Car­ne: el tren vuel­ve a pa­sar

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL -

An­tes de fin de año, la Unión Eu­ro­pea y el Mer­co­que sur de­ben pre­sen­tar sus ofer­tas con el fin de con­cluir las di­la­ta­das ne­go­cia­cio­nes pa­ra ce­rrar un acuer­do de li­bre co­mer­cio, lo que sig­ni­fi­ca­ría un gran avan­ce pa­ra la ca­de­na cár­ni­ca re­gio­nal.

La ini­cia­ti­va se lan­zó en 1999, pe­ro se es­tan­có en 2004, cuan­do am­bos blo­ques con­si­de­ra­ron que la pro­pues­ta co­mer­cial de su con­tra­par­te era in­sa­tis­fac­to­ria. Si bien se re­to­mó en 2010, al con­ti­nuar la pu­ja en­tre pos­tu­ras pro­tec­cio­nis­tas y de aper­tu­ra de mer­ca­dos, los avan­ces fue­ron in­sig­ni­fi­can­tes.

Fi­na­li­za­da la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, Eu­ro­pa pro­fun­di­zó su pro­tec­cio­nis­mo agrí­co­la bus­can­do el au­to­abas­te­ci­mien­to ali­men­ta­rio, lo que se agra­vó con la crea­ción del Mer­ca­do Co­mún Eu­ro­peo en 1957.

No obs­tan­te, con las re­for­mas de la Po­lí­ti­ca Agrí­co­la Co­mún (PAC) de 2000 y 2003 se des­aco­pla­ron los sub­si­dios de los vo­lú­me­nes pro­du­ci­dos, lo que tu­vo un im­pac­to fa­vo­ra­ble so­bre el co­mer­cio de car­ne va­cu­na, pe­se a que aún sub­sis­ten al­tí­si­mas barreras aran­ce­la­rias. En es­te con­tex­to, la UE se am­plió a 28 miem­bros, in­cor­po­ran­do paí­ses de­fi­ci­ta­rios en car­nes y con pro­nós­ti­cos de in­cre­men­tar el con­su­mo de cor­tes bo­vi­nos im­por­ta­dos.

Así lo en­ten­die­ron las prin­ci­pa­les or­ga­ni­za­cio­nes de ga­na­de­ros y fri­go­rí­fi­cos re­gio­na­les, que en 2004 for­ma­ron el Fo­ro Mer­co­sur de la Car­ne y fi­ja­ron su ob­je­ti­vo pa­ra el acuer­do: una cuo­ta de 325.000 to­ne­la­das li­bres de aran­ce­les, ade­más de las exis­ten­tes, es­ta­ble­cien­do un me­ca­nis­mo de re­par­to in­terno, todo lo cual fue apro­ba­do por los ne­go­cia­do­res ofi­cia­les.

En la Ar­gen­ti­na, el pro­tec­cio­nis­mo que pre­va­le­ció en la di­ri­gen­cia po­lí­ti­ca y em­pre­sa­ria lo­cal du­ran­te mu­chas dé­ca­das, lle­vó a que se mi­ra­ran mu­cho más los cos­tos del acuer­do que las ven­ta­jas en ma­te­ria de co­mer­cio ex­te­rior, in­ver­sio­nes y em­pleo. Sor­pren­den­te­men­te, un sec­tor que tie­ne mu­cho más pa­ra ga­nar que pa­ra per­der, co­mo la in­dus­tria de ali­men­tos, nun­ca pu­so gran én­fa­sis en el te­ma, tal vez a cau­sa del pro­gre­si­vo ais­la­mien­to co­mer­cial del país.

En sín­te­sis, des­de el ini­cio la Ar­gen­ti­na y Bra­sil se mos­tra­ron más in­cli­na­dos a pos­ter­gar cual­quier avan­ce en la ne­go­cia­ción con la UE a fa­vor de sus pos­tu­ras pro- tec­cio­nis­tas. En cam­bio, Uru­guay y Pa­ra­guay fue­ron pro­cli­ves a la con­cre­ción, en fun­ción de ba­lan­ces más po­si­ti­vos en­tre ven­ta­jas y des­ven­ta­jas.

Con la caí­da del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, Bra­sil empezó a mos­trar in­te­rés en ce­rrar un acuer­do y has­ta se es­pe­cu­ló so­bre la es­tra­te­gia de ju­gar­se so­lo, siem­pre ne­ga­da ofi­cial­men­te. Uno de los ele­men­tos dis­pa­ra­do­res de es­ta apre­cia­ción fue­ron las de­cla­ra­cio­nes del can­ci­ller bra­si­le­ño -pu­bli­ca­das por el Fi­nan­cial Ti­mes ha­ce un mes- so­bre la po­si­bi­li­dad de que los paí­ses del Mer­co­sur apli­quen di­fe­ren­tes ve­lo­ci­da­des en la im­ple­men­ta­ción del tra­ta­do.

Es de­cir, se fir­ma­ría el acuer­do mar­co con la UE pe­ro lue­go ca­da miem­bro pre­sen­ta­ría su pro­pues­ta de des­gra­va­ción aran­ce­la­ria al tiem­po que re­ci­bi­ría de for­ma re­cí­pro­ca el es­que­ma de la con­tra­par­te. O sea que aque­llos paí­ses es­tén dis­pues­tos a abrir más su mer­ca­do pa­ra los bie­nes y ser­vi­cios eu­ro­peos re­ci­bi­rían un ac­ce­so más am­plio y rá­pi­do al Vie­jo Con­ti­nen­te.

Mien­tras el Mer­co­sur y la UE lle­van años de­ba­tien­do có­mo al­can­zar el acuer­do, mu­chos paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá, Aus­tra­lia, Nue­va Ze­lan­da, Chi­le, Pe­rú, Mé­xi­co, Ja­pón y Chi­na avan­za­ron a pa­so fir­me en ma­te­ria de tra­ta­dos bi­na­cio­na­les de li­bre co­mer­cio, re­fren­da­dos por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio (OMC).

Por su par­te, la UE ru­bri­có más de 30 acuer­dos, con paí­ses co­mo Co­rea, Al­ba­nia, Chi­le y Mé­xi­co. Se po­drá adu­cir que nin­guno de ellos re­pre­sen­ta un re­to a su pro­te­gi­do mer­ca­do agrí­co­la, pe­ro el ar­gu­men­to se des­ba­ra­ta an­te el re­cien­te anun­cio de que ini­cia­rá ne­go­cia­cio­nes de li­bre co­mer­cio con los Es­ta­dos Uni­dos, pri­me­ra po­ten­cia agrí­co­la mun­dial. En tan­to, el Mer­co­sur só­lo lo­gró ce­rrar acuer­dos con Is­rael y Jor­da­nia. De ahí, que en la me­di­da en que el res­to del mun­do si­ga avan­zan­do en es­te ti­po de es­tra­te­gias, el blo­que re­gio­nal re­sul­ta­rá más ais­la­do y mu­cho me­nos com­pe­ti­ti­vo.

Es­ta­mos a tiem­po de que la Ar­gen­ti­na rec­ti­fi­que su rum­bo co­mer­cial fren­te al in­mi­nen­te in­ter­cam­bio de ofer­tas en­tre los blo­ques. Que­dar­se re­za­ga­do en un gru­po de me­nor ve­lo­ci­dad se­ría un error es­tra­té­gi­co que se pa­ga­rá ca­ro, aun­que tal vez la so­cie­dad tar­de en re­co­no­cer­lo. En tan­to, las opor­tu­ni­da­des que trae­ría apa­re­ja­do un en­ten­di­mien­to más am­plio son enor­mes pa­ra el país y sig­ni­fi­ca­rían un ver­da­de­ro pa­so ade­lan­te pa­ra la ca­de­na cár­ni­ca. t

REUTERS

Fae­na. Los fri­go­rí­fi­cos es­tán tra­ba­jan­do muy por de­ba­jo de su po­ten­cial, por las tra­bas a ex­por­tar ini­cia­das en 2006.

Mi­guel Go­re­lik

EX­PER­TO EN EL NE­GO­CIO DE LA CAR­NE Y EX VI­CE­PRE­SI­DEN­TE

DE QUIC­KFOOD.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.