El oes­te tam­bién mi­ra el pro­ble­ma

Clarin - Rural - - DESAFÍO PARA LA AGRICULTURA - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

En los úl­ti­mos años, en la Ar­gen­ti­na, tan­to pro­duc­to­res co­mo téc­ni­cos han en­con­tra­do un au­men­to en la di­fi­cul­tad pa­ra con­tro­lar ma­le­zas, prin­ci­pal­men­te en bar­be­cho, pe­ro tam­bién du­ran­te la es­ta­ción del cul­ti­vo. “Y el oes­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, no es ex­cep­ción a es­ta pro­ble­má­ti­ca, aun­que aun no es gra­ve la con­di­ción”, ex­pli­ca Mau­ro Mor­ta­ri­ni, di­rec­tor de la con­sul­to­ra Ojos del Sa­la­do.

Pa­ra es­te in­ge­nie­ro agró­no­mo, hay dos gran­des fac­to­res que ex­pli­can es­to: el ré­gi­men de te­nen­cia de la tie­rra (60% es­tá ba­jo arren­da­mien­to) y la fal­ta de po­lí­ti­cas que in­cen­ti­ven el equi­li­brio en la su­per­fi­cie asig­na­da a ca­da cul­ti­vo (la re­la­ción so­ja/maíz ac­tual­men­te es 6:1 a ni­vel na­cio­nal).

Un in­for­me ela­bo­ra­do por Mor­ta­ri­ni in­di­ca que en esa zo­na hay es­pe­cies que avan­za­ron de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va, co­mo ra­ma ne­gra (Cony­za sp), pen­sa­mien­to sil­ves­tre (Vio­la ar­ven­sis), pe­lu­di­lla (Ga­mo­chae­ta sp), cardo ru­so (Sal­so­la ka­li), le­che­ron (Eup­hor­bia den­ta­ta), yu­yo co­lo­ra­do (Ama­rant­hus sp) y pa­ta de ga­llo (Di­gi­ta­ria san­gui­na­lis).

“Pa­ra al­gu­na de ellas, ya es co­no­ci­da la ne­ce­si­dad de in­cre­men­tar do­sis de gli­fo­sa­to en es­ta­dos ve­ge­ta­ti­vos avan­za­dos, pe­ro, ade­más, el agre­ga­do de re­si­dua­les nos es­tá per­mi­tien­do muy bue­nos con­tro­les so­bre es­tas es­pe­cies”, pre­ci­só el es­pe­cia­lis­ta.

En el ca­so pun­tual de Di­gi­ta­ria, la pro­ble­má­ti­ca no pa­sa por la to­le­ran­cia a gli­fo­sa­to, sino por sus dos fe­chas de emer­gen­cias, una en oc­tu­bre y otra en di­ciem­bre. Nor­mal­men­te se con­tro­la bien la pri­me­ra, aun­que no la se­gun­da, que pro­du­ce un in­cre­men­to de la po­bla­ción en el lo­te, con la con­si­guien­te re­duc­ción de la pro­duc­ción en el tiem­po.

Mor­ta­ri­ni in­di­có que una de las ma­le­zas con más fre­cuen­cia de apa­ri­ción es la ra­ma ne­gra, que tam­bién mues­tra dos mo­men­tos de emer­gen­cia en el año: en el oto­ño na­ce el 60% de las se­mi­llas y en la pri­ma­ve­ra el res­tan­te a 40%. Pe­ro los ma­yo­res pro­ble­mas ocu­rren con la se­gun­da emer­gen­cia, que es más agre­si­va.

Es­tas cues­tio­nes de­ben con­si­de­rar­se al mo­men­to del con­trol. En la pri­ma­ve­ra, las con­di­cio­nes am­bien­ta­les fa­vo­re­cen una ma­yor de­gra­da­ción de her­bi­ci­das re­si­dua­les, en­to­ces sis­te­ma Li­ga­te-STS es la op­ción que pre­sen­ta ma­yor per­sis­ten­cia y el es­pec­tro más am­plio de con­trol de ma­le­zas, in­di­có el tra­ba­jo del in­ge­nie­ro. Agre­gó que la re­si­dua­li­dad de es­te sis­te­ma tam­bién ayu­da en el con­trol de la se­gun­da emer­gen­cia de la Di­gi­ta­ria en la zo­na.

Así, Mor­ta­ri­ni di­jo que el sis­te­ma se ar­ma con la apli­ca­ción en septiembre pa­ra con­tro­lar la emer­gen­cia de ra­ma ne­gra y otras ma­le­zas co­mo maíz RR, ro­se­ta y Di­gi­ta­ria, per­mi­tien­do lue­go la siem­bra de las va­rie­da­des de so­ja STS en el mo­men­to ideal. t

AA­PRE­SID

Ama­rant­hus pal­mie­ri. Aquí, en maíz.

Ra­ma ne­gra. En so­ja, muy ex­ten­di­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.