El ne­go­cio que to­dos quie­ren

El gi­gan­te Ba­yer con­fir­mó que en­tra­rá en la pro­duc­ción de se­mi­lla de so­ja en Ar­gen­ti­na. Di­jo que, jun­to con Bra­sil, for­man una re­gión es­tra­té­gi­ca pa­ra el fu­tu­ro de la com­pa­ñía y el abas­te­ci­mien­to glo­bal de pro­teí­nas. Qué cam­bia en el prin­ci­pal cul­ti­vo del

Clarin - Rural - - TAPA - Ser­gio Per­so­glia sper­so­glia@cla­rin.com

El ne­go­cio de la so­ja en la Ar­gen­ti­na, y más en ge­ne­ral en Amé­ri­ca del Sur, es­tá cam­bian­do co­mo ha­cía mu­cho tiem­po que no su­ce­día. Y aquí, en la po­de­ro­sa zo­na in­dus­trial del oes­te de Ale­ma­nia, aun­que sue­ne le­jos, que­dó más cla­ro que nun­ca.

Ha­ce po­cos días, la di­vi­sión de agro del gi­gan­te quí­mi­co Ba­yer hi­zo en es­ta ciu­dad de Monheim, so­bre el be­llo río Rin, un en­cuen­tro con los prin­ci­pa­les me­dios agro­pe­cua­rios del mun­do, en­tre los que es­tu­vo Cla­rín Ru­ral. Aquí, la Ar­gen­ti­na y Bra­sil, o Bra­sil y la Ar­gen­ti­na, es­tu­vie­ron en el cen­tro de la es­ce­na.

Es que la di­vi­sión agro de la com­pa­ñía, que a ni­vel mun­dial fac­tu­ró en 2012 na­da me­nos que 8.383 mi­llo­nes de eu­ros (unos 11.000 mi­llo­nes de dó­la­res), di­jo que quie­re ser pro­ta­go­nis­ta del ne­go­cio de la so­ja en Su­da­mé­ri­ca, por le­jos el prin­ci­pal pro­duc­tor glo­bal (Ver In­fo­gra­fía), y no só­lo a tra­vés de la ven­ta de agro­quí­mi­cos pa­ra el cul­ti­vo, en lo que ya pi­sa fuer­te, sino tam­bién des­de la se­mi­lla, con pro­duc­ción y mar­ca pro­pia, en lo que hoy no es­tá.

Pa­ra eso, ya es­tán tra­ba­jan­do des­de ha­ce unos tres años en Bra­sil, pe­ro más re­cien­te­men­te los pla­zos: ya com­pra­ron cua­tro em­pre­sas (dos se­mi­lle­ros, una plan­ta de “bree­ding” y un ban­co de ger­mo­plas­ma), pa­ra co­men­zar a tra­ba­jar so­bre va­rie­da­des y ge­nes de re­sis­ten­cia.

Aho­ra, la no­ve­dad es que es­tán en avan­za­das con­ver­sa­cio­nes pa­ra com­prar un se­mi­lle­ro en Ar­gen­ti­na, aun­que los prin­ci­pa­les di­rec­ti­vos de la em­pre­sa ale­ma­na con los que ha­bló Cla­rín Ru­ral se nie­gan a con­fir­mar cuál es.

Ca­mi­nan­do ba­jo el ti­bio sol del ve­rano ale­mán, en los pro­li­jos jar­di­nes que ro­dean a los edi­fi­cios de la se­de cen­tral de Ba­yer Cro­pS­cien­ce, su di­rec­tor glo­bal de Es­tra­te­gia, Ma­tías Kre­mer, con­tó al­gu­nos de­ta­lles del ca­mino que vie­nen re­co­rrien­do y ha­cia dón­de quie­ren ir. “En Ar­gen­ti­na, no­so­tros char­la­mos con to­dos: con Ni­de­ra, Don­Ma­rio y FN Se­mi­llas, por ejem­plo, pe­ro no va­mos a anun­ciar na­da to­da­vía”, res­pon­dió cuán­do es­te en­via­do le pre­gun­tó por nom­bres con­cre­tos.

Des­de Ni­de­ra y Don­Ma­rio di­je­ron a es­te dia­rio que esas em­pre­sas no es­tán en ven­ta. En cuan­to a FN, una al­ta fuen­te vin­cu­la­da a la fir­ma y que co­no­ce bien las con­ver­sa­cio­nes di­jo que es­tán avan­za­das y que po­dría ha­ber no­ve­da­des el mes pró­xi­mo.

Des­de la em­pre­sa ale­ma­na, otro que con­fir­mó su fuer­te in­te­rés por la olea­gi­no­sa en la Ar­gen­ti­na fue su di­rec­tor glo­bal de so­ja, el es­pa­ñol Al­fon­so Al­ba, quien has­ta 2010 fue pre­si­den­te de Mon­san­to pa­ra el Cono Sur, con ba­se en Bue­nos Ai­res, por lo que co­no­ce en de­ta­lle a los ac­to­res del ne­go­cio so­je­ro ar­gen­tino.

Hoy, Al­ba mo­ni­to­rea to­do des­de San Pa­blo, pe­ro tam­bién es­tu­vo en el even­to en Monheim, y allí le di­jo a Cla­rín Ru­ral que no po­día ha­cer nom­bres pro­pios so­bre el se­mi­lle­ro al que se acer­can en la Ar­gen­ti­na, pe­ro ade­lan­tó que pron­to ha­brá no­ve­da­des ofi­cia­les.

“Ha­ce al­gu­nos años que ha­bla­mos de nues­tro in­te­rés en el ne­go­cio de las se­mi­llas, pe­ro aho­ra es al­go bien con­cre­to Al­fon­so Al­ba Dtor. glo­bal de So­ja de Ba­yer

“Ha­ce al­gu­nos años que ha­bla­mos de nues­tro in­te­rés en el ne­go­cio de las se­mi­llas, pe­ro aho­ra es bien con­cre­to. Ya es­ta­mos ar­man­do los equi­pos pa­ra sa­lir a la can­cha”, di­jo Al­ba a es­te en­via­do. En la Ar­gen­ti­na, ese equi­po es­tá li­de­ra­do por Da­niel La­bar­da.

To­do es­te in­te­rés por la se­mi­lla de so­ja del gi­gan­te ale­mán se re­gis­tra en mo­men­tos en que el ne­go­cio so­je­ro en Ar­gen­ti­na vi­ve su ma­yor trans­for­ma­ción des­de 1996, cuan­do se apro­bó y co­men­zó a sem­brar la pri­me­ra so­ja bio­tec­no­ló­gi­ca, la co­no­ci­da co­mo “RR”, con re­sis­ten­cia a gli­fo­sa­to. En 2013, lue­go de 17 años, se po­drá sem­brar la se­gun­da, pe­ro que es la pri­me­ra que tie­ne dos even­tos api­la­dos: ya no so­lo es re­sis­ten­te a gli­fo­sa­to, sino tam­bién a in­sec­tos le­pi­dóp­te­ros que ge­ne­ran gra­ves pér­di­das en el cul­ti­vo (ade­más, el gen de re­sis­ten­cia a gli­fo­sa­to es dis­tin­to y per­mi­te ob­te­ner un fuer­te plus de ren­di­mien­to).

Es­ta nue­va so­ja, co­no­ci­da co­mo RR2Bt, o In­tac­ta RR2P­ro se­gún su nom­bre co­mer­cial, es la pri­me­ra de una se­rie de nue­vas so­jas que lle­ga­rán en los pró­xi­mos años, con otros ti­pos de re­sis­ten­cias, y allí es, so­bre to­do, don­de los de Ba­yer quie­ren ha­cer oír su voz.

El año pró­xi­mo ya ven­de­rán en Bra­sil sus pri­me­ras so­jas con la mar­ca que en prin­ci­pio las iden­ti­fi­ca­rá en to­do el mun­do, Cre­denz. Rá­pi­da­men­te in­clui­rán va­rie­da­des re­sis­ten­tes al her­bi­ci­da Li­berty, cu­yo prin­ci­pio ac­ti­vo es el glu­fo­si­na­to de amo­nio.

Jörg Ell­mans, res­pon­sa­ble glo­bal de Es­tra­te­gia en So­ja, fue cla­ro so­bre los víncu­los en­tre eso y la Ar­gen­ti­na. “Es­ta­mos tra­ba­jan­do muy fuer­te pa­ra in­tro­du­cir es­ta tec­no­lo­gía en su país en los pró­xi­mos dos o tres años”, ma­ni­fes­tó.

Los de Ba­yer Cro­pS­cien­ce apues­tan a que la ne­ce­si­dad de ir ro­tan­do prin­ci­pios ac­ti­vos pa­ra com­ba­tir el pro­ble­ma de las ma­le­zas re­sis­ten­tes a gli­fo­sa­to y otros her­bi­ci­das, cons­ti­tu­ya una puer­ta pa­ra la en­tra­da de sus so­jas re­sis­ten­tes a glu­fo­si­na­to de amo­nio (Ver “Son dos...) y pa­ra su her­bi­ci­da Li­berty, ela­bo­ra­do en ba­se a ese prin­ci­pio ac­ti­vo, que ellos pro­du­cen.

El ob­je­ti­vo, cla­ra­men­te, es que pue­dan brin­dar­le el “com­bo” a los pro­duc­to­res: se­mi­llas más agro­quí­mi­cos.

En la agri­cul­tu­ra ac­tual, ca­si to­dos los se­mi­lle­ros y em­pre­sas de agro­quí­mi­cos tie­nen acuer­dos pa­ra in­ter­cam­biar tec­no­lo­gías, pa­ra que és­tas lle­guen al mer­ca­do com­bi­na­das y a tra­vés de dis­tin­tas em­pre­sas. Ba­yer tie­ne uno con Mon­san­to, que desa­rro­lló la RR2Bt, pa­ra po­der uti­li­zar­la, así co­mo tam­bién lo tie­nen se­mi­lle­ros ar­gen­ti­nos co­mo Ni­de­ra y Don­Ma­rio, que ya es­tán lan­zan­do esas so­jas al mer­ca­do. Los in­ter­cam­bios se se­gui­rán mul­ti­plia­ce­le­ra­ron

can­do en los pró­xi­mos años, con com­pa­ñías de bio­tec­no­lo­gía tan­to de Eu­ro­pa co­mo de EE.UU., y los pro­vee­do­res de ger­mo­plas­ma.

Por su­pues­to, así co­mo hay un fuer­te in­te­rés por la Ar­gen­ti­na, tam­bién lo hay por Bra­sil, y más to­da­vía, ya que es el prin­ci­pal pro­duc­tor mun­dial de so­ja. Con más de 85 mi­llo­nes de to­ne­la­das pa­ra la pró­xi­ma cam­pa­ña, su­pera am­plia­men­te la co­se­cha ar­gen­ti­na, que ya cru­zó las 50 mi­llo­nes de to­ne­la­das. De to­das for­mas, es­tá cla­ro que, en­tre am­bos, son el prin­ci­pal po­lo so­je­ro mun­dial.

Liam Con­don, CEO de Ba­yer Cro­pS­cien­ce, ex­pli­có en for­ma sim­ple el por­qué de su in­te­rés. Di­jo que la de­man­da por pro­teí­nas es­tá cre­cien­do fuer­te en el mun­do (“so­bre to­do en Chi­na”, pre­ci­só) y lo se­gui­rá ha­cien­do. Y agre­gó que la prin­ci­pal fuen­te de pro­teí­nas es la so­ja. “Por eso nos en­fo­ca­mos par­ti­cu­lar­men­te en Amé­ri­ca La­ti­na y por eso es­ta­mos com­pran­do ger­mo­plas­ma, en un pro­ce­so que se­gui­rá, por­que que­re­mos ge­né­ti­ca de la me­jor ca­li­dad”, ade­lan­tó.

“Hoy so­mos un ju­ga­dor pe­que­ño en se­mi­llas, por­que no es­ta­mos en cul­ti­vos cla­ve, pe­ro es un área cen­tral pa­ra no­so­tros, por­que que­re­mos ser lí­de­res en el fu­tu­ro. Aho­ra, nos es­ta­mos ex­pan­dien­do fuer­te en so­ja y que­re­mos ha­cer­lo tam­bién en tri­go”, re­ve­ló.

Por eso, la com­pa­ñía ya es­ta­ble­ció, ca­si en si­len­cio, 7 nue­vas es­ta­cio­nes ex­pe­ri­men­ta­les en la re­gión. Cin­co es­tán en Bra­sil, y dos en la Ar­gen­ti­na (una en Chacabuco y otra en Tu­cu­mán).

En de­fi­ni­ti­va, aquí, en la pu­jan­te Ale­ma­nia, que­dó muy cla­ro que, cuan­do se ha­bla del cre­ci­mien­to de la po­bla­ción mun­dial a 9.600 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes en 2050 y de la ne­ce­si­dad que ha­brá de in­cre­men­tar la pro­duc­ción de ali­men­tos, jun­to con el rol cen­tral que se es­pe­ra que ten­gan en ese pro­ce­so Bra­sil y la Ar­gen­ti­na, se es­tá di­cien­do al­go muy con­cre­to.

No se tra­ta de al­go que qui­zás su­ce­da, sino que es un fe­nó­meno que ya se es­tá re­gis­tran­do, in­clu­si­ve en te­rri­to­rio ar­gen­tino, aun­que mu­chos aun se re­sis­tan a ver es­ta gran opor­tu­ni­dad. t

En­sa­yos. La cien­tí­fi­ca Jay­me Wi­lliams, con una so­ja en la se­de glo­bal de Ba­yer.

BLOOM­BERG

Ar­gen­ti­na. Con­for­ma un gran po­lo jun­to con Bra­sil. La co­se­cha, en Per­ga­mino.

Bra­sil. Es el prin­ci­pal pro­duc­tor so­je­ro mun­dial. Un lo­te en Pa­ra­ná, en el sur.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.