Las em­pre­sas, más allá de los ne­go­cios

La res­pon­sa­bi­li­dad de las or­ga­ni­za­cio­nes con la so­cie­dad fue uno de los ejes del de­ba­te en Cór­do­ba.

Clarin - Rural - - CONGRESO NACIONAL CREA - An­drés Fe­rre­ras cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

El con­cep­to de ser sus­ten­ta­ble en la em­pre­sa es­tá bas­tan­te ge­ne­ra­li­za­do, pe­ro el sen­ti­do ma­yor de es­ta idea es lo­grar tam­bién una sos­te­ni­bi­li­dad en el plano so­cial. Si no, no tie­ne sen­ti­do, ase­gu­ra Luis Ulla, es­pe­cia­lis­ta en Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­ria (RSE).

Pa­re­ce es­tar cla­ro que el con­cep­to de em­pre­sa ya su­pera la no­ción de ne­go­cio. El pro­pó­si­to no es só­lo ha­cer di­ne­ro. “Es co­mo si el pro­pó­si­to del cuer­po fue­ra ge­ne­rar gló­bu­los ro­jos”, gra­fi­ca.

In­sis­tir en la di­fe­ren­cia en­tre ne­go­cios y em­pre­sas tie­ne que ver con que no via­ja­mos so­los en el pla­ne­ta y nues­tro obrar im­pac­ta en los de­más. La hu­ma­ni­dad fue do­ta­da de ra­zón pa­ra to­mar de­ci­sio­nes que otras es­pe­cies no pue­den, ase­gu­ró en el mar­co del Con­gre­so CREA.

Es ne­ce­sa­rio ejer­cer el sen­ti­do de la con­vi­ven­cia con otras per­so­nas y ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras. El uso de po­der exi­ge un ren­di­mien­to de cuen­tas pro­por­cio­nal a nues­tra in­fluen­cia en la so­cie­dad.

Va­le pre­gun­tar­se si la hu­ma­ni­dad es­tá yen­do ha­cia un desa­rro­llo sos­te­ni­ble. Ulla sos­tie­ne que hay un cier­to acuer­do en que to­da­vía no. Hay una cri­sis mul­ti­di­men­sio­nal, que abar­ca lo éti­co, am­bien­tal, eco­nó­mi­co y so­cial.

¿Qué se es­pe­ra en es­te con­tex­to de la em­pre­sa? En­ten­der que lo que se ha­ce afec­ta a to­da una ca­de­na de vi­da. “Se lle­gó al lí­mi­te de la eco­no­mía en­ten­di­da co­mo con­su­mo y des­pil­fa­rro. La sus­ten­ta­bi­li­dad pa­só de ser una mo­da. La cues­tión pa­sa a ser en­ton­ces có­mo crear, des­de el mun­do de los ne­go­cios, va­lor éti­co y cul­tu­ral”, afir­mó el es­pe­cia­lis­ta.

Un pri­mer pa­so pue­de ser aten­der a la exis­ten­cia de gru­pos o per­so­nas a las que po­de­mos afec­tar por lo que ha­ce­mos. Si la em­pre­sa só­lo fue­ra un ne­go­cio, ve­ría­mos un re­sul­ta­do uni­di­rec­cio­nal, só­lo eco­nó­mi­co, aten­dien­do a una ex­pec­ta­ti­va úni­ca.

El desafío es mi­rar el ries­go que nos da que­dar­nos só­lo en es­ta di­men­sión de ne­go­cio. No hay em­pre­sa exi­to­sa sin so­cie­dad exi­to­sa. La em­pre­sa es un ac­tor tri­ple que de­be apun­tar a un ba­lan­ce que in­clu­ya una ges­tión res­pon­sa­ble en lo eco­nó­mi­co, so­cial y am­bien­tal, agre­gan­do la ló­gi­ca de cre­di­bi­li­dad y con­fia­bi­li­dad.

“De­be­mos me­dir las ga­nan­cias, pe­ro tam­bién la sa­tis­fac­ción, la ca­de­na de va­lor, el co­no­ci­mien­to que ge­ne­ra­mos. So­mos un ac­tor so­cial y de­be­mos crear cul­tu­ra de tra­ba­jo, ha­cer que hom­bres y mu­je­res ga­nen por igual, que per­so­nas di­fe­ren­tes pue­dan tra­ba­jar en el mis­mo ám­bi­to. Eso nos trans­for­ma en un ac­tor so­cial de pri­me­ra”, con­clu­yó Ulla.

So­bre el va­lor so­cial de lo que se ha­ce co­mo em­pre­sa, el em­pren­de­dor An­drés Frei­re con­tó su ca­so, en el que creó una em­pre­sa de la na­da, lle­gó a te­ner mil em­plea­dos, y la ven­dió a la com­pa­ñía nú­me­ro uno del sec­tor. Lo que pa­re­cía un plan exi­to­so, al otro día lo ha­bía su­mer­gi­do en una cri­sis. Des­cu­brió que el va­lor de lo­grar re­sul­ta­dos ex­tra­or­di­na­rios es­tá en los va­lo­res que uno po­ne en eso, con quién se aso­cia, có­mo ge­ne­ra con­fian­za, va­lor, y có­mo se co­nec­ta con lo que ha­ce. “Lo im­por­tan­te no era qué ha­cía, sino qué me mo­vi­li­za­ba”, con­fe­só.

Es­te pro­ce­so le per­mi­tió en­ten­der que los re­sul­ta­dos ex­tra­or­di­na­rios sur­gen cuan­do uno tra­ba­ja co­nec­ta­do con equi­pos y va­lo­res. “Pen­sar en el ob­je­ti­vo in­di­vi­dual lle­va a la es­tu­pi­dez co­lec­ti­va. Hay que op­ti­mi­zar el sis­te­ma glo­bal, su­pe­di­tan­do el ob­je­ti­vo in­di­vi­dual. Ver­se co­mo par­te del pro­ble­ma es em­pe­zar a ser par­te de la so­lu­ción”, con­clu­yó.

In­tan­gi­ble. Las em­pre­sas tie­nen el va­lor so­cial de crear cul­tu­ra de tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.