Los ter­ne­ros, a la es­cue­la

En Bell Vi­lle, Cór­do­ba, una es­cue­la agra­ria ar­mó una guar­de­ría muy pro­fe­sio­nal pa­ra los re­cién na­ci­dos, que son un se­ve­ro pro­ble­ma en los tam­bos de la zo­na. Los crían con un sis­te­ma de al­ta tec­no­lo­gía y los de­vuel­ven gran­des, lis­tos pa­ra se­guir pro­du­ciend

Clarin - Rural - - TAPA - BELL VI­LLE, CORDOBA. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL An­drés Fe­rre­ras cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

De­jar en ma­nos de es­pe­cia­lis­tas un pro­ble­ma di­fí­cil de re­sol­ver pue­de re­sul­tar no so­lo un ali­vio, sino tam­bién la cla­ve de la so­bre­vi­ven­cia de un tam­bo. La mor­tan­dad sue­le con­ver­tir­se en una di­fi­cul­tad na­da fá­cil de sor­tear. Sin em­bar­go, la guar­de­ría de ter­ne­ros que fun­cio­na en un co­le­gio de Bell Vi­lle, Cór­do­ba, de la mano de una do­cen­te y sus alum­nos, se con­vir­tió en la me­jor so­lu­ción pa­ra un gru­po de pro­duc­to­res que no le en­con­tra­ba la vuel­ta a la crian­za y es­ta­ba po­nien­do en se­rio ries­go el fu­tu­ro de su pro­duc­ción.

Es­ta he­rra­mien­ta sur­gió de la con­jun­ción en­tre el sec­tor pú­bli­co y el pri­va­do, per­mi­tien­do que pro­duc­to­res le­che­ros pu­die­ran ter­ce­ri­zar uno de los pro­ce­sos más de­li­ca­dos. Por ven­ta­jas eco­nó­mi­cas, de prac­ti­ci­dad y efi­cien­cia, se per­fi­la co­mo una al­ter­na­ti­va de in­te­rés en la re­gión.

La guar­de­ría es­tá cer­ca del ki­ló­me­tro 500 de la ru­ta na­cio­nal 9, en las ins­ta­la­cio­nes del Ins­ti­tu­to Pro­vin­cial de Edu­ca­ción Agro­pe­cua­ria Orestes Chie­sa Mo­li­na­ri (ex Es­cue­la Na­cio­nal de Agri­cul­tu­ra).

A po­cos me­tros del as­fal­to se crían cien­tos de ter­ne­ros. Se co­men­zó tra­tan­do de so­lu­cio­nar la al­ta mor­tan­dad en el tam­bo pro­pio de la es­cue­la. “Co­mo en mu­chos es­ta­ble­ci­mien­tos, las ter­ne­ras se mo­rían y ha­bía mu­chas com­pli­ca­cio­nes” re­cuer­da la do­cen­te Ra­quel Vissani, je­fa de Ga­na­de­ría de la ins­ti­tu­ción, quien li­te­ral­men­te se lle­vó las crías al pa­tio de su casa -vi­ve den­tro de las tie­rras de la es­cue­la- pa­ra cui­dar­las per­so­nal­men­te.

Con el tiem­po lle­gó el con­tac­to con Eduar­do y San­tia­go Bianco, ex­per­tos en el sis­te­ma Ru­ter -ali­men­to só­li­do que fun­cio­na co­mo sus­ti­tu­to lác­teo- de des­te­te hi­per­pre­coz en la re­gión. El plan­teo fue co­men­zar a tra­ba­jar ba­jo esas nor­mas, in­cor­po­ran­do ani­ma­les de la zo­na.

Hoy, cuen­tan con on­ce pro­duc­to­res co­mo clien­tes, al­gu­nos de ellos con has­ta cin­co tam­bos. Y a la ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va le per­mi­te for­mar alum­nos en he­rra­mien­tas la­bo­ra­les y ob­te­ner in­gre­sos.

Co­men­za­ron con crian­za en es­ta­ca y an­te el au­men­to en la can­ti­dad de ter­ne­ros im­ple­men­ta­ron correderas. Lue­go di­fe­ren­cia­ron sec­to­res que se ocu­pan du­ran­te ve­rano e in­vierno, pa­ra dar des­can­so a las dis­tin­tas su­per­fi­cies. “Lo me­jor que uno pue­de ha­cer en una gua­che­ra con al­ta car­ga es de­jar un in­ter­va­lo de por lo me­nos 180 días en la uti­li­za­ción del es­pa­cio, por las bac­te­rias y los mi­cro­or­ga­nis­mos”, acon­se­ja la do­cen­te.

Al in­gre­sar, el ter­ne­ro tie­ne un pe­río­do de co­rre­de­ra de sie­te se­ma­nas. Las cin­co res­tan­tes es­tá en co­rra­les, una eta­pa en la que ya de­ja la le­che. Al co­mer úni­ca­men­te só­li­dos, el ma­ne­jo es más sim­ple.

Los lu­nes y mar­tes se or­ga­ni­zan re­co­rri­das por los es­ta­ble­ci­mien­tos de los clien­tes pa­ra re­co­ger los ter­ne­ros y de­vol­ver los que cum­plie­ron 90 días en la guar­de­ría. “Uno de los pro­ble­mas más se­rios es lo que ocu­rre en­tre que el ter­ne­ro na­ce e in­gre­sa a la guar­de­ría. Es un pe­río­do crí­ti­co”, ase­gu­ra Vissani.

Pa­ra el pro­duc­tor, la crian­za es una ac­ti­vi­dad com­ple­ja den­tro del tam­bo y no siem­pre cuen­ta

con mano de obra es­pe­cia­li­za­da. “Co­mo no es al­go que le ge­ne­re in­gre­so di­rec­to, cues­ta ver­lo a lar­go pla­zo y sue­le que­dar de la­do”, ad­vier­te la pro­fe­sio­nal.

Tan­to el par­to co­mo la asis­ten­cia a la cría sue­le ser po­co aten­di­da, o por lo me­nos no lo es en la me­di­da más con­ve­nien­te. Es­to pro­vo­ca que el ter­ne­ro in­gre­se al sis­te­ma com­pli­ca­do in­mu­no­ló­gi­ca­men­te y obli­gue a du­pli­car el es­fuer­zo en la gua­che­ra.

“Si el pro­duc­tor com­pren­die­ra que la bue­na aten­ción de la va­ca y el ter­ne­ro en el par­to es el sal­vo­con­duc­to de una bue­na crian­za, es­ta­ría­mos so­lu­cio­nan­do mu­chos pro­ble­mas en el tam­bo”, agre­gó la ex­per­ta.

Los por­cen­ta­jes de mor­tan­dad que tie­nen to­da­vía no son los desea­dos, ya que el sis­te­ma es com­ple­jo, de­bi­do a las di­ver­sas pro­ce­den­cias de los ter­ne­ros. En­tran en­tre 80 y 100 ani­ma­les nue­vos por se­ma­na y en los pi­cos de pa­ri­cio­nes lle­gan a te­ner 1.000 ter­ne­ros.

Ca­da uno lle­ga con una pro­ble­má­ti­ca dis­tin­ta y es di­fí­cil dar­le un tra­ta­mien­to in­di­vi­dua­li­za­do. Pe­ro es­tán bus­can­do lle­gar a un pro­me­dio de 8% de mor­tan­dad, un nú­me­ro muy ra­zo­na­ble pa­ra la ac­ti­vi­dad y las con­di­cio­nes en que se desa­rro­lla.

La ali­men­ta­ción se ba­sa en el sus­ti­tu­to lác­teo, maíz con con­cen­tra­dos y ro­llo. Hay un plan sa­ni­ta­rio ini­cial, y tra­ta­mien­tos pun­tua­les por pro­ble­mas respiratorios o de dia­rrea. Se ha­ce do­ble va­cu­na­ción pa­ra pro­ble­mas neu­mó­ni­cos, clos­tri­dia­les, gan­gre­na, an­ti­pa­ra­si­ta­rio, va­cu­na con­tra sal­mo­ne­lla y af­to­sa.

En la es­cue­la es­tán con­ven­ci­dos de que un buen plan sa­ni­ta­rio tie­ne un im­por­tan­te re­torno pa­ra el tam­bo, ya que se va ge­ne­ran­do in­mu­ni­dad en los ani­ma­les y re­gre­san más fuer­tes a sus es­ta­ble­ci­mien­tos.

Pa­ra el pro­duc­tor le­che­ro, el es­que­ma es re­di­tua­ble. Un ter­ne­ro de 90 días ya es­tá ru­mi­nal­men­te desa­rro­lla­do y en­ca­mi­na­do. De vuel­ta en el cam­po en esas con­di­cio­nes, es más sim­ple con­ti­nuar con la re­cría, con me­nos ne­ce­si­dad de per­so­nal y me­nos pro­ble­mas.

A la luz de su ex­pe­rien­cia, Vissani con­clu­ye que en la le­che­ría en ge­ne­ral hay una pro­ble­má­ti­ca muy gran­de “que no nos per­mi­te cre­cer en nú­me­ro con nues­tros pro­pios ter­ne­ros”. Así, di­ce que ape­nas al­can­za pa­ra ha­cer re­po­si­ción de lo que se ven­de.

Pe­ro in­sis­te en que una bue­na cría re­per­cu­te al fi­nal del ba­lan­ce más de lo que se cree. En el tam­bo que ex­plo­ta la es­cue­la, el 90 por cien­to de ter­ne­ras sur­gie­ron de es­ta guar­de­ría y, con or­gu­llo, pue­den de­cir que al­can­zan ni­ve­les de pro­duc­ción de 32 li­tros pro­me­dio.

Es el re­sul­ta­do de una bue­na ba­se, lo­gra­da con una crian­za muy bien he­cha y con todo lo que re­quie­re el mo­men­to más im­por­tan­te en la vi­da del ani­mal. Por­que lo que pa­sa al prin­ci­pio, es fun­da­men­tal. t

Co­mo la ma­má. Ra­quel Vissani, je­fa de ga­na­de­ría de la ins­ti­tu­ción

y al­ma ma­ter del pro­yec­to.

Con ali­men­to só­li­do. En el es­ta­ble­ci­mien­to ma­ne­jan muy bien los cri­te­rios del des­te­te hi­per­pre­coz, que in­clu­ye el sis­te­ma de es­ta­cas pa­ra los ania­ma­les.

Más gran­des. Una vez que los ter­ne­ros ya tie­nen cier­to de­sa­rro­llo, ac­ce­den a la fi­bra pro­ve­nien­te de los ro­llos en los co­me­de­ros ubi­ca­dos en los di­ver­sos co­rra­les.

Mi­mi­tos. Ra­quel Vissani, je­fa de ga­na­de­ría de la ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va cor­do­be­sa, y quien es­tá al fren­te del pro­yec­to, con uno de los ter­ne­ros.

¡Va­mos, va­mos!. A la izq., los alum­nos van guian­do a la ha­cien­da fue­ra de los co­rra­les. A la der., par­ti­ci­pan del pro­ce­so de pe­sar a ca­da ani­mal. Más a la der., el fren­te del es­ta­ble­ci­mien­to, que era la Es­cue­la Na­cio­nal de Agri­cul­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.