La pe­lea por sal­var­se del da­ño

Clarin - Rural - - GRANOS -

La Ar­gen­ti­na pa­só de sem­brar 22 mi­llo­nes de hec­tá­tec­no­lo­gía reas y pro­du­cir 40 mi­llo­nes de to­ne­la­das de gra­nos, a ocu­par 10 mi­llo­nes de hec­tá­reas adi­cio­na­les y al­can­zar una co­se­cha de ca­si 100 mi­llo­nes de to­ne­la­das. La com­bi­na­ción de un 45% de au­men­to de área y un 67% de me­jo­ra en los rin­des, con cam­bios en el por­ta­fo­lio de cul­ti­vos, pro­du­jo un re­sul­ta­do dos ve­ces y me­dia superior a la apa­ri­ción de los “bu­ques in­sig­nia” que dis­pa­ra­ron el pro­ce­so: la siem­bra di­rec­ta, la so­ja RR y los maí­ces Bt.

Bue­na par­te de la adop­ción de tec­no­lo­gía y el cam­bio em­pre­sa­rio e ins­ti­tu­cio­nal, se pro­du­jo en los pri­me­ros diez años, an­tes de que la so­ja su­pe­rara los U$S 260 por to­ne­la­da (2006-07). Lo pa­ra­dó­ji­co es que, en pleno “boom”, el pro­ce­so se fue fre­nan­do: ha­ce cua­tro años que ron­da­mos ape­nas las 90/102 mi­llo­nes de to­ne­la­das, le­jos de los po­ten­cia­les 115 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Sin du­da, hu­bo “ren­ta ri­car­dia­na” en las tie­rras más ap­tas. Lla­ma­mos ri­car­dia­na a aque­lla ren­ta (re­tri­bu­ción por la pro­pie­dad, pa­ra su uso) que pue­de ser per­ci­bi­da por un ren­tis­ta y cu­yo pa­go no da­ña la ren­ta­bi­li­dad del que pro­du­ce.

Avi­va­do por el fe­nó­meno, el Es­ta­do se apro­pió de un ter­cio del pre­cio in­ter­na­cio­nal, de­jan­do ape­nas U$S 50/100 por hec­tá­rea pa­ra los arren­da­ta­rios, an­tes de pa­gar Ga­nan­cias. Ru­tas en mal es­ta­do y muy pe­li­gro­sas, ca­mio- nes ob­so­le­tos, re­des fe­rro­via­rias des­in­ver­ti­das, ma­la o inexis­ten­te co­nec­ti­vi­dad di­gi­tal, es lo que el pro­duc­tor ob­tu­vo a cam­bio de tan vio­len­ta trans­fe­ren­cia, pe­ro el sec­tor du­pli­có la apues­ta.

En so­ja y girasol, es­ta­mos en el me­jor rin­de mun­dial. En maíz, una to­ne­la­da por de­ba­jo de los EE.UU. y me­jor por le­jos de Chi­na o Bra­sil. En tri­go, te­ne­mos rin­des bue­nos, aun­que in­com­pa­ra­bles a los de la Unión Eu­ro­pea y su “agri­cul­tu­ra de ma­ce­ta”. Se evi­ta­ron in­ver­sio­nes en aco­pio, ya que el in­ge­nio ar­gen­tino creó el si­lo­bol­sa. Los mer­ca­dos a tér­mino en dó­la­res y la des­car­ga de ries­go en Chica­go, op­ti­mi­za­ron la co­mer­cia­li­za­ción.

Los gran­des cam­bios fue­ron los ins­ti­tu­cio­na­les. Do­mi­nan los al­qui­le­res de cam­pos, los poo­les y los fon­dos de in­ver­sión (60% de la pro­duc­ción), que atra­je­ron a in­ver­so­res ex­tra-cam­po. La se­pa­ra­ción en­tre pro­pie­dad y gestión, mo­de­lo muy efi­cien­te, in­clu­yó la pro­tec­ción de los re­cur­sos y las prác­ti­cas sus­ten­ta­bles, me­dian­te com­pro­mi­sos de lar­go pla­zo.

La apa­ri­ción de los con­tra­tis­tas y pro­vee­do­res de ser­vi­cios fue cru­cial: su al­ta efi­cien­cia y su ca­pa­ci­dad pa­ra des­pla­zar­se geo­grá­fi­ca­men­te, de acuer­do al cli­ma, per­mi­tie­ron el em­pleo de la me­jor con la ma­yor ca­li­fi­ca­ción de la mano de obra. Se co­se­cha ca­si just-in-ti­me. El par­que de ma­qui­na­rias es “de lu­jo”.

Los pro­vee­do­res de in­su­mos no só­lo in­no­va­ron en sus pro­duc­tos sino tam­bién en su par­ti­ci­pa­ción en la ca­de­na de fi­nan­cia­mien­to. Lás­ti­ma que no to­dos, en el cam­po, en­tien­dan que las re­ga­lías de­ben ser pa­ga­das, si se quie­re com­pe­tir de igual a igual con los me­jo­res del mun­do.

Pe­ro hay al­gu­nas cues­tio­nes que es de­ci­si­vo re­sol­ver pa­ra que es­te mo­de­lo sea via­ble. ¿Có­mo es po­si­ble que un sis­te­ma en­vi­dia­do has­ta por los far­mers, que su­po adap­tar­se a re­ten­cio­nes del 35%, con ele­va­dos cos­tos en dó­la­res y errá­ti­cas po­lí­ti­cas cam­bia­rias, pue­da so­bre­vi­vir be­ne­fi­cian­do a un “so­cio pri­vi­le­gia­do”, que no po­ne na­da y sa­ca la mi­tad de ca­da ca­mión que va con gra­nos al puer­to?.

¿Es ca­da vez más prio­ri­ta­rio co­rre­gir el ti­po de cam­bio real y las alí­cuo­tas de re­ten­cio­nes, apar­te de las inep­tas in­ter­ven­cio­nes co­mer­cia­les, aho­ra que los pre­cios in­ter­na­cio­na­les caen?. Pa­ra sal­var a las em­pre­sas me­jor or­ga­ni­za­das, ¿hay que man­dar­las a paí­ses ve­ci­nos, don­de no hay re­ten­cio­nes?.

Pa­ra la cam­pa­ña 2013-14, hay una pe­lea aden­tro del sis­te­ma, pa­ra po­der “sal­var­se” del da­ño que vie­ne de afue­ra; no el de los chi­nos, sino el de nues­tros go­ber­nan­tes, que quie­ren to­da la piel, pe­ro to­da­vía no tie­nen el oso. t

Maíz. Fue par­te de la gran trans­for­ma­ción de la agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na, pe­ro hoy su­fre por la fuer­te suba de cos­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.