Cues­tión de fa­mi­lia

En Hug­hes, San­ta Fe, ple­na zo­na nú­cleo agrí­co­la, los Váz­quez siem­bran un pe­que­ña su­per­fi­cie pro­pia y otra al­qui­la­da, pe­ro tie­nen una cre­cien­te pro­duc­ción de cer­dos pa­ra apro­ve­char sus gra­nos. Ade­más, dan ser­vi­cios con su ma­qui­na­ria. In­te­gra­ción, a pleno.

Clarin - Rural - - TAPA - HUG­HES, SAN­TA FE. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Pablo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

Ru­bén Váz­quez se acer­ca a la ve­ra de la ru­ta 8. Es el ki­ló­me­tro 330, en lo­ca­li­dad de Hug­hes, San­ta Fe. En ese pun­to se en­cuen­tra con Cla­rín Ru­ral.

A mil me­tros de la ru­ta es­tá la en­tra­da a su cam­po, en don­de es­pe­ran sus hi­jos, Die­go, el ma­yor, y Gon­za­lo. En un ám­bi­to muy fa­mi­liar, abren las puer­tas de su es­ta­ble­ci­mien­to. Los tres son el eje de una em­pre­sa me­dia­na, de pro­duc­ción mix­ta, que ha­ce agri­cul­tu­ra, tie­ne una gran­ja de cer­dos y, ade­más, brin­da ser­vi­cios de ma­qui­na­ria a ter­ce­ros. Va­le la pe­na co­no­cer­la. En la in­te­gra­ción de las ac­ti­vi­da­des, es­ta fa­mi­lia en­con­tró la cla­ve de la es­ta­bi­li­dad pro­duc­ti­va y fi­nan­cie­ra que les per­mi­te mos­trar su exi­to­so es­que­ma mix­to en ple­na zo­na nú­cleo agrí­co­la del país. Es­ta par­ti­cu­la­ri­dad tam­bién los des­ta­ca den­tro del gru­po CREA Teo­do­li­na, del que for­man par­te, en el cual el res­to de los miem­bros son ex­clu­si­va­men­te pro­duc­to­res agrí­co­las.

En reali­dad, el es­que­ma de los Váz­quez re­to­ma una vie­ja tra­di­ción de la his­to­ria de es­ta re­gión, que fue his­tó­ri­ca­men­te mai­ce­ra y que vio có­mo cre­cían las gran­jas por­ci­nas y aví­co­las en torno a la pro­duc­ción de es­te cul­ti­vo.

Ru­bén si­gue vi­vien­do en el cam­po, en el que cre­ció. En cam­bio, sus hi­jos, que tam­bién vi­vie­ron ahí, ya mi­gra­ron al pue­blo más cer­cano, San­ta Isa­bel, que es­tá a só­lo diez ki­ló­me­tros. Sin em­bar­go, van dia­ria­men­te al cam­po pa­ra tra­ba­jar, ya que el ma­ne­jo que ha­cen re­quie­re de la ple­na aten­ción de los dos.

Die­go es mé­di­co ve­te­ri­na­rio y es­tá a car­go de la pro­duc­ción por­ci­na, y Gon­za­lo, que es in­ge­nie­ro agró­no­mo, se res­pon­sa­bi­li­za de la par­te agrí­co­la y de la em­pre­sa de ser­vi­cios de ma­qui­na­ria, aun­que re­co­no­cen que cuan­do es ne­ce­sa­rio “to­dos ha­cen de todo”. Por su par­te, el pa­pá Ru­bén se en­car­ga de las cues­tio­nes fi­nan­cie­ras de la fir­ma, que “no es po­ca co­sa”, se­gún di­cen sus hi­jos, so­bre todo en es­tos mo­men­tos de la Ar­gen­ti­na y del ne­go­cio.

Es­te año, to­da es­ta or­ga­ni­za­ción vie­ne su­frien­do un he­cho muy par­ti­cu­lar en la zo­na: el cli­ma ha si­do muy errá­ti­co. Las llu­vias de­fi­cien­tes de todo el año, en com­bi­na­ción con lo­tes que no tie­nen una ap­ti­tud agrí­co­la ho­mo­gé­nea, los es­tá ins­tan­do a ser muy pun­ti­llo­sos con las de­ci­sio­nes de siem­bra. Ade­más, ellos no pue­den equi­vo­car­se: tra­ba­jan “só­lo” 160 hec­tá­reas pro­pias y 240 al­qui­la­das y lo ha­cen con una apues­ta tec­no­ló­gi­ca igual en to­da la su­per­fi­cie, ya que en la par­te arren­da­da se guían por pau­tas de sus­ten­ta­bi­li­dad que in­clu­so es­ta­ble­cen en los con­tra­tos de al­qui­ler.

Gon­za­lo co­men­ta que el maíz, un cul­ti­vo cla­ve pa­ra ellos ya que la gran­ja por­ci­na con­su­me el 80% de lo pro­du­cen, fue sem­bra­do en los lo­tes más cer­ca­nos a una la­gu­na, ya que allí to­da­vía con­ser­van un buen per­fil de hu­me­dad, da­da la in­fluen­cia de la na­pa freá­ti­ca. Otra par­te de la su­per­fi­cie de es­te cul­ti­vo se­rá tar­día.

Die­go ex­pli­ca que las fe­chas di­fe­ri­das del ce­real son una gran ven­ta­ja, por­que brin­da es­ta­bi­li­dad en los ren­di­mien­tos, al­go muy ne­ce­sa­rio pa­ra ellos. De to­das for­mas, di­ce que hay que te­ner al­gu­nos re­cau­dos, por­que de­ben co­se­char­lo se­co pa­ra la gran­ja, pa­ra lo cual bus­can un ci­clo cor­to, pa­ra que ma­du­re bien a cam­po an­tes de que lle­guen la má­qui­nas a re­co­ger­lo.

Es­te año van a sem­brar 100 hec­tá­reas de maíz y el res­to se­rá de so­ja de pri­me­ra. En el ca­so de la olea­gi­no­sa, el ma­ne­jo es al­go más sen­ci­llo, ma­ni­fies­ta Gon­za­lo, aun­que va­rían fe­chas de siem­bra y ci­clos de ma­du­rez en fun­ción de la ca­li­dad de lo­tes. Un 20% de la so­ja que pro­du­cen se con­su­me en la gran­ja, aun­que en for­ma de ex­pe­ller, gracias a un acuer­do que tie­nen con una ex­tru­sa­do­ra de la zo­na, a la que le en­tre­gan el grano y les pa­ga con ex­pe­ller, en un ven­ta­jo­so acuer­do pa­ra am­bas par­tes.

Die­go ex­pli­ca que el maíz que con­su­me re­pre­sen­ta el 50% del cos­to de ca­pón (el ma­cho cas­tra­do). Es de­cir, cuan­to más ba­ra­to es el pre­cio del maíz, más ba­ra­to es el cos­to del ca­pón ter­mi­na­do.

Más allá de los vai­ve­nes que eso ge­ne­ra, la fa­mi­lia tie­ne gran­des ex­pec­ta­ti­vas con la pro­duc­ción de cer­dos y pien­san que en al­gún mo­men­to, no muy le­jano, en la Ar­gen­ti­na se da­rá un sal­to en el con­su­mo de es­ta car­ne. “Hay una im­por­tan­te pers­pec­ti­va de cre­ci­mien­to, que pue­de co­men­zar a dar­se en cual­quier mo­men­to.

Aho­ra se ha­bla nue­va­men­te de una in­ci­pien­te li­qui­da­ción de vien­tres en la pro­duc­ción bo­vi­na. Si se ma­tan esas ma­dres, el fal­tan­te de car­ne que va a pro­vo­car, ¿con qué se va a re­em­pla­zar? Con cer­do y po­llo, es­tá cla­ro”, se en­tu­sias­ma Ru­bén.

En fun­ción de es­ta vi­sión, el año pa­sa­do in­vir­tie­ron en la cons­truc­ción de una sa­la de pa­ri­ción, que inau­gu­ra­ron ha­ce sie­te me­ses. En la pa­ri­ción, ex­pli­can, te­nían las ma­yo­res pér­di­das de efi­cien­cia, pe­ro aho­ra pa­sa­ron de des­te­tar 7 cer­dos por ma­dre a 10 por ca­da una.

Ac­tual­men­te, tie­nen 80 ma­dres en pro­duc­ción, pe­ro el ob­je­ti­vo, a un año y me­dio, es am­pliar el plan­tel a 120. El ci­clo de pro­duc­ción si­gue con la re­cría del ca­pón, que se ha­ce en gran­des jau­las de ma­de­ra, y fi­nal­men­te la ter­mi­na­ción, que tam­bién es a cam­po.

Ellos mis­mos, con la ayu­da de un al­ba­ñil, le­van­ta­ron el gal­pón de pa­ri­ción. Gracias a que fue­ron la mano de obra, se aho­rra­ron un 40% del cos­to de la cons­truc­ción. “Hoy, un gal­pón de pa­ri­ción, lla­ve en mano, cues­ta unos 7.000 dó­la­res por cer­da”, sub­ra­yan, dan­do una idea de la mag­ni­tud de la in­ver­sión ne­ce­sa­ria y el es­fuer­zo que eso im­pli­ca pa­ra una em­pre­sa fa­mi­liar pe­que­ña.

Pe­ro los ob­je­ti­vos no que­dan allí: los pró­xi­mos pa­sos en el plan de me­jo­ras de la cha­cra in­clu­yen la cons­truc­ción de la sa­la de ser­vi­cio/ges­ta­ción y de des­te­te.

Pe­ro, pa­ra ce­rrar el círcu­lo, la fa­mi­lia de­bió bus­car­le un ne­go­cio a las má­qui­nas que tie­nen pa­ra ha­cer una agri­cul­tu­ra efi­cien­te, en tiem­po y for­ma. En esa bús­que­da se cons­ti­tu­yó otra de las pa­tas fuer­te de la em­pre­sa de los Váz­quez: la pres­ta­ción de ser­vi­cios de la­bo­res agrí­co­las, con las que co­men­za­ron en el 2004, cuan­do com­pra­ron la pri­mer co­se­cha­do­ra.

Hoy, co­mo con­tra­tis­tas de ma­qui­na­ria agrí­co­la, tie­nen dos sem­bra­do­ras, dos trac­to­res, una co­se­cha­do­ra y una pul­ve­ri­za­do­ra de arras­tre. Re­co­no­cen que vie­nen tra­ba­jan­do muy fuer­te pa­ra man­te­ner­se a la van­guar­dia en es­te ru­bro tam­bién.

Gon­za­lo cuen­ta que pu­die­ron ir com­pran­do fie­rros con ma­yor ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo a fuer­za tra­ba­jar mu­chas ho­ras con los mo­de­los más chi­cos y en mu­chas zo­nas. Re­cién el año pa­sa­do, agre­gan, lo­gra­ron con­cen­trar­se más den­tro de su re­gión. Así, por la cer­ca­nía y el ma­yor ren­di­mien­to de los lo­tes, pu­die­ron ba­jar en can­ti­dad de hec­tá­reas, que les per­mi­tió tam­bién dis­mi­nuir los ries­gos que im­pli­ca el tras­la­do de la ma­qui­na­ria por las ru­tas.

Los Váz­quez son un ejem­plo de em­pre­sa fa­mi­liar que, en la in­te­gra­ción, en­con­tró una pla­ta­for­ma pa­ra sos­te­ner­se y pen­sar en se­guir cre­cien­do. El tra­ba­jo es­for­za­do y avan­zar con pa­sos cor­tos pe­ro se­gu­ros, en mo­men­tos cla­ve, hi­cie­ron la di­fe­ren­cia.

Po­nien­do pri­me­ra. Ha­ce po­cos días, en el arran­que de la siem­bra de so­ja, Die­go (ade­lan­te), Gon­za­lo (al me­dio) y su pa­dre Ru­bén (atrás).

Pa­dre e hi­jos. De izq. a dcha., Gon­za­lo y Die­go con su pa­dre Ru­bén, sa­la de pa­ri­ción que le­van­ta­ron con sus pro­pias ma­nos. Los fu­tu­ros ca­po­nes es­tán 3 se­ma­nas jun­to a su ma­dre an­tes de co­men­zar la re­cría.

so­ja, de­ci­si­va. En es­ta cam­pa­ña la sem­bra­rán en el 75% de la su­per­fi­cie, ya que por la fal­ta de llu­vias a tiem­po de­bie­ron cam­biar par­te área que iba a maíz. Al po­ro­to lue­go lo can­jean por ex­pe­ller de so­ja.

maíz, es­tra­té­gi­co. Lo co­se­chan con ma­qui­na­ria pro­pia y con­su­men 80%. En es­ta cam­pa­ña sem­bra­rán bue­na par­te en for­ma tar­día.

4. Si­los. Ade­lan­te, en los aé­reos, se al­ma­ce­na la so­ja. De­trás, en los sub­te­rrá­neos, maíz. 5. Crian­za. En es­ta eta­pa se con­su­me ali­men­to ini­cia­dor pa­ra com­pen­sar las di­fe­ren­cias de pe­so en­tre los na­ci­dos en la mis­ma ca­ma­da. 6. Re­cría. Con tres se­ma­nas de vi­da, el ca­pón pa­sa a la jau­la a cam­po y con­su­me un ali­men­to a ba­se de maíz y so­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.