In­do­ne­sia mues­tra un ca­mino

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Fi­nal­men­te, la UE apre­tó el bo­tón. El exo­cet con­tra la in­dus­tria ar­gen­ti­na de bio­die­sel, la fa­se su­pe­rior de la so­ja, ya fue lan­za­do: es­ta se­ma­na apro­bó la apli­ca­ción de de­re­chos de im­por­ta­ción del 25% pa­ra es­te bio­com­bus­ti­ble.

La me­di­da le pe­ga por de­ba­jo de la lí­nea de flo­ta­ción al es­la­bón más mo­derno de la ca­de­na so­je­ra. Con­vie­ne re­cor­dar que la pri­me­ra ex­por­ta­ción se reali­zó ha­ce ape­nas cin­co años, y que en es­te lap­so se con­cre­ta­ron in­ver­sio­nes por más de 1.000 millones de dó­la­res pa­ra agre­gar­le va­lor al acei­te cru­do de so­ja. Se ins­ta­la­ron vein­te plan­tas ela­bo­ra­do­ras de úl­ti­ma tec­no­lo­gía y gran es­ca­la, en los puer­tos del Pa­ra­ná, con lo que la Ar­gen­ti­na se con­vir­tió de la no­che a la ma­ña­na en el prin­ci­pal ex­por­ta­dor mun­dial de bio­die­sel, un com­bus­ti­ble re­no­va­ble que sus­ti­tu­ye al ga­soil. El país ya era el lí­der en los dos gran­des pro­duc­tos de la so­ja, la ha­ri­na de al­to con­te­ni­do pro­tei­co y el acei­te, con em­bar­ques por 25.000 millones de dó­la­res.

La di­ná­mi­ca de es­ta nue­va in­dus­tria fue for­mi­da­ble. Al­gu­nas plan­tas de crus­hing (mo­lien­da de so­ja y se­pa­ra­ción de sus com­po­nen­tes) se ins­ta­la­ron ela­bo­ra­do­ras de bio­die­sel de dis­tin­tas em­pre­sas, con­vir­tién­do­se en ver­da­de­ros par­ques in­dus­tria­les co­mo en el ca­so de T6 en Puer­to San Martín, 20 ki­ló­me­tros al nor­te de Ro­sa­rio. Se agre­ga­ron des­ti­le­rías de gli­ce­ri­na, un sub­pro­duc­to de la ob­ten­ción de bio.

La iner­cia era tan fuer­te que el lu­nes pa­sa­do la em­pre­sa ale­ma­na Evo­nik inau­gu­ró en la mis­ma T6 una fá­bri­ca de me­tó­xi­do, el ca­ta­li­za­dor ne­ce­sa­rio pa­ra el pro­ce­so de “tran­ses­te­ri­fi­ca­ción” que con­vier­te al acei­te cru­do en bio­die­sel. Una in­ver­sión de 30 millones de dó­la­res.

El año pa­sa­do las ven­tas de bio­die­sel a la UE ro­za­ron los 2.000 millones de dó­la­res. De­ma­sia­do pa­ra la Vie­ja Eu­ro­pa, que reac­cio­nó des­em­pol­van­do lo peor de su tra­di­ción pro­tec­cio­nis­ta.

Los dos gran­des lob­bies pa­ra

La so­lu­ción es sus­ti­tuir la im­por­ta­ción de ga­soil por bio­die­sel na­cio­nal

apli­car la re­ta­lia­ción vi­nie­ron de Es­pa­ña y Fin­lan­dia. La pri­me­ra en­con­tró la fór­mu­la per­fec­ta pa­ra cas­ti­gar la con­fis­ca­ción sin pa­go de las ac­cio­nes de Rep­sol en YPF. La in­dus­tria es­pa­ño­la de bio se es­truc­tu­ró so­bre la ba­se de la im­por­ta­ción de acei­te. Pe­ro cuan­do co­men­zó a lle­gar el bio­die­sel ar­gen­tino, que­da­ron fue­ra de com­pe­ten­cia. Des­de ese mo­men­to in­ten­ta­ron tra­bar­lo por to­dos los me­dios.

Fin­lan­dia, por su par­te, te­nía la san­gre en el ojo por la cues­tión de la pastera de Fray Ben­tos, la ex Bot­nia. El con­flic­to re­bro­tó en las úl­ti­mas se­ma­nas. Pe­ro hay una cues­tión más con­cre­ta: el año pa­sa­do, la em­pre­sa Nes­te Oil, con fuer­te par­ti­ci­pa­ción del es­ta­do fin­lan­dés, inau­gu­ró la plan­ta de bio­die­sel más gran­de del mun­do en el puer­to de Rot­ter­dam. Una ubi­ca­ción es­tra­té­gi­ca, por­que allí lle­ga el acei­te (su ma­te­ria pri­ma) des­de dis­tin­tos orí­ge­nes. Bin­go.

Es jus­to acla­rar que la me­di­da tam­bién al­can­za al bio­die­sel de In­do­ne­sia, que ve­nía cre­cien­do con rit­mo si­mi­lar. Ela­bo­ra­do a par­tir del acei­te de pal­ma, es tan com­pe­ti­ti­vo co­mo el ar­gen­tino. La reac­ción del go­bierno de In­do­ne­sia fue in­me­dia­ta: de­ci­die­ron in­cre­men­tar el cor­te obli­ga­to­rio del ga­soil uti­li­za­do al in­te­rior del país, pa­san­do del ac­tual 10%, al 20%. Es­te año los em­bar­ques a la UE iban a al­can­zar los 2 millones de me­tros cú­bi­cos. Pa­ra el 2014 pien­san re­du­cir­los a ce­ro, vol­can­do todo el pro­duc­to a su mer­ca­do in­terno.

La Ar­gen­ti­na tie­ne ra­zo­nes de so­bra pa­ra im­ple­men­tar una me­di­da si­mi­lar. La cri­sis ener­gé­ti­ca tie­ne por prin­ci­pal pro­ta­go­nis­ta a la es­ca­sez de ga­soil, pre­ci­sa­men­te el com­bus­ti­ble que el bio­die­sel sus­ti­tu­ye con ven­ta­jas téc­ni­cas y am­bien­ta­les.

El Con­gre­so aca­ba de au­to­ri­zar al Eje­cu­ti­vo a im­por­tar has­ta 8 millones de me­tros cú­bi­cos de ga­soil sin pa­go de de­re­chos. Sus­ti­tuir es­tas im­por­ta­cio­nes por bio­die­sel na­cio­nal no só­lo sig­ni­fi­ca aho­rro de di­vi­sas, sino que tam­bién per­mi­ti­ría sos­te­ner mi­les de pues­tos de tra­ba­jo e in­cre­men­tar el va­lor de to­dos los pro­duc­tos del com­ple­jo so­ja. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.