra el ali­men­to se com­pra a di­fe­ren­tes pro­vee­do­res de la zo­na, pe­ro la ela­bo­ra­ción de la die­ta se ha­ce en el feed­lot. Pa­ra eso, la em­pre­sa cuen­ta con una plan­ta de pro­ce­sa­mien­to con ca­pa­ci­dad pa­ra cua­tro to­ne­la­das por ho­ra, que mue­le y mez­cla la mi­tad del con­te­ni­do de la ra­ción (gra­nos y con­cen­tra­dos nu­tri­cio­na­les). El res­to de la die­ta (los com­po­nen­tes hú­me­dos) se car­ga di­rec­ta­men­te con pa­la des­de la cel­da al mi­xer.

“Hay dos for­mu­la­cio­nes bá­si­cas: una pa­ra la adap­ta­ción de los ter­ne­ros (21 días) y otra pa­ra su ter­mi­na­ción”, de­ta­lla Ei­ras. “El grue­so de la ha­cien­da en­tra con en­tre 180 y 210 ki­los y sale con en­tre 300 y 330 ki­los. Las ga­nan­cias dia­rias mí­ni­mas (en in­vierno) son de 1,1 ki­los. Pe­ro en ve­rano, la ga­nan­cia es de cer­ca de 1,4 ki­los por día”. Con sus ani­ma­les, Ei­ras bus­ca un pro­duc­to fi­nal mo­de­ra­do en gra­sa, con buen ren­di­mien­to en gancho, que tar­da unos 100 días en ter­mi­nar­se. Pe­ro el feed­lot re­ci­be ha­cien­da de to­do ti­po y los ob­je­ti­vos de ca­da clien­te son di­fe­ren­tes. In­clu­so se pue­de ver un lo­te de ter­ne­ros Ho­lan­do. El em­pre­sa­rio ex­pli­ca que la car­ne de es­ta ra­za es muy bue­na, pe­ro que los ca­na­les de ven­ta igual la cas­ti­gan en pre­cio.

Des­pués de tan­tos años en el ne­go­cio, to­da es­ta ma­qui­na­ria fun­cio­na ca­si en pi­lo­to au­to­má­ti­co, pe­ro siem­pre sur­gen me­jo­ras pa­ra ha­cer. Ei­ras, que fue pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de Feed­lot, cuen­ta que cuan­do se em­pe­za­ron a ge­ne­rar las re­gla­men­ta­cio­nes y nor­ma­ti­vas pa­ra la ac­ti­vi­dad sur­gió el in­con­ve­nien­te de la de­po­si­ción fi­nal del efluen­te só­li­do, el es­tiér­col que se ge­ne­ra año a año en los co­rra­les. “En los pri­me­ros años era muy fá­cil de co­lo­car por­que es­ta­mos cer­ca de La Pla­ta y to­dos los quinteros de la zo­na nos pe­dían la bos­ta. Pe­ro lue­go los tam­bos y feed­lots fue­ron cre­cien­do y no­so­tros pa­sa­mos a que­dar le­jos”, re­cuer­da.

En­ton­ces em­pe­za­ron a ver qué po­dían ha­cer pa­ra ge­ne­rar va­lor con ese efluen­te, y co­men­za­ron a en­sa­yar con lom­bri­cul­tu­ra y con dis­tin­tos com­pos­ta­jes bus­can­do un pro­duc­to co­mer­cial. Tras va­rios años de prue­bas y erro­res, Las Ma­rías lle­gó a los pro­duc­tos que ac­tual­men­te co­mer­cia­li­za en ca­de­nas de su­per­mer­ca­dos de la Ca­pi­tal Fe­de­ral y el in­te­rior del país: la tie­rra fér­til y el su­per­abono. “Son una en­mien­da or­gá­ni­ca que por su al­ta con­cen­tra­ción de fós­fo­ro y de ni­tró­geno fun­cio­nan ca­si co­mo un fer­ti­li­zan­te, y con su apli­ca­ción uno no­ta que se ge­ne­ra un re­ver­de­ci­mien­to de las plan­tas”, di­ce Ei­ras.

Pa­ra la pro­duc­ción de es­tos

com­pues­tos or­gá­ni­cos se lle­va a ca­bo un pro­ce­so me­cá­ni­co que cons­ta de la re­co­lec­ción del es­tiér­col de los co­rra­les con la ma­yor fre­cuen­cia po­si­ble, con pa­las me­cá­ni­cas. Con eso se for­man pi­las de com­pos­ta­je en las que se rea­li­za un vuel­co del ma­te­rial, bus­can­do oxi­ge­nar­lo y, de ser ne­ce­sa­rio, agre­gar­le hu­me­dad. En cua­tro o cin­co vol­teos, a lo lar­go de un mes, se lo­gra es­ta­bi­li­zar el pro­duc­to. “Hay que de­jar que el es­tiér­col le­van­te tem­pe­ra­tu­ra pa­ra ma­tar el re­si­duo de se­mi­llas de ma­le­zas, pro­pias del grano del ali­men­to ba­lan­cea­do. Ese com­post ya pa­sa a ser un pro­duc­to apli­ca­ble. Lue­go, pa­sa por una za­ran­da y es pues­to en bol­sas de di­fe­ren­tes ta­ma­ños”, des­cri­be el em­pre­sa­rio. Las bol­sas salen pa­le­ti­za­das di­rec­ta­men­te a los su­per­mer­ca­dos.

Ei­ras di­ce que si tu­vie­ra que ha­cer­le una crítica al com­post que pro­du­ce di­ría que se­ría bueno que tu­vie­ra un ma­yor con­te­ni­do de fi­bra, pe­ro que eso no es con­ve­nien­te pa­ra el ne­go­cio del feed­lot, que es el que pri­ma. Cuan­do se va­rían las can­ti­da­des de fi­bra lar­ga -ro­llo mo­li­do- en la die­ta de los ani­ma­les, cam­bia la re­la­ción car­bono-ni­tró­geno en el pro­duc­to fi­nal (el es­tiér­col). “No­so­tros aban­do­na­mos el uso de pas­to ha­ce diez años. Aho­ra da­mos fi­bras cor­tas a tra­vés del afre­chi­llo, el glu­ten, la bur­lan­da y agre­ga­mos una por­ción de mar­lo pi­ca­do. Con es­to, el ali­men­to es muy es­ta­ble, pe­ro no es tan ri­co en fi­bras”, ex­pli­ca. El feed­lot Las Ma­rías con­su­me anual­men­te unas 17.000 to­ne­la­das de ali­men­to pa­ra pro­du­cir cer­ca de 2.000 to­ne­la­das de car­ne, y ade­más le que­dan 12.000 to­ne­la­das de com­post con un 40% de hu­me­dad.

El ne­go­cio del abono or­gá­ni­co re­pre­sen­ta so­lo el 5% de la fac­tu­ra­ción de la em­pre­sa, pe­ro ge­ne­ra otro ti­po de be­ne­fi­cios. Se con­vier­te en vir­tuo­so lo que era un ver­da­de­ro pro­ble­ma. Por otro la­do, la es­ta­cio­na­li­dad del com­post (que se ven­de mu­cho des­de el co­mien­zo de la pri­ma­ve­ra has­ta Se­ma­na San­ta) es com­ple­men­ta­ria a la del feed­lot, cu­yo mo­men­to fuer­te es en oto­ño e in­vierno.

“Son ac­ti­vi­da­des muy com­ple­men­ta­rias en el uso de má­qui­nas y de per­so­nal”, di­ce Ei­ras pa­ra que to­men no­ta los engordadores de ha­cien­da de to­do el país.

Car­ne más abono, una su­ma que mul­ti­pli­ca.

FO­TOS: RO­LAN­DO AN­DRA­DE

En los co­rra­les. Ei­ras, es­ta se­ma­na, en su cam­po de Brand­sen. El es­ta­ble­ci­mien­to, Las Ma­rías, tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra en­gor­dar 5.000 cabezas si­mul­tá­nea­men­te.

En bol­sas. Tie­rra fér­til y su­per­abono pa­ra los “su­per”. Se ven­den más en pri­ma­ve­ra-ve­rano, cuan­do ba­jan los en­gor­des.

La co­ci­na. Un ope­ra­rio del feed­lot ela­bo­ra la mez­cla de con­cen­tra­dos pa­ra la die­ta de los ani­ma­les, el pri­mer pa­so del pro­ce­so pro­duc­ti­vo. La ga­nan­cia pro­me­dio de pe­so es de 1,2 ki­los dia­rios.

Des­car­ga. Un lo­te nue­vo ba­ja del ca­mión a los co­rra­les.

Ter­ne­ros Ho­lan­do. Hay po­cos, pe­ro brin­dan bue­na car­ne.

Mon­ta­ña. El es­tiér­col es­ta­bi­li­za­do tie­ne al­to con­te­ni­do de fós­fo­ro y ni­tró­geno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.