Có­mo evi­tar una ca­tás­tro­fe

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Ya to­dos sa­be­mos que la so­ja es im­por­tan­te pa­ra la Ar­gen­po­lí­ti­ca ti­na. Pe­ro a ve­ces no al­can­za­mos a com­pren­der has­ta qué pun­to. Vea­mos lo que es­tá ocu­rrien­do y sa­que­mos con­clu­sio­nes…

Ar­gen­ti­na es el ma­yor ex­por­ta­dor mun­dial de los dos de­ri­va­dos más im­por­tan­tes del pro­ce­sa­mien­to de so­ja: el acei­te y la ha­ri­na de al­to con­te­ni­do pro­tei­co. Al­can­zó el pri­mer lu­gar en el po­dio lue­go de 20 años de con­ti­nuas in­ver­sio­nes pri­va­das en plan­tas y puer­tos de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, acom­pa­ña­dos por obras de in­fra­es­truc­tu­ra (tam­bién pri­va­das) co­mo el dra­ga­do y ba­li­za­mien­to de la hi­dro­vía del Pa­ra­ná. Los em­bar­ques al­can­za­ron los 25.000 millones de dó­la­res anua­les, con una ba­lan­za co­mer­cial enor­me­men­te fa­vo­ra­ble ya que los úni­cos in­su­mos que se im­por­tan son las ma­te­rias pri­mas de al­gu­nos fer­ti­li­zan­tes.

Con es­ta po­si­ción tan re­le­van­te, la Ar­gen­ti­na es for­ma­do­ra in­dis­cu­ti­ble de pre­cios en am­bos pro­duc­tos, ade­más de in­ci­dir tam­bién en la co­ti­za­ción del po­ro­to. A ma­yor pro­ce­sa­mien­to, me­no­res em­bar­ques de so­ja co­mo grano, lo que entona su pre­cio. Con­vie­ne re­cor­dar que es­te es el bá­si­co agrí­co­la que ex­hi­bió ma­yor di­na­mis­mo en las úl­ti­mas dos dé­ca­das, cuan­do se du­pli­có su de­man­da por ac­ción de dos dri­vers: la tran­si­ción die­té­ti­ca de los paí­ses asiá­ti­cos y de Me­dio Orien­te (más ne­ce­si­dad de ha­ri­na de so­ja pa­ra pro­du­cir pro­teí­nas ani­ma­les), y más ne­ce­si­dad de acei­te pa­ra uso ali­men­ti­cio y pa­ra bio­die­sel.

Pre­ci­sa­men­te, en los úl­ti­mos años la Ar­gen­ti­na co­men­zó a con­ver­tir par­te del acei­te de so­ja en bio­die­sel. De pron­to, se en­con- tró li­de­ran­do tam­bién el mer­ca­do mun­dial de es­te com­bus­ti­ble re­no­va­ble. Y por su­pues­to, tam­bién se con­vir­tió en for­ma­dor de pre­cios.

Pri­mer co­ro­la­rio: la Ar­gen­ti­na in­ci­de de­ci­si­va­men­te en los pre­cios in­ter­na­cio­na­les de todo el com­ple­jo: el po­ro­to, la ha­ri­na, el acei­te y el bio­die­sel.

Se­gun­do co­ro­la­rio: co­mo hay

Hay que au­men­tar in­me­dia­ta­men­te el cor­te lo­cal de ga­soil con bio­die­sel

va­sos co­mu­ni­can­tes en­tre to­dos ellos, cual­quier co­sa que su­ce­da con uno de los tér­mi­nos in­ci­di­rá en la ecua­ción fi­nal.

Bueno, ¿qué es­tá pa­san­do? El año pa­sa­do, los em­bar­ques de bio­die­sel iban vien­to en po­pa. Lo mis­mo su­ce­día con el con­su­mo do­més­ti­co, im­pul­sa­do por la de au­men­tar el cor­te del ga­soil con bio­die­sel (una for­ma de sus­ti­tuir las cre­cien­tes im­por­ta­cio­nes del de­ri­va­do del pe­tró­leo). De pron­to, el go­bierno dio un gi­ro de 180 gra­dos. Du­pli­có las re­ten­cio­nes al bio­die­sel y ba­jó el pre­cio del mer­ca­do in­terno. Se com­pli­ca­ron las ex­por­ta­cio­nes. Y el cor­te, que ha­bía su­pe­ra­do el 10%, ba­jó al 5.

Con­se­cuen­cias: pa­ra­ron las plan­tas de bio­die­sel, y empezó a vol­car­se más acei­te al mer­ca­do mun­dial. La si­tua­ción se agra­vó cuan­do la Unión Eu­ro­pea, el prin­ci­pal com­pra­dor de bio­die­sel, co­men­zó a res­trin­gir las im­por­ta­cio­nes. Los em­bar­ques del 2012 ha­bían su­pe­ra­do los 1800 millones de dó­la­res. En lo que va del año, no lle­gan a 400 millones. Una ca­tás­tro­fe pa­ra la ba­lan­za co­mer­cial.

Pe­ro ahí no ter­mi­na el dra­ma. Al au­men­tar la ofer­ta de acei­te de so­ja cru­do, los pre­cios co­men­za­ron a de­rrum­bar­se. En los úl­ti­mos diez me­ses ca­ye­ron na­da me­nos que un 35%. Es­to ge­ne­ró un mar­gen ne­ga­ti­vo en la mo­lien­da. Con­vie­ne ex­por­tar el grano. En­ton­ces se da una si­tua­ción iné­di­ta: es­ca­sea la ha­ri­na de so­ja, que por pri­me­ra vez va­le más que el grano. Aun­que no com­pen­sa la caí­da del pre­cio del acei­te.

Ter­cer co­ro­la­rio: la cues­tión del bio­die­sel des­en­ca­de­nó una cas­ca­da ne­ga­ti­va, que aho­ra, con la de­ci­sión eu­ro­pea de im­po­ner de­re­chos de im­por­ta­ción del 25%, ame­na­za con con­ver­tir­se en una ca­tás­tro­fe.

So­lu­ción: pe­lear­le a la UE por­que sus ar­gu­men­tos son tru­chos. Y au­men­tar in­me­dia­ta­men­te el cor­te lo­cal, lo que ade­más sig­ni­fi­ca­ría un tre­men­do aho­rro de di­vi­sas por sus­ti­tu­ción de im­por­ta­cio­nes. Y evi­ta­ría­mos que se si­ga de­rrum­ban­do el pre­cio del acei­te de so­ja, que a su vez arras­tra al de gi­ra­sol, don­de la Ar­gen­ti­na tam­bién man­da. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.