Una va­ca tu­vo tri­lli­zos por se­gun­do año se­gui­do

Pa­só en Mai­pú, su­ce­de una vez ca­da 100.000 par­tos.

Clarin - Rural - - TAPA - Lu­cas Vi­lla­mil lvi­lla­mil@cla­rin.com

El año pa­sa­do se pu­bli­có en es­tas pá­gi­nas la his­to­ria de una va­ca su­per fér­til que en un cam­po de la lo­ca­li­dad de Al­ga­rro- bo, al sur de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, ha­bía pa­ri­do tri­lli­zos por se­gun­da vez en me­nos de un año. Aho­ra una no­ti­cia si­mi­lar lle­ga des­de la lo­ca­li­dad bo­nae­ren­se de Mai­pú, don­de ha­ce po­cas se­ma­nas una va­ca Aber­deen An­gus de la es­tan­cia “La Pan­ga­re­sa” tu­vo tri­lli­zos por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo.

El mun­do cien­tí­fi­co ve­te­ri­na­rio es­tá asom­bra­do por es­tos ca­sos que, se­gún afir­man, se dan una vez ca­da 100.000 par­tos. “Lo ha­bi­tual es que las va­cas ten­gan un ter­ne­ro. La po­si­bi­li­dad de me­lli­zos au­men­ta ba­jo tra­ta­mien­tos re­pro­duc­ti­vos, pe­ro no es sig­ni­fi­ca­ti­va a lo lar­go de los años. Y de tri­lli­zos, con ma­ne­jo y ser­vi­cio na­tu­ral y en años con­se­cu­ti­vos, es mu­cho más ex­tra­ño”, se­ña­ló Jor­ge Ce­re­ce­da, mé­di­co ve­te­ri­na­rio y sub­se­cre­ta­rio de Pro­duc­ción del mu­ni­ci­pio de Mai­pú.

Se­gún in­di­có, va­rios fac­to­res in­flu­yen en la fre­cuen­cia de los par­tos múl­ti­ples, co­mo la edad de la va­ca o la épo­ca del año en la que tie­ne lu­gar la con­cep­ción. “La fre­cuen­cia de par­tos múl­ti­ples en las va­cas de me­nos de tres años de edad es muy ba­ja, pe­ro au­men­ta has­ta los seis a diez años de edad”, di­jo Ce­re­ce­da.

En los dos re­cien­tes ca­sos, los ser­vi­cios fue­ron na­tu­ra­les, las va­cas es­ta­ban ali­men­ta­das a cam­po en es­que­mas tí­pi­cos de las zo­nas de cría y los par­tos tu­vie­ron lu­gar en el me­dio del lo­te. La va­ca de Al­ga­rro­bo lo­gró man­te­ner con vi­da a cin­co de los seis ter­ne­ros, mien­tras que la de Mai­pú, a la que sus cui­da­do­res lla­man “Cris­ti­na”, ha­bía per­di­do a dos de sus crías de la pri­me­ra tan­da. Co­mo es de su­po­ner, el es­ta­do cor­po­ral de la va­ca no era el ideal al mo­men­to del se­gun­do ser­vi­cio, pe­ro aun así que­dó pre­ña­da nue­va­men­te de tri­lli­zos. Son tres ma­chos que por ra­zo­nes ló­gi­cas no tu­vie­ron el mis­mo pe­so al na­cer que un ter­ne­ro que se cría só­lo con su ma­dre.

“Los ter­ne­ros na­ci­dos en par­tos do­bles sue­len te­ner al na­cer un pe­so 20-30 % más ba­jo que en el ca­so de na­ci­mien­tos de un so­lo ter­ne­ro, sien­do la du­ra­ción de la ges­ta­ción me­nor que en par­tos sim­ples”, ex­pli­ca Ce­re­ce­da. “La mor­ta­li­dad pe­ri­na­tal (es de­cir, el in­di­ca­dor de los ries­gos de muer­te li­ga­dos al mo­men­to del par­to) es 3 a 4 ve­ces más al­ta que en par­tos úni­cos. Ade­más, ge­ne­ral­men­te uno de los ter­ne­ros es más dé­bil, y fre­cuen­te­men­te es aban­do­na­do por la va­ca que ama­man­ta só­lo al más fuer­te. Pe­ro el pro­ble­ma más gra­ve ra­di­ca en que el in­ter­va­lo en­tre par­tos es más lar­go des­pués de un par­to múl­ti­ple, ya que es más di­fí­cil lo­grar la con­cep­ción si­guien­te de­bi­do a un au­men­to de re­ten­cio­nes pla­cen­ta­rias y al ago­ta­mien­to de las re­ser­vas de la va­ca por la do­ble ges­ta­ción y el do­ble ama­man­ta­mien­to”, di­ce el es­pe­cia­lis­ta.

Por lo tan­to, en nues­tras con­di­cio­nes de cría, el ter­ne­ro de más ga­na­do un año, se pier­de al si­guien­te. Es­to po­dría so­lu­cio­nar­se con un buen tra­ta­mien­to ve­te­ri­na­rio por las re­ten­cio­nes pla­cen­ta­rias y ha­cien­do des­te­te pre­coz en las va­cas que pa­rie­ron me­lli­zos. “Por otra par­te, apro­xi­ma­da­men­te el 90% de las ter­ne­ras na­ci­das ge­me­las con ma­chos son es­té­ri­les de­bi­do al de­fec­tuo­so desa­rro­llo de los ór­ga­nos ge­ni­ta­les pro­vo­ca­do por el intercambio hor­mo­nal en la ges­ta­ción” aña­de el ve­te­ri­na­rio.

Hoy, Cris­ti­na go­za de bue­na sa­lud y ama­man­ta y atien­de nor­mal­men­te a sus tres re­cien­tes crías. A los ter­ne­ros se les es­tá dan­do un ma­ne­jo es­pe­cial, apo­yan­do la ali­men­ta­ción con el ali­men­to pa­ra des­te­te pre­coz Ru­ter. Al cie­rre de es­ta edi­ción, to­da la fa­mi­lia se pre­pa­ra­ba pa­ra ir a la ex­po­si­ción Ru­ral de Mai­pú, que co­men­zó ayer y fi­na­li­za ma­ña­na, don­de los ni­ños po­drán po­ner­les nom­bre a los ter­ne­ros. t

Fa­mi­lia com­ple­ta. La ma­dre fér­til jun­to a sus tres crías en “La Pan­ga­re­sa”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.