EE.UU.: có­mo tra­ba­ja el ma­yor con­tra­tis­ta de si­lo

Jus­tin Da­nell cuen­ta, des­de la gran cuen­ca le­che­ra de Ca­li­for­nia, có­mo es la ac­ti­vi­dad de una com­pa­ñía con 27 pi­ca­do­ras y 150 ca­mio­nes en co­se­cha.

Clarin - Rural - - TAPA - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Es­tá en Ca­li­for­nia y usa 27 pi­ca­do­ras y 150 ca­mio­nes.

El va­lle cen­tral de Ca­li­for­nia, en EE.UU., es una gran lla­que nu­ra en la que se ubi­can las prin­ci­pa­les in­dus­trias agrí­co­las de ese Es­ta­do. Ha­cia el sur, se en­cuen­tra el va­lle de San Joa­quín, don­de los in­men­sos pai­sa­jes ru­ra­les se en­tre­la­zan con gran­des áreas me­tro­po­li­ta­nas, co­mo Fresno, Ba­kers­field y Han­ford. En es­ta úl­ti­ma ciu­dad tie­ne su ba­se la fir­ma Da­nell Cus­tom Har­ves­ting, la ma­yor em­pre­sa de ser­vi­cios de si­la­je del mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se.

La fir­ma pi­ca 2 millones de to­ne­la­das de fo­rra­je al año, con 27 pi­ca­do­ras Claas y una flo­ta de 50 ca­mio­nes –a los que se agre­gan en­tre 90 y 100 vehícu­los con­tra­ta­dos en épo­ca de co­se­cha– den­tro de esa im­por­tan­te zo­na le­che­ra.

La es­ca­la, sin em­bar­go, no trans­for­mó la es­truc­tu­ra de la em­pre­sa, que se man­tie­ne fa­mi­liar. Hoy, quie­nes es­tán a car­go son los pri­mos Ran­ce, Eric, Da­vid y Jus­tin, hi­jos de los pio­ne­ros en los orí­ge­nes del gran cre­ci­mien­to de la in­dus­tria le­che­ra en el va­lle de­tec­ta­ron la in­ci­pien­te de­man­da de ali­men­to de ca­li­dad y res­pon­die­ron con la for­ma­ción de la com­pa­ñía, que aho­ra es el prin­ci­pal clien­te de la fá­bri­ca ale­ma­na en EE.UU.

En una re­cien­te vi­si­ta de un gru­po de ar­gen­ti­nos, Jus­tin Da­nell con­tó que el ge­ren­cia­mien­to es el cue­llo de bo­te­lla que hoy tie­nen pa­ra cre­cer en es­ca­la. “Es­ta pri­ma­ve­ra di­ri­gi­mos 10 gru­pos con 27 má­qui­nas, y eso, pa­ra cua­tro per­so­nas, es de­ma­sia­do”, ex­pli­ca.

De­bi­do a la pro­li­fe­ra­ción de ex­plo­ta­cio­nes tam­be­ras de dis­tin­to ta­ma­ño –con es­ta­ble­ci­mien­tos que tie­nen de 300 ca­be­zas a 10.000– la com­pe­ten­cia tam­bién fue ex­pan­dién­do­se. “Ac­tual­men­te exis­ten mu­chos con­tra­tis­tas que ha­cen la mis­ma la­bor que no­so­tros en és­ta área”, in­di­ca Da­nell, y agre­ga que a pe­sar de que al­gu­nos son ca­si tan gran­des co­mo ellos, no son tan pro­duc­ti­vos. “Co­noz­co a uno de esos, que tie­ne 2 o 3 má­qui­nas me­nos que no­so­tros, pe­ro que no es tan efi­cien­te, ya que con esa can­ti­dad de equi­pos no lle­ga a ha­cer en el año ni la mi­tad de lo nues­tro”, se en­va­len­to­na.

El con­tra­tis­ta cuen­ta que co­bran 9,50 dó­la­res por to­ne­la­da de maíz y tri­go, y 11,50 por la al­fal­fa, pre­cios que ajus­tan, de ser ne­ce­sa­rio, al fi­nal de to­dos los años, de acuer­do al cálcu­lo de cos­tos. “No­so­tros po­ne­mos ese pre­cio fi­jo, no ne­go­cia­mos con nin­gún pro­duc­tor de for­ma par­ti­cu­lar. Exis­ten al­gu­nos com­pe­ti­do­res más chi­cos que co­bran unos 0,75 dó­la­res me­nos, pe­ro en ge­ne­ral, los con­tra­tis­tas bue­nos y gran­des tie­nen el mis­mo pre­cio que no­so­tros”, ex­pli­ca.

Si bien las reali­da­des de los con­tra­tis­tas agrí­co­las ar­gen­ti­nos y los es­ta­dou­ni­den­ses son evi­den­te­men­te dis­tin­tas, hay al me­nos un fac­tor del ne­go­cio se­ña­la­do por Da­nell que acor­ta las dis­tan­cias y tras­pa­sa las fron­te­ras: la tec­no­lo­gía co­mo cla­ve de la com­pe­ti­ti­vi­dad y la efi­cien­cia. El nor­te­ame­ri­cano cuen­ta que si al­go con­tri­bu­yó a que su em­pre­sa go­ce de bue­na sa­lud fue tra­ba­jar es­tre­cha­men­te con su pro­vee­dor de pi­ca­do­ras.

“Aquí los sue­los son muy are­no­sos, por lo que las má­qui­nas tra­gan mu­cha tie­rra, y se des­gas­tan rá­pi­da­men­te”, afir­ma Da­nell, pe­ro pun­tua­li­za que los ale­ma­nes “han ve­ni­do desa­rro­llan­do con los años dis­tin­tos pro­duc­tos que le otor­gan a las má­qui­nas la du­re­za y a la vez la plas­ti­ci­dad que ne­ce­si­ta­mos pa­ra es­tas con­di­cio­nes. Por eso dia­lo­ga­mos mu­cho con sus téc­ni­cos so­bre las ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas de nues­tra zo­na”.

A las ca­rac­te­rís­ti­cas del te­rreno, se su­ma la in­ten­si­dad del tra­ba­jo en épo­ca de co­se­cha. Da­nell cuen­ta que en la zo­na se re­co­lec­ta el tri­go en­tre me­dia­dos de mar­zo y mi­tad de ma­yo; lue­go el maíz de pri­me­ra, ha­cia me­dia­dos de ju­lio; y afir­ma que a par­tir de la fi­na­li­za­ción de esa co­se­cha el ne­go­cio se cal­ma has­ta la mi­tad de no­viem­bre, cuan­do co­mien­za la re­co­lec­ción del maíz de se­gun­da.

“Tar­da­mos apro­xi­ma­da­men­te un año y me­dio en amor­ti­zar ca­da una de las má­qui­nas, cuan­do tie­nen unas 1.600 ho­ras de tra­ba­jo, e in­ten­ta­mos cam­biar­las cuan­do tie­nen 2.100. No obs­tan­te, en los úl­ti­mos tiem­pos la in­ten­si­dad de tra­ba­jo es tan gran­de que las es­ta­mos cam­bian­do cuan­do es­tán en las 2.500 o 2.600 ho­ras, cuan­do los cos­tos de man­te­ni­mien­to co­mien­zan a in­cre­men­tar­se, y ya no co­rre la ga­ran­tía por cual­quier fa­lla”, aña­de.

Pen­san­do en la Ar­gen­ti­na, cuen­ta que po­cos pro­duc­to­res eli­gen la bol­sa en la zo­na. “So­lo ha­ce­mos al­re­de­dor de 50 por año; todo lo de­más es bún­ker”, di­ce.

En cuan­to a la ac­tua­li­dad del ne­go­cio, Da­nell ma­ni­fies­ta que “los úl­ti­mos tres años han si­do du­ros pa­ra la in­dus­tria tam­be­ra” y que a raíz de eso fi­nan­cian “de for­ma un po­co in­vo­lun­ta­ria” a los pro­duc­to­res.

“No­so­tros les de­ci­mos que si nos pa­gan den­tro de los 30 días pos­te­rio­res al tra­ba­jo, tie­nen al­gún ti­po de des­cuen­to. Y a par­tir de los 60 días les em­pe­za­mos a co­brar in­tere­ses”, fi­na­li­za. t

Ar­man­do la pi­ca­da. En la zo­na co­se­chan el maíz de pri­me­ra a me­dia­dos de ju­lio y el de se­gun­da a mi­tad de no­viem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.