La fá­bri­ca pi­de aten­ción des­de el prin­ci­pio

Un es­tu­dio del IN­TA so­bre cría de ter­ne­ros de tam­bo mues­tra que hay mu­cho pa­ra cre­cer en es­ta ta­rea es­tra­té­gi­ca pa­ra la pro­duc­ción de le­che.

Clarin - Rural - - LECHERÍA - Ho­ra­cio Or­tiz cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Un te­ma cen­tral den­tro de la pro­duc­ción tam­be­ra es la crian­za de los ter­ne­ros una vez des­te­ta­dos de sus ma­dres. Pa­ra es­te pro­ce­so to­da­vía se si­guen dis­cu­tien­do y em­plean­do di­ver­sos mé­to­dos con re­sul­ta­dos dis­pa­res en lo que res­pec­ta al ne­go­cio, que pre­ci­sa­men­te no pa­sa por su me­jor mo­men­to en la ac­tua­li­dad.

“La cría es una de las pa­tas im­por­tan­tes del sis­te­ma le­che­ro, por­que de ella de­pen­de la re­po­si­ción, y és­ta fue una de las ra­zo­nes por las que el IN­TA con­si­de­ra­ba muy ne­ce­sa­rio rea­li­zar es­te es­tu­dio que con­clui­mos a fi­na­les de 2012”, se­ña­la el in­ge­nie­ro agró­no­mo Gre­go­rio Ruiz, ex­ten­sio­nis­ta del IN­TA Azul, quien co­la­bo­ró con el mé­di­co ve­te­ri­na­rio José Luis Gar­cía Qui­roz en la rea­li­za­ción de un re­le­va­mien­to pu­bli­ca­do re­cien­te­men­te y que ha­ce una “ca­rac­te­ri­za­ción de sis­te­mas de crian­za de ter­ne­ras en tam­bos en el área del Cen­tro Re­gio­nal Bue­nos Ai­res Sur del IN­TA”, que abar­ca ca­si la mi­tad de la pro­vin­cia, des­de la Cuen­ca del Sa­la­do ha­cia aba­jo.

“El ter­ne­ro de tam­bo es un ani­mal que se deste­ta en­tre los dos y los cua­tro días de na­ci­do y es fun­da­men­tal que to­me ca­los­tro en las pri­me­ras ho­ras de vi­da, que es lo que le va a dar las de­fen­sas pa­si­vas pa­ra un mon­tón de en­fer­me­da­des que po­drían sur­gir pos­te­rior­men­te”, se­ña­la Ruiz.

Y con­ti­núa: “El éxi­to de la gua­che­ra de­pen­de mu­chí­si­mo de la aten­ción per­so­nal que le dé el ope­ra­rio que es­tá al fren­te, y uno de los as­pec­tos im­por­tan­tes es cam­biar los lu­ga­res don­de se po­nen las es­ta­cas, ya que, de lo con­tra­rio, se fa­vo­re­ce la con­ta­mi­na­ción y los con­ta­gios”.

Es­ta con­clu­sión del téc­ni­co sur­ge co­mo par­te de los re­sul­ta­dos que arro­jó el re­le­va­mien­to, que mues­tra que el sis­te­ma de crian­za a es­ta­ca fi­ja es em­plea­do en un 46% de los es­ta­ble­ci­mien­tos con­sul­ta­dos, mien­tras que el 14% de los es­ta­ble­ci­mien­tos lo ha­cen con es­ta­cas mó­vi­les; en tan­to otros sis­te­mas co­mo en jau­la, co­rre­de­ra y suel­tos re­pre­sen­tan el 3%.

Pa­ra el pro­fe­sio­nal, la ma­yor cau­sa de mor­tan­dad es oca­sio­na­da por la dis­to­cia (com­pli­ca­cio­nes re­la­cio­na­das con el par­to). La va­ca Ho­lan­do sue­le te­ner di­fi­cul­ta­des pa­ra pa­rir ter­ne­ros, que a ve­ces mue­ren as­fi­xia­dos o tie­nen otros trau­ma­tis­mos, ya que mu­chas ve­ces al­can­zan gran de­sa­rro­llo an­tes de na­cer, es­to se de­be a la bue­na ali­men­ta­ción que en ge­ne­ral re­ci­be la ma­dre.

Del es­tu­dio tam­bién sur­gió que el 76% de los es­ta­ble­ci­mien­tos uti­li­za al­gún sis­te­ma de pro­tec­ción con­tra las in­cle­men­cias cli­má­ti­cas y que gran par­te del por­cen­ta­je de los que no los em­plea per­te­ne­ce a ex­plo­ta­cio­nes con muy ba­jo ni­vel de in­ver­sión y mano de obra. A su vez, en es­tos úl­ti­mos ca­sos, no cuen­tan con per­so­nal ex­clu­si­vo pa­ra la crian­za. Su­ce­de lo con­tra­rio en las ex­plo­ta­cio­nes de pun­ta, que acos­tum­bran a dar par­ti­ci­pa­ción de las ga­nan­cias a los em­plea­dos de la gua­che­ra.

Por otra par­te, en re­la­ción a la ali­men­ta­ción, el 50% de los es­ta­ble­ci­mien­tos en­cues­ta­dos uti­li­za le­che de des­car­te pa­ra la ali­men­ta­ción de la gua­che­ra y de­bi­do a que la ma­yo­ría de es­tas gua­che­ras rea­li­za un tra­to in­dis­cri­mi­na­do en­tre ma­chos y hem­bras se de­ter­mi­na que mu­chas ter­ne­ras son ali­men­ta­das con le­che in­fec­ta­da por bac­te­rias pro­duc­to­ras de mas­ti­tis, una en­fer­me­dad de mu­cha in­ci­den­cia en la ope­ra­ti­vi­dad del tam­bo.

Tam­bién, en cuan­to a la nu­tri­ción, el in­for­me aler­ta que so­lo el 14% su­mi­nis­tra ba­lan­cea­do hi­per­pre­coz, que fa­vo­re­ce el de­sa­rro­llo tem­prano del ru­men, en con­tra­po­si­ción a la ma­yo­ría, que re­cu­rre a ba­lan­cea­dos co­mer­cia­les más po­bres en pro­teí­nas y otros com­po­nen­tes. Res­pec­to a la sa­ni­dad, se des­ta­ca que más del 60% de los ter­ne­ros son va­cu­na­dos y se los ais­la si es­tán en­fer­mos, al tiem­po que se aler­ta so­bre un uso abu­si­vo de los an­ti­bió­ti­cos en es­que­mas sa­ni­ta­rios no mo­ni­to­rea­dos por ve­te­ri­na­rios. t

Ro­ta­ción. Es im­por­tan­te el cam­bio de lu­gar de las es­ta­cas pa­ra evi­tar con­ta­mi­na­ción y el con­ta­gio de en­fer­me­da­des.

Ya en re­cría. El ma­ne­jo del per­so­nal in­flu­ye mu­cho en la so­bre­vi­da de las ter­ne­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.