Los re­cur­sos se que­dan acá

El au­tor bus­ca des­te­rrar el mi­to de que la Ar­gen­ti­na ex­por­ta re­cur­sos na­tu­ra­les y di­ce que lo que en reali­dad se ven­de al ex­te­rior es el va­lor que se pro­du­ce so­bre ellos. “Pro­du­cir -afir­maes con­ju­gar fac­to­res tras una es­tra­te­gia en ba­se a co­no­ci­mien­to, li

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL -

Las ex­por­ta­cio­nes ar­gen­ti­nas, que al­can­za­rán unos 83.500 millones de dó­la­res es­te año, es­tán com­pues­tas en un 55% por pro­duc­tos de ori­gen agro­pe­cua­rio. Es es­te úl­ti­mo el gran sec­tor com­pe­ti­ti­vo in­ter­na­cio­nal, da­do que no exis­te otra ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va que lle­gue a tan­tos mer­ca­dos, tan le­ja­nos y de mo­do tan con­tun­den­te.

Es cu­rio­so que si­ga pen­sán­do­se en ám­bi­tos ofi­cia­les que los bie­nes de ori­gen agro­pe­cua­rio son me­ros “re­cur­sos na­tu­ra­les”, por­que, a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre con com­mo­di­ties que ex­por­tan otros paí­ses de la re­gión (la mi­ne­ría o el pe­tró­leo), Ar­gen­ti­na ex­por­ta “pro­duc­ción” ge­ne­ra­da con el uso de los re­cur­sos. Hay una con­fu­sión que im­pi­de ob­ser­var que mien­tras los mi­ne­ra­les o el pe­tró­leo y sus de­ri­va­dos “se ex­traen”, los pro­duc­tos de ori­gen agro­pe­cua­rio “se pro­du­cen” de­jan­do en­tre no­so­tros los re­cur­sos so­bre los que se agre­ga va­lor.

Di­ce el dic­cio­na­rio de nues­tra len­gua que “mi­to” es un re­la­to fa­bu­lo­so. He aquí, pues, un mi­to: no ex­por­ta­mos re­cur­sos na­tu­ra­les (la tie­rra o el agua) sino el va­lor que se pro­du­ce so­bre ellos. El mis­mo dic­cio­na­rio en­se­ña que pro­du­cir es criar o crear. Hoy, pro­du­cir es con­ju­gar fac­to­res tras una es­tra­te­gia en ba­se a co­no­ci­mien­to, li­de­raz­go, or­ga­ni­za­ción, efi­cien­cia y aper­tu­ra. Eso ocu­rre con la agroin­dus­tria ar­gen­ti­na.

Pre­ci­sa­men­te en el “re­la­to” ofi­cial se con­ti­núa va­lo­ran­do a los pro­duc­tos in­dus­tria­les tra­di­cio­na­les en de­tri­men­to de los de ori­gen agro­pe­cua­rio (la car­ga tri­bu­ta­ria así lo re­fle­ja); pe­ro co­mo ha di- cho Klaus Sch­wab (fun­da­dor del World Eco­no­mic Fo­rum) el “vie­jo” ca­pi­tal ya no es un fac­tor de pro­duc­ción de­ci­si­vo en la eco­no­mía mun­dial sino que las ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas es­tán en las ideas in­no­va­do­ras, ser­vi­cios, in­tan­gi­bles, y ya me­nos en el ca­pi­tal. ¿Dón­de co­lo­car en es­te es­que­ma a la in­ge­nie­ría agro­pe­cua­ria, las se­mi­llas mo­di­fi­ca­das ge­né­ti­ca­men­te, la siem­bra di­rec­ta, la mo­der­na ma­qui­na­ria agrí­co­la, la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión? Cla­ra­men­te del la­do de la in­no­va­ción. Por en­de, he aquí el va­lor.

Aho­ra bien, co­mo si aque­llo fue­ra po­co, hay que sa­ber que des­de ha­ce ca­si un lus­tro las po­lí­ti­cas ar­gen­ti­nas en co­mer­cio ex­te­rior no han ge­ne­ra­do bue­nos re­sul­ta­dos. En­tre 2002 y 2008 las ex­por­ta­cio­nes ha­bían cre­ci­do un 170% mien­tras en­tre 2008 y 2012 cre­cie­ron so­lo un 15%. Pe­ro, co­mo ha ex­pre­sa­do En­ri­que Va­por lien­te Noai­lles, sir­ve sa­ber que las ca­la­mi­da­des nos pro­te­gen de al­go peor: es­ta des­ace­le­ra­ción in­flui­da por po­lí­ti­cas do­més­ti­cas erra­das ha afec­ta­do a no po­cos sec­to­res cu­yas ven­tas ex­ter­nas se es­tan­ca­ron o ca­ye­ron (los mi­ne­ra­les, el plás­ti­co, el cau­cho, pie­les y cue­ros, la pas­ta de ma­de­ra, los tex­ti­les, el cal­za­do, las ma­nu­fac­tu­ras de pie­dra, las ar­mas y las mu­ni­cio­nes por ejem­plo), pe­ro, en es­te mis­mo es­ce­na­rio, se ha com­pro­ba­do que exis­te una ac­ti­vi­dad que pue­de se­guir avan­zan­do aún en un es­ce­na­rio me­nos fa­vo­ra­ble, y co­mo en un la­bo­ra­to­rio, se pu­do pro­bar quié­nes pue­den na­ve­gar aun­que los vien­tos no sean tan fa­vo­ra­bles: en los úl­ti­mos 30 me­ses, de los bie­nes que se ex­por­tan a di­ver­sos mer­ca­dos (se ex­clu­yen los au­to­mo­to­res por­que el 85% de ellos va a uno so­lo) so­la­men­te los de ori­gen ve­ge­tal, que cre­cie­ron 28% en­tre 2010 y 2012 y 21% en el pri­mer se­mes­tre de 2013, y los ali­men­ti­cios, que cre­cie­ron 29% y 4,5% en am­bos lap­sos, pu­die­ron cre­cer más que el pro­me­dio ge­ne­ral.

Pue­de ase­ve­rar­se, así, que las ex­por­ta­cio­nes ar­gen­ti­nas des­de el ini­cio de la dé­ca­da en cur­so es­tán mos­tran­do de­bi­li­dad, ame­se­ta­mien­to, irre­gu­la­ri­dad; pe­ro tie­nen una ex­cep­ción en ese sal­do en las de ori­gen agro­pe­cua­rio, que es­ca­pan a aquel ci­clo.

Er­go, con po­lí­ti­cas me­nos des­fa­vo­ra­bles (es­pe­cí­fi­cas, co­mo re­duc­ción de re­ten­cio­nes y eli­mi­na­ción de cu­pos y cuo­tas; y ge­né­ri­cas, co­mo re­duc­ción de re­gu­la­cio­nes res­tric­ti­vas y ge­ne­ra­ción de in­cen­ti­vos a la in­ver­sión) es­ta­ría­mos an­te re­sul­ta­dos muy su­pe­rio­res.

Las ex­por­ta­cio­nes ar­gen­ti­nas son las que me­nos han cre­ci­do en los úl­ti­mos 10 años en to­da Su­da­mé­ri­ca. Sin em­bar­go, co­mo ase­ve­ra­ba To­mas A. Edi­son, hay que sa­ber que una ex­pe­rien­cia nun­ca es un fra­ca­so por­que siem­pre vie­ne a de­mos­trar al­go. Ex­por­ta­cio­nes que se de­bi­li­ta­ron pue­den mos­trar, pues, que de­ben cam­biar­se los mar­cos de re­fe­ren­cia, pe­ro tam­bién que exis­te un con­jun­to de ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas que si­guió avan­zan­do pe­se a todo y por en­de ten­dría ma­yo­res éxi­tos si no se los obs­tru­ye: las agroex­por­ta­cio­nes.

La re­sis­ten­cia a una pen­dien­te po­drá ser la ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra la ele­va­ción. t

DIE­GO GIUDICE / BLOOM­BERG

El Pa­ra­ná. Car­ga de gra­nos, en Ro­sa­rio. Las ex­por­ta­cio­nes agro­pe­cua­rias se mues­tran más di­ná­mi­cas que el res­to.

Mar­ce­lo Eli­zon­do EX DTOR. DE FUN­DA­CION EX­PORT.AR Y AC­TUAL DTOR. DE LA CON­SUL­TO­RA DNI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.