Re­pen­sar el país pa­ra te­ner más pro­duc­ción

El lí­der del gre­mio de los ru­ra­les y can­di­da­to a dipu­tado de Unión con Fe en Bue­nos Ai­res, le pe­ga al mo­de­lo.

Clarin - Rural - - AGROINDUSTRIA | EL FUTURO DEL CAMPO - Ge­ró­ni­mo Ve­ne­gas Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

Pa­ra los tra­ba­ja­do­res ru­ra­les, el cam­po es la di­me­ne­co­no­mías sión po­si­ble de la Ar­gen­ti­na que ha­bi­tan. Vi­ven y en­cuen­tran su dig­ni­dad a par­tir del tra­ba­jo que les da el cam­po. Y par­tien­do de la hu­mil­dad de su con­di­ción so­cial ori­gi­nal, en­tien­den el tra­ba­jo co­mo la prin­ci­pal va­ria­ble pa­ra as­cen­der so­cial­men­te. Por esa ra­zón es que su com­pro­mi­so por un país me­jor es la pri­mer ra­zón a de­fen­der a la ho­ra de pen­sar en su exis­ten­cia y la de sus se­res que­ri­dos.

Pen­sar en la Pa­tria es pen­sar en có­mo lo­grar más tra­ba­jo y más pro­duc­ción, por­que si la Ar­gen­ti­na cre­ce y se desa­rro­lla, los ar­gen­ti­nos cre­ce­mos con me­nos so­bre­sal­tos y con me­jo­res pers­pec­ti­vas so­cia­les y cul­tu­ra­les. Así en­ten­de­mos los tra­ba­ja­do­res ru­ra­les la cons­truc­ción de un pro­yec­to na­cio­nal. Re­pen­sar el país pa­ra po­der lo­grar más pro­duc­ción, y por en­de más tra­ba­jo, y ver có­mo esa ri­que­za que ge­ne­ra­mos se re­dis­tri­bu­ye de la for­ma más equi­ta­ti­va po­si­ble.

Hoy, el ho­ri­zon­te de nues­tro cam­po se ha en­som­bre­ci­do. La pro­duc­ción agro­pe­cua­ria y las re­gio­na­les se han vis­to afec­ta­das por la in­fla­ción, la pre­sión im­po­si­ti­va, el re­tra­so y ce­po cam­bia­rio, la in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca y el desas­tro­so es­ta­do de nues­tra in­fra­es­truc­tu­ra de trans­por­tes y lo­gís­ti­ca.

Es­ta si­tua­ción se ha vis­to agra­va­da en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res por el de­te­rio­ro de los ca­mi­nos y el re­va­lúo in­mo­bi­lia­rio, más los al­tos cos­tos del trans­por­te. El re­tra­so cam­bia­rio y las re­ten­cio­nes del 35%, le re­pre­sen­tan al pro­duc­tor un dó­lar de 3,4 pe­sos.

En los úl­ti­mos sie­te años se per­die­ron más de 1.000 tam­bos por año. La errá­ti­ca po­lí­ti­ca agro­pe­cua­ria de es­te go­bierno ha pro­vo­ca­do la pér­di­da de 12 millones de ca­be­zas de bo­vi­nos en diez años. Es­tá­ba­mos en­tre los prin­ci­pa­les ex­por­ta­do­res de car­ne y he­mos caí­do del ter­cer pues­to al on­ce. Es­ta­mos des­pués de Bra­sil, Uru­guay y Pa­ra­guay. En los úl­ti­mos años se ha per­di­do par­te de la “cuo­ta Hil­ton” de car­ne por­que no se pu­do ex­por­tar. Al­re­de­dor de 600 fri­go­rí­fi­cos ce­rra­ron, de­jan­do más de 10.000 tra­ba­ja­do­res des­pe­di­dos.

La Ar­gen­ti­na se en­cuen­tra en el pues­to tre­ce en el mun­do en la pro­duc­ción de tri­go. Pro­du­ci­mos 25% me­nos que el año pa­sa­do: la ma­la po­lí­ti­ca del go­bierno des­de el 2005 des­alen­tó la siem­bra de tri­go, por lo que pa­sa­mos de 5,9 millones de hec­tá­reas sem­bra­das en 2003/2004, a tan so­lo 3,2 millones en la cam­pa­ña 2013. Es la su­per­fi­cie más pe­que­ña de la his­to­ria.

Hay que vol­ver a un mo­de­lo que no so­lo pro­mue­va el cre­ci­mien­to de nues­tro país, sino que se pro­pon­ga el de­sa­rro­llo de nues­tra na­ción: un pro­yec­to na­cio­nal ba­sa­do en la pro­duc­ción, el tra­ba­jo, la edu­ca­ción, la sa­lud y la jus­ti­cia so­cial.

Por ello im­pul­sa­mos la pro­duc­ción de pro­duc­tos agroin­dus­tria­les, a los que de­be­mos adi­cio­nar­le va­lor agre­ga­do, que ge­ne­ra pues­tos de tra­ba­jo. De­be­mos cam­biar la con­sig­na que ha te­ni­do es­te go­bierno de re­cau­dar, re­cau­dar y re­cau­dar, por pro­du­cir, pro­du­cir y pro­du­cir. El tra­ba­jo tie­ne que vol­ver a ser el ca­mino pa­ra el as­cen­so so­cial y la dig­ni­fi­ca­ción del ser hu­mano. Es ne­ce­sa­ria la con­for­ma­ción del con­se­jo eco­nó­mi­co y so­cial, in­te­gra­do por las or­ga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les, em­pre­sa­ria­les y otras or­ga­ni­za­cio­nes re­pre­sen­ta­ti­vas de los in­tere­ses de la ciu­da­da­nía, co­mo ór­gano con­sul­ti­vo del go­bierno, de tal ma­ne­ra que su voz se ha­ga oír en la to­ma de de­ci­sio­nes. Se ha­ce im­pres­cin­di­ble el diá­lo­go y la bús­que­da de pun­tos de en­cuen­tro.

El fu­tu­ro de la Ar­gen­ti­na de­pen­de­rá en gran par­te de nues­tras re­la­cio­nes con el mun­do, de­be­mos res­ta­ble­cer nues­tra cre­di­bi­li­dad pa­ra apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des que nos brin­da el mun­do ac­tual. Que­re­mos un pro­yec­to de país con fu­tu­ro, sin co­rrup­ción, con li­ber­tad y con cul­tu­ra del tra­ba­jo. t

Con más pro­duc­ción la Ar­gen­ti­na cre­ce­rá y se desa­rro­lla­rá, jun­to con su gen­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.