A abrir las tran­que­ras

Tres ge­ne­ra­cio­nes de miem­bros CREA di­je­ron que es cla­ve una ma­yor in­ter­ac­ción con las co­mu­ni­da­des.

Clarin - Rural - - CONGRESO NACIONAL CREA - An­drés Fe­rre­ras cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Ma­te de por me­dio, tres ge­ne­ra­cio­nes de gru­pos CREA se jun­ta­ron en torno a una me­sa pa­ra ha­blar so­bre la ex­pe­rien­cia de in­vo­lu­crar­se en la co­mu­ni­dad pa­ra cam­biar al­go. In­ter­ven­cio­nes que en cier­tos pun­tos se vuel­ven ca­si una obli­ga­ción des­de el pun­to de vis­ta éti­co pa­ra los lí­de­res de em­pre­sas agro­pe­cua­rias. Así lo en­ten­die­ron Juan Ju­lia­ne­lli (CREA Amé­ri­ca), Pe­dro Na­zar (CREA La­pri­da) y Hu­go Ros­si (CREA Mon­te), quie­nes re­fle­xio­na­ron en el Con­gre­so CREA.

La bús­que­da de me­jo­res re­cur­sos tec­no­ló­gi­cos, ser me­jo­res em­pre­sa­rios y cre­cer pro­duc­ti­va­men­te no es al­go que pue­da lo­grar­se en so­le­dad des­de el sec­tor, ad­mi­tió Ju­lia­ne­lli. “Por más que a no­so­tros nos va­ya bien, no po­de­mos cre­cer si a los otros no. A to­da la co­mu­ni­dad le tie­ne que ir bien y te­ne­mos la obli­ga­ción de in­vo­lu­crar­nos y cam­biar co­sas en nues­tros lu­ga­res”, afir­mó.

To­mar par­ti­do por un cau­sa co­lec­ti­va no siem­pre es­tá im­pul­sa­do por un he­cho po­si­ti­vo. Fue el ca­so de Ros­si, quien en el

Es im­po­si­ble cre­cer in­di­vi­dual­men­te sin que el res­to se desa­rro­lle a la par

año 2000 su­frió en su fa­mi­lia un gran pro­ble­ma de in­se­gu­ri­dad, en lo que se ha­bía con­ver­ti­do en un fla­ge­lo di­fí­cil de ma­ne­jar en su zo­na. “Co­men­cé a mo­ver­me por un in­te­rés per­so­nal en pa­ra­le­lo al desa­rro­llo lo­cal. Me con­vie­ne, en el buen sen­ti­do, que mi co­mu­ni­dad se desa­rro­lle. Es un buen ca­mino pa­ra ga­nar cuo­tas de fe­li­ci­dad, que tie­ne más va­lor que el éxi­to”, de­fi­nió. Por su par­te Na­zar fue más allá al de­cir que “CREA es otro mun­do”, en el que se bus­ca la fe­li­ci­dad y es­tar in­te­gra­dos en co­mu­ni­dad.

Ju­lia­ne­lli agre­gó que el desafío es pe­lear por el ne­go­cio pro­pio, pe­ro tam­bién en otras co­sas, co­mo le­yes de uso de agro­quí­mi­cos en in­ter­ac­ción con la co­mu­ni­dad. “Ha­cer al­go pa­ra el desa­rro­llo tie­ne que ver con to­dos”, afir­mó el pro­duc­tor de Amé­ri­ca, quien pi­dió in­vo­lu­crar­se más.

Así co­mo en los gru­pos CREA apren­die­ron a con­sen­suar y es­cu­char­se, y trans­for­mar eso en su he­rra­mien­ta, se vuel­ve ne­ce­sa­rio po­ner esos ele­men­tos al ser­vi­cio de la so­cie­dad, es­pe­cial­men­te dón­de no hay diá­lo­go en­tre sec­to­res. Por eso Ros­si au­gu­ró un fu­tu­ro pro­mi­so­rio en un tiem­po no muy le­jano por un “se­mi­lle­ro” de di­ri­gen­tes en el agro sin pre­ce­den­tes que es­tán tras­cen­dien­do a la po­lí­ti­ca.

Un con­cep­to si­mi­lar ha­bía des­ple­ga­do mi­nu­tos an­tes en el mis­mo es­ce­na­rio el ex­per­to en desa­rro­llo Fa­bio Quet­glas, quien des­ta­có co­mo cen­tral pa­ra el desa­rro­llo su­pe­rar la dua­li­dad en­tre cam­po y ciu­dad. “Ha­ber pen­sa­do el te­rri­to­rio ar­gen­tino de ma­ne­ra par­ce­la­da tu­vo un cos­to enor­me. Aho­ra tra­ta­mos de re­pen­sar la re­la­ción cam­po-ciu­dad pa­ra cons­ti­tuir­la en si­ner­gia”, di­jo, y agre­gó que la in­no­va­ción es lo que mar­ca la di­fe­ren­cia.

Ju­lia­ne­lli. Lla­mó a in­vo­lu­crar­se más.

Ros­si. Au­gu­ró un buen fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.