Pi­lo­tos de ai­re y tie­rra

Los avio­nes apli­ca­do­res ga­nan te­rreno co­mo he­rra­mien­tas del ma­ne­jo sa­ni­ta­rio, com­ple­men­tan­do la ta­rea que ha­cen por tie­rra las pul­ve­ri­za­do­ras. Las nue­vas tec­no­lo­gías, el tra­ba­jo pro­fe­sio­nal y la ca­pa­ci­ta­ción cons­tan­te es­tán ha­cien­do al rá­pi­do desa­rro­llo.

Clarin - Rural - - TAPA - Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Al igual que el res­to de la agri­cul­tu­ra, la apli­ca­ción de pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios se pro­fe­sio­na­li­za des­de ha­ce unos años. El in­flu­jo de desa­rro­llo no pro­vino só­lo de la evo­lu­ción en má­qui­nas pul­ve­ri­za­do­ras, avio­nes y dis­po­si­ti­vos de apli­ca­ción, sino tam­bién de la ges­tión en las em­pre­sas y la ca­pa­ci­ta­ción de los ope­ra­rios.

En el as­pec­to téc­ni­co, se­gui­mien­to sa­te­li­tal de los equi­pos y es­tu­dio de las con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes en tiem­po real, apli­ca­cio­nes di­fe­ren­cia­das y geo­rre­fe­ren­cia­das, son al­gu­nos de los pi­la­res so­bre los que se edi­fi­ca la apli­ca­ción de fi­to­sa­ni­ta­rios 2.0.

Fu­mi­ga­cio­nes Ro­drí­guez, con ba­se en Dai­reaux, en el oes­te bo­nae­ren­se, es una de las ma­yo­res em­pre­sas de la Ar­gen­ti­na en apli­ca­ción aé­rea y te­rres­tre. “Em­pe­za­mos en 1978 con el ob­je­ti­vo de ofre­cer a los clien­tes un ser­vi­cio com­ple­to de ae­ro­apli­ca­ción en el que no­so­tros nos en­car­gá­ba­mos de to­do”, con­tó el pre­si­den­te de Fu­mi­ga­cio­nes Ro­drí­guez, Er­mi­nio Ro­drí­guez.

En 1990, a par­tir de va­rios pe­di­dos pa­ra ha­cer pul­ve­ri­za­cio­nes te­rres­tres in­cor­po­ra­ron ese ser­vi­cio. Ac­tual­men­te, tie­nen un to­tal de seis avio­nes en Dai­reaux, En­tre Ríos y Cha­co, y 18 equi­pos te­rres­tres en pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res y Cha­co, y en Uru­guay.

En 2005 se con­vir­tie­ron en la pri­mer em­pre­sa del ru­bro en cer­ti­fi­car sus tra­ba­jos ba­jo nor­mas de de ges­tión ISO 9001-2000. “Hoy pa­ra no­so­tros es nor­mal de­cir que es­ta­mos ha­cien­do un lo­te virtual, pe­ro nos cos­tó desa­rro­llar­lo y adap­tar­lo”, di­jo Ro­drí­guez. Y agre­gó: “Lo que bus­ca­mos es ha­cer una cer­ti­fi­ca­ción, una tra­za­bi­li­dad, del tra­ba­jo rea­li­za­do”.

En tiem­pos en los que la apli­ca­ción de pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios es­tá sien­do cues­tio­na­da -o al me­nos pues­ta so­bre el ta­pe­te- por la so­cie­dad, he­rra­mien­tas que per­mi­tan sa­ber dón­de se en­cuen­tra el avión o el pul­ve­ri­za­dor y qué con­di­cio­nes cli­má­ti­cas ha­bía al mo­men­to de apli­car, cons­ti­tu­yen prue­bas con­tun­den­tes que per­mi­ten di­fe­ren­ciar un buen de un mal tra­ba­jo.

En el ca­so de Fu­mi­ga­cio­nes Ro­drí­guez desa­rro­lla­ron un sis­te­ma que tie­ne su ini­cio cuan­do el clien­te pa­sa un pe­di­do de tra­ba­jo por mail, te­lé­fono o fax. Esos da­tos se car­gan en el sis­te­ma, se rea­li­za la apli­ca­ción y al clien­te se le ofre­ce una cla­ve pa­ra que pue­da sa­ber en qué par­te de su cam­po se es­tá ha­cien­do el tra­ba­jo en tiem­po real y, al fi­na­li­zar­lo, se le en­tre­ga un plano de apli­ca­ción.

“Pa­ra no­so­tros y pa­ra el clien­te es im­por­tan­te te­ner guar­da­da la in­for­ma­ción por­que pue­de po­ner a res­guar­do a la em­pre­sa y tam­bién al pro­duc­tor an­te una de­nun­cia”, ex­pli­có el ana­lis­ta Pro­gra­ma­dor de Fu­mi­ga­cio­nes Ro­drí­guez, Jo­sé Blasco. “La or­den de car­ga se com­ple­ta con los da­tos me­teo­ro­ló­gi­cos, la can­ti­dad de pro­duc­to uti­li­za­do, un plano de apli­ca­ción so­bre goo­gle, un “sha­pe” pa­ra con­tro­lar el cau­dal y la ho­ra, y pa­ca­li­dad

ra dar la cer­te­za de que el tra­ba­jo se hi­zo en una for­ma ade­cua­da”, con­tó Blasco.

Se es­ti­ma que só­lo 10% a 15% de la su­per­fi­cie en la Ar­gen­ti­na tra­ta­da con agro­quí­mi­cos co­rres­pon­de a ae­ro­apli­ca­cio­nes.

“La avia­ción agrí­co­la es fun­da­men­tal pa­ra el fu­tu­ro de la agri­cul­tu­ra sus­ten­ta­ble y ac­tual­men­te se com­po­ne de pe­que­ñas em­pre­sas, en su gran ma­yo­ría fa­mi­lia­res, dis­tri­bui­das es­tra­té­gi­ca­men­te en las dis­tin­tas áreas pro­duc­ti­vas del país”, ex­pli­có San­dro Pei­sino, de Ye­bi­lá S.A., una em­pre­sa de Ve­na­do Tuer­to que cuen­ta con dos avio­nes pe­ro bus­ca re­pli­car el mo­de­lo tec­no­ló­gi­co de sus co­le­gas de Dai­reaux.

“La ven­ta­ja del avión es la ve­lo­ci­dad de res­pues­ta que per­mi­te que el pro­duc­tor que en­cuen­tra una pla­ga pue­da es­pe­rar el mo­men­to jus­to pa­ra ata­car­la y usar la me­nor can­ti­dad de pro­duc­to”, opi­nó Pei­sino.

Pen­san­do en la efi­cien­cia de apli­ca­ción, Pei­sino re­co­no­ció que des­de que em­pe­za­ron ha­ce quin­ce años tra­ba­jan con dis­tin­tos me­ca­nis­mos y he­rra­mien­tas pa­ra que to­do el pro­duc­to as­per­ja­do “cai­ga so­bre el ob­je­ti­vo”. Ca­pa­ci­ta­ción de to­do el equi­po, pi­lo­tos y apo­yo, es­tu­dio de las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas, uti­li­za­ción de pi­cos ade­cua­dos pa­ra ca­da pro­duc­to y con­di­ción, se­gui­mien­to sa­te­li­tal de los avio­nes, son al­gu­nos de los con­cep­tos que se apli­can en Ye­bi­lá en pos de la efi­cien­cia.

Pei­sino le otor­ga una por­ción im­por­tan­te del “éxi­to” de la apli­ca­ción a la ca­pa­ci­ta­ción del per­so­nal y la ex­pe­rien­cia del mis­mo, por­que “per­mi­te que se use la do­sis co­rrec­ta en el des­tino apli­ca­do”. En lo que res­pec­ta a nue­vas tec­no­lo­gías, el ae­ro­apli­ca­dor re­co­no­ce que se ac­tua­li­zan siem­pre pa­ra pro­fe­sio­na­li­zar­se más.

“Es­te año in­cor­po­ra­mos un se­gui­mien­to sa­te­li­tal de los avio­nes de mo­do que des­de que se po­ne en mar­cha se sa­be cuál es su po­si­ción y esa geo­rre­fe­ren­cia­ción va a una ba­se de da­tos que no la te­ne­mos no­so­tros sino la em­pre­sa que ha­ce el se­gui­mien­to y to­do que­da do­cu­men­ta­do”, di­jo Pei­sino.

Pei­sino es­tá con­ven­ci­do, “en Ar­gen­ti­na es­ta­mos a la al­tu­ra de la tec­no­lo­gía que se usa en el mun­do por­que no te­ne­mos otra op­ción que ser efi­cien­tes, por­que los nú­me­ros son muy fi­nos y no te­ne­mos ni cer­ca la ren­ta­bi­li­dad que te­nía­mos ha­ce diez años”. Pen­san­do en las in­no­va­cio­nes del fu­tu­ro, Pei­sino apun­tó que en Es­ta­dos Uni­dos hay un ban­de­ri­lle­ro que me­dian­te sen­so­res cal­cu­la, se­gún ve­lo­ci­dad de vien­to, tem­pe­ra­tu­ra del ai­re y humedad a la al­tu­ra de la apli­ca­ción y en el gi­ro, la de­ri­va po­si­ble lo que per­mi­te, en tiem­po real, sa­ber si el efec­to es ma­yor al pro­gra­ma­do y se de­be de­jar de apli­car.

“Mos­qui­tos” o “lo­cos del ai­re” que vue­lan a tres me­tros del sue­lo, la apli­ca­ción de pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios es par­te esen­cial de la cus­to­dia del ren­di­mien­to de los cul­ti­vos. Por ello, acom­pa­ñan el desa­rro­llo ge­né­ti­co de la simiente con ma­yor pro­fe­sio­na­lis­mo y una fuer­te adop­ción de tec­no­lo­gías de pre­ci­sión.

Vo­lan­do van. A la de­re­cha, Er­mi­nio Ro­drí­guez, pre­si­den­te de Fu­mi­ga­cio­nes Ro­drí­guez, de Dai­reaux, jun­to con Mar­ce­lo Igle­sias, pi­lo­to y res­pon­sa­ble de ca­li­dad y se­gu­ri­dad de la mis­ma fir­ma. Ellos re­par­ten el ne­go­cio en­tre las apli­ca­cio­nes aé­reas y te­rres­tres, tan­to en Ar­gen­ti­na co­mo en Uru­guay.

Des­de San­ta Fe. San­dro Pei­sino, pri­me­ro des­de la iz­quier­da, de la fir­ma Ye­bi­lá, de Ve­na­do Tuer­to, jun­to con su gru­po de tra­ba­jo. “La avia­ción agrí­co­la es fun­da­men­tal pa­ra el fu­tu­ro de la agri­cul­tu­ra sus­ten­ta­ble”, con­si­de­ró Pei­sino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.