Sí... jun­tos so­mos más

En los años ‘90, el pe­que­ño cam­po mix­to de En­ri­que Lang­don, en la bo­nae­ren­se Roque Pé­rez, es­ta­ba en ja­que. Pe­ro se aso­ció con su em­plea­do y sa­lie­ron a dar ser­vi­cios. Hoy si­guen con ga­na­de­ría y agri­cul­tu­ra, pe­ro ha­cer­se con­tra­tis­tas les cam­bió la vi­da.

Clarin - Rural - - TAPA - ROQUE PE­REZ. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Lu­cas Vi­lla­mil lvi­lla­mil@cla­rin.com

La con­fian­za y el en­tu­sias­mo son in­su­mos bá­si­cos pa­ra lo­grar el éxi­to en cual­quier ac­ti­vi­dad, y po­ten­cia­dos con in­te­li­gen­cia pue­den ser el tram­po­lín pa­ra al­can­zar un de­sa­rro­llo du­ra­de­ro. Eso pen­só En­ri­que Lang­don, un pro­duc­tor mix­to con cam­po en Roque Pé­rez, en ple­na cuen­ca del Sa­la­do, que du­ran­te los po­co ren­ta­bles años no­ven­ta de­ci­dió su­mar los ser­vi­cios de pul­ve­ri­za­ción a su em­pre­sa agrí­co­lo-ga­na­de­ra, in­cor­po­ran­do a su em­plea­do, Mar­ce­lo Gra­cio­so, co­mo so­cio en la ex­plo­ta­ción.

Lang­don pu­so el ca­pi­tal y el pla­nea­mien­to es­tra­té­gi­co, mien­tras que Gra­cio­so apor­tó el tra­ba­jo y el con­tac­to con la gen­te de la zo­na. Jun­tos lo­gra­ron te­ner un flu­jo de ca­ja más es­ta­ble pa­ra aguan­tar las épo­cas di­fí­ci­les del cam­po.

Hoy tie­nen tres pul­ve­ri­za­do­ras de úl­ti­ma tec­no­lo­gía, ha­cen ro­llos de al­fal­fa pa­ra ven­der y con­ti­núan con las ac­ti­vi­da­des de cría y agri­cul­tu­ra en cam­pos pro­pios y al­qui­la­dos. En me­dio del cam­po, con­ta­ron a Cla­rín Ru­ral más de­ta­lles de es­ta his­to­ria.

Lang­don es con­ta­dor y vi­ve en Bue­nos Ai­res, pe­ro tie­ne un fuer­te víncu­lo sen­ti­men­tal con el cam­po por­que pa­só gran par­te de su in­fan­cia en una es­tan­cia en Ran­cul, La Pam­pa, pro­pie­dad de su abue­lo. Por eso, en cuan­to reunió al­go de di­ne­ro por su tra­ba­jo no du­dó en com­prar­se 150 hec­tá­reas en la lo­ca­li­dad bo­nae­ren­se de Roque Pé­rez. Era el año 1984 y co­men­za­ba a dar sus pri­me­ros pa­sos en la pro­duc­ción.

“Pa­ra mí, el cam­po siem­pre es­tu­vo muy vin­cu­la­do a la ha­cien­da; por eso la man­ten­go has­ta el día de hoy”, di­ce. Por las ca­rac­te­rís­ti­cas de la zo­na, Lang­don siem­pre hi­zo cría, y, en los lo­tes más al­tos, al­go de agri­cul­tu­ra.

Pe­ro esa pri­me­ra eta­pa no fue fá­cil. Por sus obli­ga­cio­nes en la ciu­dad, Lang­don no te­nía el tiem­po su­fi­cien­te pa­ra de­di­car­se al cam­po, y tam­po­co con­ta­ba con una per­so­na ca­pa­ci­ta­da en la que pu­die­ra con­fiar el tra­ba­jo. Re­cién tras un par de años de in­ten­tos dió en la te­cla al con­tra­tar a un jó­ven de ape­nas 23 años que vi­vía jun­to a su fa­mi­lia en el cam­po ve­cino, don­de se ha­bía cria­do. Era Mar­ce­lo Gra­cio­so, quien hoy, 27 años des­pués, es jun­to a Lang­don uno de los di­rec­to­res de una em­pre­sa só­li­da, que cre­ció y se di­ver­si­fi­có. Cla­ro que en el ca­mino tu­vie­ron que su­pe­rar jun­tos va­rios desafíos.

Los años no­ven­ta fue­ron un mo­men­to crí­ti­co en el que por la ba­ja ren­ta­bi­li­dad que te­nía el cam­po Lang­don se vio obli­ga­do a to­mar una de­ci­sión que mo­vió el rum­bo de la em­pre­sa.

“Era muy di­fí­cil man­te­ner to­da la es­truc­tu­ra de gas­tos, y ade­más yo es­ta­ba a la dis­tan­cia y con po­co tiem­po pa­ra de­di­car­le por mi pro­pia ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal. Ne­ce­si­ta­ba que al­guien re­sol­vie­ra los te­mas de ope­ra­ción y que ha­blá­ra­mos so­lo las cues­tio­nes más im­por­tan­tes”, re­cuer­da el con­ta­dor y pro­duc­tor.

En­ton­ces le pro­pu­so a Gra­cio­so un nue­vo es­que­ma: de­jar de ser em­plea­do y pa­sar a ser so­cio en la em­pre­sa, in­cor­po­ran­do a su vez una ac­ti­vi­dad de ser­vi­cios. “Por mi ex­pe­rien­cia sa­bía que los ser­vi­cios son más fá­ci­les de agran­dar y achi­car se­gún el con­tex­to de de­man­da. Ade­más, nos da­ría un flu­jo de ca­ja más pe­rió­di­co, por­que sino, so­lo nos en­tra­ba pla­ta cuan­do ven­día­mos los ter­ne­ros y cuan­do ven­día­mos la co­se­cha”, ex­pli­ca Lang­don.

Mien­tras po­sa pa­ra la fo­to jun-

to a sus va­cas, Gra­cio­so cuen­ta que cuan­do re­ci­bió la pro­pues­ta no dur­mió du­ran­te va­rios días por los ner­vios que le ge­ne­ra­ba to­mar una de­ci­sión así, pe­ro que fi­nal­men­te acep­tó el desafío. Tras ana­li­zar el mer­ca­do, los so­cios de­ci­die­ron co­men­zar a brin­dar ser­vi­cios de pul­ve­ri­za­ción. Lang­don com­pró la pri­me­ra má­qui­na, una Me­tal­for pa­ra lo­tes chi­cos, y Gra­cio­so apor­tó el tra­ba­jo y la vin­cu­la­ción con mu­chos clien­tes.

“La fa­mi­lia de Mar­ce­lo es muy co­no­ci­da en es­ta zo­na, y el buen con­cep­to que la gen­te tie­ne de ellos es uno de los ca­pi­ta­les con los que cuen­ta nues­tra em­pre­sa”, di­ce Lang­don, y agre­ga: “Sin pla­ta no lo hu­bié­ra­mos po­di­do ha­cer, pe­ro sin una per­so­na ca­pa­ci­ta­da y ho­nes­ta que ha­ga el tra­ba­jo, tam­po­co. Es­ta es una so­cie­dad ca­pi­tal-in­dus­tria”.

Des­de que se aso­ció con Lang­don, Gra­cio­so se ca­só, se mu­dó al pue­blo y tu­vo dos hi­jas que ac­tual­men­te es­tán es­tu­dian­do en la Uni­ver­si­dad de La Pla­ta. En la em­pre­sa, él es quien de­ci­de y re­suel­ve todo lo vin­cu­la­do con la ope­ra­ción dia­ria y Lang­don apor­ta su ex­pe­rien­cia en la pla­ni­fi­ca­ción y en los nú­me­ros. Con el tiem­po in­cor­po­ra­ron a dos em­plea­dos y, fi­nan­cia­ción me­dian­te, am­plia­ron su flo­ta has­ta con­tar con tres equi­pos mo­der­nos de pul­ve­ri­za­ción - uno de 2009, otro de 2011 y otro de 2012- equi­pa­dos con tec­no­lo­gía de pre­ci­sión, con los que pul­ve­ri­zan más de 20.000 hec­tá­reas en ca­da cam­pa­ña. Ade­más, con­ti­núan con la cría y la agri­cul­tu­ra y su­ma­ron una en­ro­lla­do­ra con la que fa­bri­can ro­llos de al­fal­fa pa­ra el con­su­mo de su pro­pia ha­cien­da y pa­ra ven­der a ter­ce­ros. El cam­po si­gue sien­do de Lang­don, pe­ro todo lo de­más es de los dos. El equi­po lo com­ple­ta, cuan­do es ne­ce­sa­rio, el pa­dre de Gra­cio­so, dan­do una mano en la su­per­vi­sión de los tra­ba­jos.

Ac­tual­men­te la em­pre­sa ma­ne­ja unas 400 hec­tá­reas en­tre pro­pias y al­qui­la­das. La agri­cul­tu­ra ocu­pa unas 150 hec­tá­reas, la ga­na­de­ría otras 150 con­tan­do al­gu­nos lo­tes con pra­de­ras de al­fal­fa que en­tran en la ro­ta­ción agrí­co­la, y otra por­ción es des­ti­na­da a las pra­de­ras ex­clu­si­va­men­te pa­ra la pro­duc­ción de ro­llos. “Tam­bién sem­bra­mos al­gu­nos pe­da­zos de ave­na con do­ble pro­pó­si­to: con­su­mo de la ha­cien­da o co­se­cha de gra­nos”, di­ce Gra­cio­so, y con­ti­núa: “En los me­jo­res lo­tes ha­ce­mos 4 o 5 años de al­fal­fa, don­de sa­ca­mos unos cin­co cor­tes anua­les. Des­pués, pa­ra lim­piar el lo­te ha­ce­mos un par de años de so­ja, de la que sa­ca­mos al­re­de­dor de 3.000 ki­los. Tam­bién ha­ce­mos al­go de maíz, que nos pue­de dar en­tre 7.500 y 9.000 ki­los”.

En la pa­ta ga­na­de­ra, cuen­tan con 200 va­cas ma­dres y le ven­den to­da su pro­duc­ción de ter­ne­ros a dos feed­lots de Roque Pé­rez. Pe­ro en el ho­ri­zon­te cer­cano apa­re­ce la idea de em­pe­zar a ter­mi­nar la ha­cien­da en co­rra­les, pro­du­cien­do su pro­pio ali­men­to, pa­ra lo cual ya se com­pra­ron un mi­xer. “Hoy, el ne­go­cio ga­na­de­ro es­tá en ha­cer el ci­clo com­ple­to”, di­ce Lang­don. Al mis­mo tiem­po ana­li­zan la po­si­bi­li­dad de co­men­zar a pro­du­cir pro­duc­tos or­gá­ni­cos pa­ra la ex­por­ta­ción, o de em­pren­der nue­vas opor­tu­ni­da­des apro­ve­chan­do la ex­pe­rien­cia y el ca­pi­tal so­cial que ga­na­ron tras vein­ti­sie­te años de tra­ba­jo con­jun­to.

“Hoy te­ne­mos una gran can­ti­dad de clien­tes en la zo­na, lo cual nos per­mi­ti­ría in­cor­po­rar nue­vas ac­ti­vi­da­des de ser­vi­cios. Eso de­pen­de en gran me­di­da de las ne­ce­si­da­des y del en­tu­sias­mo de Mar­ce­lo”, di­ce Lang­don. Y con­clu­ye, bien cla­ri­to: “Cuan­do uno se co­no­ce y se ge­ne­ra con­fian­za, se pue­de cons­truir jun­tos”. t

En pleno ras­tro­jo. Lang­don (izq.) y Gra­cio­so, de­lan­te de

la ha­cien­da pas­to­rean­do.

So­cios. Mar­ce­lo Gra­cio­so (iz­quier­da) y En­ri­que Lang­don jun­to a una de sus pul­ve­ri­za­do­ras en Roque Pé­rez. Lle­van 27 años tra­ba­jan­do jun­tos en la zo­na.

Ro­llos. La ven­ta a ter­ce­ros su­ma es­ta­bi­li­dad a la em­pre­sa.

Al­fal­fa. La usan pa­ra pas­to­reo y pa­ra con­fec­cio­nar ro­llos.

En el lo­te. Las va­cas con cría pas­to­rean el ras­tro­jo de maíz (izq). La ra­ma ne­gra (arri­ba), es el prin­ci­pal pro­ble­ma agro­nó­mi­co de la zo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.