El gru­po de los in­ten­den­tes

Clarin - Rural - - GRANOS -

Las di­fe­ren­cias no pue­den ser un lí­mi­te pa­ra ha­cer las co­sas me­jor, co­do a co­do, en el desafío que su­po­ne cons­truir un país me­jor, des­de el diá­lo­go y la co­la­bo­ra­ción. Prue­ba de ello son los gru­pos G8 con­for­ma­dos por la Aso­cia­ción de Con­sor­cios Re­gio­na­les de Ex­pe­ri­men­ta­ción Agrí­co­la (AA­CREA) con in­ten­den­tes que tie­nen en apa­rien­cia po­co en co­mún. Al­gu­nos son je­fes de gran­des ur­bes, otros de pe­que­ños po­bla­dos. Per­te­ne­cen a dis­tin­tas re­gio­nes y par­ti­dos po­lí­ti­cos, pe­ro su­pie­ron pa­sar de la des­con­fian­za ini­cial a tra­tar­se co­mo bue­nos ve­ci­nos de un país me­jor.

Del­fi­na Irazusta es la coor­di­na­do­ra del G8 y con­tó que por esa mez­cla de cir­cuns­tan­cias y opor­tu­ni­da­des que da vi­vir en el in­te­rior del país, pu­do acer­car­se al mé­to­do CREA des­de chi­ca. Su pri­me­ra ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal fue rea­li­zar cur­sos de ca­pa­ci­ta­ción pa­ra fun­cio­na­rios mu­ni­ci­pa­les.

Allí se dio cuen­ta que el fu­tu­ro del país pa­sa por el desa­rro­llo de los pue­blos del in­te­rior y que pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da en la Na­ción, hay que ha­cer más

> > Reunio­nes Reunio­nes Una vez por mes en ca­da ciu­dad tra­tan pro­ble­mas co­mu­nes y es­pe­cí­fi­cos

atrac­ti­vos los pue­blos y ciu­da­des en ca­da pro­vin­cia. El 40% de los ar­gen­ti­nos vi­ve en el 0,14% del te­rri­to­rio. Hay una enor­me ex­ten­sión de tie­rra es­pe­ran­do con nue­vas opor­tu­ni­da­des.

En el XX Con­gre­so CREA, que se reali­zó la se­ma­na pa­sa­da en Cór­do­ba, la en­ti­dad reunió a al­gu­nos de los in­ten­den­tes que tra­ba­jan con su me­to­do­lo­gía pa­ra lo­grar me­jo­ras en sus mu­ni­ci­pios o co­mu­nas.

La me­sa fue una de las más ani­ma­das y con­tó con la con­duc­ción del no­te­ro de CQC Gon­za­lo Ro­drí­guez, quien no per­dió la opor­tu­ni­dad pa­ra bro­mear con los je­fes co­mu­na­les y re­cor­dar sus in­ter­ven­cio­nes te­le­vi­si­vas en las que su­po po­ner en apu­ro a más de un in­ten­den­te. Pe­ro no fue es­te el ca­so, don­de la ca­ma­ra­de­ría y el buen hu­mor pre­do­mi­na­ron a ca­da ins­tan­te.

Pe­ro no to­do fue tan fá­cil y ale­gre des­de el prin­ci­pio. Vic­to­ria Bo­rre­go, in­ten­den­ta de la lo­ca­li­dad de 25 de Ma­yo (Bue­nos Ai­res), ad­mi­tió que en los pri­me­ros en­cuen­tros se mi­ra­ban “de reojo”, pe­ro lue­go ad­qui­rie­ron la con­fian­za pa­ra tra­ba­jar. “No nos es­con­de­mos las co­sas, tra­ta­mos de brin­dar to­do. Sé que si ten­go un pro­ble­ma, otro me da­rá la me­jor so­lu­ción que ten­ga”, con­tó.

Mar­tín Llar­yo­ra, in­ten­den­te de San Fran­cis­co (Cór­do­ba), coin­ci­dió en que lo más di­fí­cil, en la pri­me­ra reunión, fue el des­co­no­ci­mien­to mu­tuo. “Con­tar los pro­ble­mas lle­vó a dis­ten­der­nos y nos vino muy bien. Ca­da in­ten­den­te de­be usar mu­cha ima­gi­na­ción pa­ra re­sol­ver sus pro­ble­mas por­que siem­pre le fal­tan re­cur­sos. Con­tar­nos lo que ha­ce­mos bien y lo que no, y re­fle­xio­nar más allá de ca­da par­ti­do, ya que te­ne­mos pro­ble­mas pa­re­ci­dos, cons­tru­yó un es­pa­cio que fun­cio­na y que per­mi­ti­ría cam­biar mu­chas co­sas en la Ar­gen­ti­na”, ase­gu­ró.

Ser­gio Buil es in­ten­den­te de Ri­va­da­via (Bue­nos Ai­res) y con­tó que lo prin­ci­pal del pro­ce­so es cuan­do sur­gen las crí­ti­cas de par­te de los co­le­gas. “Ahí em­pie­za a ha­ber ca­lo­res de ver­güen­za y bron­ca. Me pa­só con una po­lí­ti­ca que te­nía pre­vis­to im­ple­men­tar. Me que­dé to­da la no­che pen­san­do. Al otro día hi­ci­mos una reunión de ga­bi­ne­te y cam­bia­mos to­do. Es­to es una cons­truc­ción po­lí­ti­ca di­fe­ren­te, que vi­sua­li­za una po­si­bi­li­dad cier­ta: cons­truir po­lí­ti­ca des­de el diá­lo­go. Nos da­mos cuen­ta que lo que nos pa­sa, le pa­sa a otros in­ten­den­tes”, re­co­no­ció.

El pri­me­ro gru­po CREA de in­ten­den­tes co­men­zó a fun­cio­nar en agos­to de 2012 y ac­tual­men­te son dos los gru­pos de ocho. Se reúnen una vez por mes en ca­da ciu­dad y tra­tan pro­ble­mas co­mu­nes y es­pe­cí­fi­cos de ca­da lu­gar. Ex­po­nen si­tua­cio­nes y se ha­cen de­vo­lu­cio­nes. Ope­ran coor­di­na­dos por el Cen­tro de Im­ple­men­ta­ción de Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas pa­ra la Equi­dad y el Cre­ci­mien­to (Cippec) y la Red de Ac­ción Po­lí­ti­ca (RAP).

Em­pe­zar a to­mar con­tac­to con los gru­pos CREA les abrió a los in­ten­den­tes otra pers­pec­ti­va con res­pec­to al sec­tor ru­ral. Jo­sé Ma­nuel Corral, in­ten­den­te de San­ta Fe, con­tó que a par­tir de es­ta ex­pe­rien­cia des­cu­brió el desa­rro­llo del cam­po en el país, ex­pli­ca­do en par­te por la me­to­do­lo­gía de com­par­tir el co­no­ci­mien­to.

Bo­rre­go des­ta­có que a pe­sar de vi­vir en una lo­ca­li­dad del in­te­rior, tam­bién les lle­gó la an­tí­te­sis cam­po-ciu­dad. Pi­dió a las en­ti­da­des agro­pe­cua­rias que vean en el in­ten­den­te a al­guien que los pue­de com­pren­der y que tam­bién ne­ce­si­ta que lo acom­pa­ñen cuan­do

> Pers­pec­ti­va Los in­ten­den­tes ob­tu­vie­ron una vi­sión di­fe­ren­te del sec­tor ru­ral

tie­ne que plan­tar­se an­te otros es­ta­men­tos pa­ra re­cla­mar. “No tra­ba­jar con el cam­po o la ciu­dad. Ge­ne­rar la em­pa­tía”, pro­pu­so.

Llar­yo­ra coin­ci­dió al plan­tear que ca­da mu­ni­ci­pio de­be te­ner un com­pro­mi­so de ges­tión con el cam­po. “Cuan­do le va mal al cam­po, se no­ta. Hay em­pre­sas que cie­rran. De­be­mos dar con­di­cio­nes pa­ra que el sec­tor si­ga cre­cien­do y po­ner­nos de acuer­do pa­ra no per­der opor­tu­ni­da­des”.

Buil agre­gó que de­be plan­tear­se una es­tra­te­gia pa­ra que to­da la so­cie­dad pue­da vi­sua­li­zar el po­ten­cial del sec­tor en el sos­te­ni­mien­to de la eco­no­mía.

El in­ten­den­te de San­ta Fe pi­dió pen­sar en quién es el ac­tor pa­ra el país so­ña­do y re­mar­có que al in­ten­den­te “le pi­den de to­do”. Es la pri­me­ra ca­ra en la agen­da de la gen­te que bus­ca so­lu­cio­nes y por eso ne­ce­si­tan de mu­cha ayu­da. “Los mu­ni­ci­pios ma­ne­ja­mos el 8% del to­tal de los re­cur­sos del Es­ta­do. Te­ner gen­te que te quie­re ayu­dar y com­par­tir ideas, es una ex­pe­rien­cia asom­bro­sa y tie­ne el va­lor ex­tra­or­di­na­rio de po­der ha­cer­nos ami­gos”, con­clu­yó.

A la par. El ob­je­ti­vo de los gru­pos es cons­truir po­lí­ti­ca des­de el diá­lo­go, y en­con­trar so­lu­cio­nes a pro­ble­mas co­mu­nes.

Te­ner gen­te que te quie­re ayu­dar y com­par­tir ideas, es una ex­pe­rien­cia asom­bro­sa, y tie­ne un va­lor ex­tra­or­di­na­rio Jo­sé Ma­nuel Corral In­ten­den­te de San­ta Fe

Con­tar­nos lo que ha­ce­mos bien y lo que no, y re­fle­xio­nar más allá de ca­da par­ti­do, cons­tru­yó un es­pa­cio que fun­cio­na Mar­tín Llar­yo­ra In­ten­den­te de San Fran­cis­co

No nos es­con­de­mos las co­sas, tra­ta­mos de brin­dar to­do. Sé que si ten­go un pro­ble­ma, otro me da­rá la me­jor so­lu­ción que ten­ga Vic­to­ria Bo­rre­go In­ten­den­ta de 25 de Ma­yo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.