Re­fle­xio­nes des­de el Farm

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Es­cri­bo es­tas re­fle­xio­nes des­de Chica­go, sin la me­dió nor in­ten­ción de di­si­mu­lar las sen­sa­cio­nes, des­pués de re­co­rrer el Farm Pro­gress Show, la fa­mo­sa fe­ria de la innovación agrí­co­la del Me­dio Oes­te nor­te­ame­ri­cano en la que abre­van mi­les de pro­duc­to­res y téc­ni­cos de to­do el mun­do.

Ya arran­ca­mos fuer­te. El lu­nes asis­ti­mos al pri­mer li­mit up de la so­ja en tres años en el CME. La es­ca­sez de llu­vias po­nía los mer­ca­dos al ro­jo, cuan­do pa­re­cía que se ve­nía un alu­vión de maíz y so­ja. Los ago­re­ros del fin del “vien­to de co­la” que­da­ban pa­gan­do: se con­fir­ma que si­gue ha­bien­do más com­pra­do­res que ven­de­do­res, y que es­ta­mos en una on­da lar­ga de al­tos pre­cios agrí­co­las. El te­lón de fon­do si­gue sien­do la es­ca­sez. La ci­güe­ña le va ga­nan­do la par­ti­da a la co­se­cha­do­ra.

Al día si­guien­te arran­ca­ba el Farm. Allá fui­mos, sa­bien­do que nos íba­mos a en­con­trar con un pu­ña­do de em­pre­sas ar­gen­ti­nas. Al prin­ci­pio, nos pa­re­cía una cu­rio­si­dad, un es­fuer­zo pon­de­ra­ble y el con­sa­bi­do y ca­si chau­vi­nis­ta de­seo de éxi­to. Pe­ro de pron­to ad­ver­ti­mos que allí se es­ta­ba ex­pre­san­do al­go muy pro­fun­do: la ofer­ta tec­no­ló­gi­ca ar­gen­ti­na te­nía un co­mún de­no­mi­na­dor. Es la avan­za­da de una nue­va for­ma de con­ce­bir la agri­cul­tu­ra. Vea­mos.

En el stand de Ri­zo­bac­ter, que por se­gun­da vez se pre­sen­tó en el Farm, no so­lo se ex­hi­bie­ron los pro­duc­tos de la com­pa­ñía, que en sí mis­mos re­pre­sen­tan la era de la “agri­cul­tu­ra in­te­li­gen­te” a par­tir del uso de me­ca­nis­mos bio­ló­gi­cos pa­ra sus­ti­tuir la fer­ti­li­za­ción quí­mi­ca. La em­pre­sa in­vi­tó a dos or­ga­ni­za­cio­nes se­ñe­ras de la Se- gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas (Aa­pre­sid y CREA) y a una em­pre­sa co­mo Bio­ce­res, que arran­có con fo­co en la bio­tec­no­lo­gía pe­ro ya se con­ci­be co­mo una em­pre­sa orien­ta­da a la bio­eco­no­mía. Bueno, de pron­to ad­ver­ti­mos que la mis­ma car­pa de Ri­zo­bac­ter co­bi­ja­ba a dos premios Phelps: el que re­ci­bió su ti­tu­lar, Ri­car­do Yapur, y el que se otor­gó a Bio­ce­res. Re­cor­de­mos:

Hay una opor­tu­ni­dad pa­ra la agri­cul­tu­ra in­te­li­gen­te ar­gen­ti­na por es­tas pam­pas

Ed­mund Phelps fue Pre­mio Nó­bel de Eco­no­mía en el 2006, e ins­ti­tu­yó a par­tir de en­ton­ces su pro­pio pre­mio a la crea­ti­vi­dad de los em­pren­de­do­res, con­si­de­ran­do que és­tos son los mo­to­res del desa­rro­llo eco­nó­mi­co de las na­cio­nes. Ri­zo­bac­ter li­de­ra el mer­ca­do ar­gen­tino de ino­cu­lan­tes. Ya ven- 100 mi­llo­nes de do­sis de es­tos mi­cro­or­ga­nis­mos que per­mi­ten que la so­ja se au­to­fer­ti­li­ce con ni­tró­geno. Se usa en más del 90% de la so­ja. En Es­ta­dos Uni­dos, só­lo se ino­cu­la­ba ape­nas el 20%. ¿Por qué? Por­que le me­ten ex­ce­so de ni­tró­geno al maíz, y en­ton­ces la so­ja que le si­gue “apro­ve­cha” el re­si­dual. Mien­tras tan­to, las na­pas se con­ta­mi­nan con ni­tra­tos y ni­tri­tos. Lle­gó la pre­sión am­bien­tal. El ol­fa­to de Yapur de­tec­tó la opor­tu­ni­dad. Es­tá cre­cien­do un 50% por año.

Bio­ce­res desa­rro­lló el pri­mer gen de to­le­ran­cia a sa­li­ni­dad y se­quía del mun­do y en el ru­bro es­tá por de­lan­te de re­nom­bra­das em­pre­sas de bio­tec­no­lo­gía en­tre­te­ni­das en te­mas de me­nor im­pac­to y, se­gu­ra­men­te, de vida útil li­mi­ta­da. Ya tie­ne un so­cio nor­te­ame­ri­cano, Ar­ca­dia. Van dos años se­gui­dos don­de la se­quía co­bra es­pe­cial pro­ta­go­nis­mo en el corn belt.

En otro rin­cón del Farm, Tan­go 4 ex­hi­bía nue­va­men­te los ca­be­za­les mai­ce­ros de alu­mi­nio de Allo­chis. Agri­cul­tu­ra in­te­li­gen­te es ma­qui­na­ria más li­via­na. Al la­do de su car­pa, dos em­pre­sas lo­ca­les ex­hi­bían ba­rra­les de pul­ve­ri­za­do­ras he­chas en alu­mi­nio. Acá ya sal­tea­mos es­ta eta­pa: avan­za rau­da­men­te el ba­rral de car­bono. Su­me­mos el sis­te­ma de em­bol­sa­do. Ri­chi­ger se pre­sen­tó por sex­ta vez y pu­do ver, con más or­gu­llo que bron­ca, que los ca­na­dien­ses ya le co­pia­ron la em­bol­sa­do­ra y el ex­trac­tor. Ipe­sa, con dis­tri­bui­do­ra pro­pia, asis­te a la ex­pan­sión de un sis­te­ma de tí­pi­co se­llo ar­gen­tino. En un ne­go­cio don­de el es­ta­do de con­fort del clien­te man­tie­ne a los pro­vee­do­res de tec­no­lo­gía ba­jo el pa­ra­dig­ma de “big­ger is bet­ter” (cuan­do más gran­de, y pe­sa­do, es me­jor), hay una opor­tu­ni­dad pa­ra la agri­cul­tu­ra in­te­li­gen­te que, re­man­do en dul­ce de le­che, avan­za por es­tas pam­pas. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.