Los her­ma­nos sean uni­dos

En Raw­son, Bue­nos Ai­res, los So­li­mano apren­die­ron la lec­ción de la du­ra se­quía del 2009: se so­bre­pu­sie­ron apos­tan­do a un es­que­ma em­pre­sa­rio que bus­ca rin­de pe­ro tam­bién es­ta­bi­li­dad. Có­mo im­pac­tan una bue­na ro­ta­ción y la in­te­gra­ción con ga­na­de­ría.

Clarin - Rural - - TAPA - Pablo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

La se­quía del ci­clo 2008/09 fue “un an­tes y un des­pués” pa­ra mu­chas em­pre­sas agro­pe­cua­rias. A par­tir de ella, se re­cal­cu­ló el rum­bo pro­duc­ti­vo pa­ra dar­le for­ma a una nue­va es­tra­te­gia, más fle­xi­ble y es­ta­ble, que amor­ti­güe es­te ti­po de con­tin­gen­cias.

Los So­li­mano, en la lo­ca­li­dad bo­nae­ren­se de Raw­son, cer­ca­na a Car­men de Are­co, cons­ti­tu­yen uno de esos ejem­plos de em­pre­sa agro­pe­cua­ria mix­ta que hi­zo los ajus­tes ne­ce­sa­rios, lue­go de la se­quía, pa­ra no vol­ver a su­frir un des­equi­li­brio de aque­lla en­ver­ga­du­ra.

Luis y María So­li­mano, él li­cen­cia­do en ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas y ella mé­di­ca ve­te­ri­na­ria, son dos her­ma­nos a car­go de San Pe­dro Agro­pe­cua­ria, una fir­ma que com­bi­na agri­cul­tu­ra y ga­na­de­ría de ci­clo com­ple­to. Es­te es­que­ma de in­te­gra­ción se or­ga­ni­za en tres gran­des mó­du­los, co­men­ta Luis, que es el ad­mi­nis­tra­dor ge­ne­ral del es­ta­ble­ci­mien­to des­de ha­ce 24 años, des­de cuan­do su pa­dre de­jó de rea­li­zar esa ta­rea. Es­tá el mó­du­lo agrí­co­la, el ga­na­de­ro y

Lue­go de la se­ca, la re­cría de­jó de ser 100% pas­to­ril. El si­lo es aho­ra cla­ve

el de la em­pre­sa de ma­qui­na­ria, que in­clu­ye to­das las má­qui­nas pro­pias pa­ra ha­cer las ta­reas, más los ca­mio­nes pa­ra la lo­gís­ti­ca al puer­to.

San Pe­dro Agro­pe­cua­ria tra­ba­ja so­bre 7.000 hec­tá­reas en­tre las lo­ca­li­da­des de Raw­son, Chi­vil­coy y Ta­pal­qué, to­das en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, de las cua­les 5.000 hec­tá­reas son pro­pias y las res­tan­tes al­qui­la­das.

Den­tro de es­te mo­de­lo, la agri­cul­tu­ra abar­ca una ma­yor su­per­fi­cie, ya que re­pre­sen­ta el 66% y se dis­tri­bu­ye en­tre cam­pos pro­pios y al­qui­la­dos, mien­tras que la ga­na­de­ría es el 34% res­tan­te y tam­bién se ha­ce ba­jo am­bas mo­da­li­da­des.

El maíz prin­ci­pal­men­te, y en me­nor me­di­da la so­ja, es el pun­to de con­tac­to en­tre la agri­cul­tu­ra y la ga­na­de­ría y que po­dría en­ten­der­se co­mo el nú­cleo de la com­pe­ti­ti­vi­dad de es­ta em­pre­sa.

En es­ta lí­nea, Luis So­li­mano cuen­ta que en to­dos los cam­pos de la fir­ma las ro­ta­cio­nes agrí­co­las in­clu­yen tres se­cuen­cias de cul­ti­vos, aun­que con va­rian­tes de acuer­do al am­bien­te.

Una es la apli­ca­da pa­ra los cam­pos de ma­yor po­ten­cial, que es la ro­ta­ción tra­di­cio­nal en la zo­na

nú­cleo (so­ja de pri­me­ra-tri­go o ce­ba­da/so­ja de se­gun­da-maíz de pri­me­ra) y otra pa­ra lo­tes más “in­fe­rio­res”, que son muy co­mu­nes en es­tos am­bien­tes, o pa­ra aque­llos si­tios con his­to­ria ga­na­de­ra. En es­tos ca­sos se apun­ta a la es­ta­bi­li­dad en los ren­di­mien­tos, por lo cual se ha­ce so­ja de pri­me­ra­cul­ti­vo de co­ber­tu­ra/so­ja de pri­me­ra-maíz tar­dío.

Se­gún acla­ra So­li­mano, la in­clu­sión en las ro­ta­cio­nes de los cul­ti­vos de co­ber­tu­ra y el maíz tar­dío fue una de las en­se­ñan­zas que les de­jó la se­quía del 2008/09. “En esos am­bien­tes in­fe­rio­res del cam­po, no con­fío en el tri­go, pe­ro ten­go que ge­ne­rar co­ber­tu­ra pa­ra ayu­dar a es­ta­bi­li­zar los rin­des. De esa for­ma en­con­tré con la ave­na, el cen­teno o el tri­ti­ca­le una al­ter­na­ti­va muy in­tere­san­te pa­ra cum­plir con es­te ob­je­ti­vo, ade­más del apor­te de ras­tro­jo que lue­go ha­rá el maíz tar­dío”, di­ce.

En esos mis­mos si­tios del cam­po, de me­nor ca­li­dad, se es­tá ha­cien­do una fer­ti­li­za­ción muy fuer­te pa­ra re­cu­pe­rar la fer­ti­li­dad química. “Mu­chos de es­tos cam­pos tie­nen his­to­ria ga­na­de­ra y por es­ta cau­sa aca­rrean una li­ge­ra aci­dez, se­gún el re­sul­ta­do que nos da el aná­li­sis de sue­lo. Por eso, es­ta­mos apli­can­do en­mien­das co­rrec­ti­vas pa­ra neu­tra­li­zar el pro­ble­ma, ade­más de apli­car fós­fo­ro y ni­tró­geno”, in­di­ca.

En el ca­so de San Pe­dro Agro­pe­cua­ria, el maíz tar­dío fue ga­nan­do tal pre­pon­de­ran­cia que des­pla­zó al sor­go de los am­bien­tes de me­nor ca­li­dad y es el 50% de la to­ta­li­dad del maíz sem­bra­do.

“Di­fe­rir la fe­cha de siem­bra pa­ra el mes de di­ciem­bre fue una muy bue­na de­ci­sión por va­rios mo­ti­vos: dí con un cul­ti­vo es­ta­ble y que rin­de más que el sor­go, y a su vez me apor­ta más ca­li­dad a la ra­ción. Por su fe­cha de se­ca­do, tam­bién tar­día, ade­más lo­gré te­ner ac­ti­va por más tiem­po a la em­pre­sa de ma­qui­na­ria, por­que em­pe­za­mos a co­se­char maíz en mar­zo y lo ha­ce­mos has­ta ju­lio”, co­men­ta, re­la­cio­nan­do lo pro­duc­ti­vo y lo em­pre­sa­rial, un eje cen­tral en es­ta efi­cien­te in­te­gra­ción.

Pe­ro, más allá de la agri­cul­tu­ra, otro de los as­pec­tos cen­tra­les de la em­pre­sa es el ma­ne­jo de la ga­na­de­ría. Tam­bién la pa­ta ga­na­de­ra es­tá di­vi­di­da en tres par­tes: la cría en cam­po pro­pio y al­qui­la­do, una re­cría que se ha­ce a cam­po y con­fi­na­da a ba­se a si­lo de au­to­con­su­mo, y ver­deos de in­vierno y pas­tu­ras de pri­ma­ve­ra-ve­rano pa­ra lue­go ir ter­mi­nan­do a los ani­ma­les en un en­cie­rre a corral des­de es­te mo­men­to del año has­ta ju­lio/agos­to del año que vie­ne.

Nue­va­men­te, So­li­mano re­cuer­da la se­quía y di­ce: “En ese mo­men­to que­dó mu­cha ga­na­de­ría en el cam­po sin pas­to, por­que to­da la ha­cien­da se ma­ne­ja­ba 100% de­ma­ne­ra pas­to­ril y, pa­ra no per­der ani­ma­les, en aquel mo­men­to se ter­mi­nó en­ce­rran­do. De esa for­ma, nos di­mos cuen­ta que pa­ra que ce­rra­ra todo el ci­clo y hu­bie­ra una sa­li­da de­fi­ni­da de la ha­cien­da, ha­bía que cam­biar el sis­te­ma”.

Aho­ra, con la ex­pe­rien­cia acu­mu­la­da, el pro­duc­tor pon­de­ra la es­tra­te­gia ele­gi­da, que se ba­só en sa­car a la re­cría del cam­po y ma­ne­jar­la en­tre el pas­to­reo de un ver­deo o una pas­tu­ra, se­gún la épo­ca del año, y si­lo de maíz de au­to­con­su­mo.

“Con es­to se ga­nó pre­vi­si­bi­li­dad en la sa­li­da de los ani­ma­les y se li­be­ra­ron más hec­tá­reas pa­ra la agri­cul­tu­ra”, pre­ci­sa.

Den­tro de es­te es­que­ma de in­te­gra­ción, la ga­na­de­ría con­su­me unas 2.000 to­ne­la­das de maíz, más ex­pe­ller de so­ja, que apor­ta la par­te pro­tei­ca de la die­ta. Con to­dos es­tos da­tos, So­li­mano ha­bla de las ven­ta­jas de po­der in­te­grar am­bas ac­ti­vi­da­des.

“El maíz se di­ri­ge di­rec­ta­men­te a la ga­na­de­ría li­bre de todo gas­to de co­mer­cia­li­za­ción o de fle­te; ade­más, esa in­te­gra­ción per­mi­te te­ner el cir­cui­to ga­na­de­ro de pun­ta a pun­ta y una in­ver­na­da fle­xi­ble pa­ra apro­ve­char la opor­tu­ni­dad de ha­cer un buen ne­go­cio por una suba en el pre­cio”, co­men­ta.

El he­cho de in­te­grar, aun­que no sea al­go nue­vo, si­gue mos­tran­do la gran for­ta­le­za que brin­da a la em­pre­sa agro­pe­cua­ria. Ade­más de abrir opor­tu­ni­da­des en dos fren­tes, el agrí­co­la y el ga­na­de­ro, per­mi­te lo­grar una gran es­ta­bi­li­dad an­te las cri­sis.

El ca­so de los So­li­mano así lo de­mues­tra.

Al sol. Luis y María So­li­mano, en un lo­te de ce­ba­da, ha­ce po­cos días.

En equi­po. De izq. a der. Ema­nuel Et­chan­chu, res­pon­sa­ble de agri­cul­tu­ra; Gus­ta­vo Lauhi­rat, en­car­ga­do de la ma­qui­na­ria y la lo­gís­ti­ca, y María y Luis So­li­mano, so­bre un lo­te de maíz sem­bra­do ha­ce po­cos días. De­re­cha. La se­mi­lla del ce­real ya ger­mi­na­da.

Tri­go. Pa­ra am­bien­tes de ma­yor po­ten­cial de ren­di­mien­to.

Tri­ti­ca­le. Ge­ne­ra co­ber­tu­ra en lo­tes de me­nor ap­ti­tud.

Pa­ra la ha­cien­da. A la izq., los ter­ne­ros ac­ce­den al si­la­je de maíz en un sis­te­ma de au­to­con­su­mo. Arri­ba, pas­tu­ra con­so­cia­da de pri­ma­ve­ra-ve­rano, otra par­te de la die­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.