Un exa­brup­to de Eu­ro­pa

Clarin - Rural - - LA SEMANA RURAL - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

El bio­die­sel, la eta­pa su­pe­rior de la so­ja, re­ci­bió es­ta se­ma­na un exo­cet de­ba­jo de la lí­nea de flo­ta­ción. La Unión Eu­ro­pea le apli­có de­re­chos de im­por­ta­ción del or­den del 25% al que pro­vie­ne de la Ar­gen­ti­na, con lo que ale­ja de­fi­ni­ti­va­men­te la po­si­bi­li­dad de ac­ce­der a su prin­ci­pal mer­ca­do. Un exa­brup­to, por­que aun­que se es­pe­ra­ba la apli­ca­ción de al­gu­na ga­be­la, el mon­to tri­pli­ca las pre­vi­sio­nes más pe­si­mis­tas.

La Unión Eu­ro­pea es por le­jos el prin­ci­pal destino del bio­die­sel ar­gen­tino. Dos ter­ce­ras par­tes de la pro­duc­ción van a ese mer­ca­do. El otro ter­cio va al mer­ca­do in­terno, pa­ra el cor­te obli­ga­to­rio que mar­ca la ley de bio­com­bus­ti­bles. La ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da de es­ta no­vel in­dus­tria, que arran­có ha­ce ape­nas seis años, al­can­za ya a 3.500.000 to­ne­la­das. Una in­ver­sión de más de 1.000 millones de dó­la­res, en la úl­ti­ma olea­da del clus­ter so­je­ro.

Hay en jue­go mi­les de pues­tos de tra­ba­jo y un enor­me im­pac­to en to­da la ca­de­na de va­lor. Con­vie­ne re­cor­dar que la Ar­gen­ti­na es el ma­yor ex­por­ta­dor mun­dial de acei­te de so­ja. La im­po­si­bi­li­dad de ex­por­tar bio­die­sel obli­ga­rá a desago­tar 3 millones de to­ne­la­das de acei­te, que se vol­ca­rán al mer­ca­do de­pri­mien­do los pre­cios. Ya ba­ja­ron un 20% en lo que va del año, y el día que se co­no­ció la me­di­da ca­ye­ron un 3% adi­cio­nal. Por arras­tre, se de­pri­mi­rá aún más el acei­te de gi­ra­sol, otro pro­duc­to en el que la Ar­gen­ti­na es­tá en el po­dio mun­dial. Al no ela­bo­rar­se bio­die­sel, ade­más, se fre­na la re­fi­na­ción de un sub­pro­duc­to, la gli­ce­ri­na, una mo­lé­cu­la de al­tí­si­mo va­lor agre­ga­do que se ex­por­ta a todo el mun­do pa­ra uso far­ma­céu­ti­co, cos­mé­ti­co y ali­men­ti­cio.

En el cui­da­do­so co­mu­ni­ca­do que emi­tió Car­bio, la cá­ma­ra que agru­pa a los pro­duc­to­res de bio­die­sel, se hi­zo cen­tro en el ab­sur­do de la ar­gu­men­ta­ción eu­ro­pea, y se de­nun­ció la de­ci­sión co­mo una vuel­ta de tuer­ca del clá­si­co pro­tec­cio­nis­mo eu­ro­peo. Sin

Las tra­bas eu­ro­peas al bio­die­sel ar­gen­tino sue­nan co­mo una re­pri­men­da al país

em­bar­go, aran­ce­les del 25% no sue­nan co­mo una sim­ple me­di­da pro­tec­cio­nis­ta, sino co­mo una se­ve­ra re­pri­men­da, y no al sec­tor bio­die­sel, sino al país. La UE nos es­tá re­cor­dan­do que “los con­tra­rios tam­bién jue­gan”.

Fue el po­de­ro­so lobby es­pa­ñol el que fo­go­neó es­tas me­di­das. En Es­pa­ña se ha­bía le­van­ta­do, al amparo de la le­gis­la­ción eu­ro­pea que im­po­nía el cor­te obli­ga­to­rio del ga­soil con bio­die­sel, una in­dus­tria im­por­tan­te. Des­de allí pre­ten­dían dis­tri­buir a to­da Eu­ro­pa. No asig­na­ron ma­yor im­por­tan­cia a un detalle: su pro­duc­ción de olea­gi­no­sas es mí­ni­ma, y de­pen­dían en­ton­ces del acei­te im­por­ta­do.

Cuan­do arran­có la pro­duc­ción de bio­die­sel en la Ar­gen­ti­na, agre­gan­do va­lor en ori­gen al acei­te de so­ja pro­du­ci­do en las pam­pas, la in­dus­tria es­pa­ño­la que­dó fue­ra de com­pe­ten­cia. Allí ini­cia­ron el raid. Chi­ca­nea­ron du­ran­te años pe­ro no en­con­tra­ban ar­gu­men­tos se­rios pa­ra de­fen­der su pro­tec­cio­nis­mo.

En el me­dio de esa dispu­ta, la Ar­gen­ti­na de­ci­dió ex­pro­piar sin pa­go las ac­cio­nes de Rep­sol en YPF. Com­par­tió la res­pon­sa­bi­li­dad con el grue­so de la opo­si­ción, que vo­tó la me­di­da en el Con­gre­so. Con­vie­ne re­cor­dar que la pri­me­ra de­ci­sión de Es­pa­ña fue prohi­bir la im­por­ta­ción de bio­die­sel ar­gen­tino, a lo que la presidenta Cris­ti­na Kirch­ner res­pon­dió con una bra­va­ta: “lo ten­drán que pa­gar más ca­ro”. Al­guien le so­pló que lo que Es­pa­ña no com­pra­ría, en­tra­ría a Eu­ro­pa por otros puer­tos. Aho­ra ta­po­na­ron de­fi­ni­ti­va­men­te esa ca­ni­lla.

Pa­ra col­mo, des­de ha­ce un par de años la con­duc­ción ofi­cial vie­ne hos­ti­gan­do a es­ta in­dus­tria. No se pu­bli­can en tiem­po y for­ma los pre­cios ofi­cia­les, un re­qui­si­to pa­ra que fun­cio­ne el cor­te obli­ga­to­rio. El pre­su­pues­to san­cio­na­do en el Con­gre­so con­tem­pla la im­por­ta­ción de 8 millones de me­tros cú­bi­cos de ga­soil li­bre de im­pues­tos in­ter­nos. Y al bio­die­sel lo­cal se lo dis­cri­mi­na ha­cién­do­le tri­bu­tar el 41%. Un ab­sur­do.

La al­ter­na­ti­va, fren­te a la gra­ví­si­ma si­tua­ción, es vol­car la ma­yor can­ti­dad po­si­ble de bio­die­sel al mer­ca­do in­terno. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.