Má­qui­na de im­pri­mir dó­la­res

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Es cier­to que los pre­cios agrí­co­las han caí­do drás­ti­ca­men­te res­pec­to de los ni­ve­les del año pa­sa­do. El maíz ba­jó un 35%. La so­ja un 10%. Los ad­ve­ne­di­zos co­rean que “se ter­mi­nó el vien­to de co­la”, y que vuel­ve el “de­te­rio­ro se­cu­lar de los tér­mi­nos de in­ter­cam­bio”.

Pe­ro pon­ga­mos las co­sas en su lu­gar.

El maíz va­le aho­ra 170 dó­la­res en Chica­go, pe­ro sube a 185 pa­ra me­dia­dos del año que vie­ne. Le­jos del exa­brup­to del 2013, cuan­do la se­ve­rí­si­ma se­quía en el corn belt pro­du­jo una pér­di­da de 80 millones de to­ne­la­das, equi­va­len­te a tres co­se­chas ar­gen­ti­nas com­ple­tas. Es­te año el cli­ma ayu­dó, los stocks se re­cu­pe­ra­ron y los pre- cios apli­ca­ron el ma­nual.

La so­ja no ba­jó tan­to por­que fue cas­ti­ga­da por la fal­ta de llu­vias en el fi­nal de la cam­pa­ña. Es­tá aho­ra en 470/480 dó­la­res por to­ne­la­da aun­que se des­cuen­ta una gran co­se­cha su­da­me­ri­ca­na y por eso pa­ra me­dia­dos del 2013 ba­ja a 430 dó­la­res.

Pe­ro es­tos pre­cios es­tán un 50% por en­ci­ma de los pro­me­dios de ha­ce diez años, aun con­si­de­ran­do la de­pre­cia­ción del dó­lar. De­fi­ni­ti­va­men­te, asis­ti­mos a una on­da lar­ga de al­tos pre­cios de los bá­si­cos ali­men­ti­cios. En tér­mi­nos lla­nos, si­gue ha­bien­do más com­pra­do­res que ven­de­do­res. Vea­mos.

Chi­na, la gran as­pi­ra­do­ra de gra­nos, ya ha­bía aban­do­na­do la po­si­bi­li­dad de au­to­abas­te­cer­se de so­ja. Empezó a im­por­tar ha­ce quin­ce años. Des­de en­ton­ces, fue su­bien­do a un rit­mo de 5 millones de to­ne­la­das por año. Aho­ra pa­re­ce que les fa­lló la co­se­cha y van a te­ner que im­por­tar 70 mi- llo­nes de to­ne­la­das.

Re­cor­de­mos que en el mis­mo pe­río­do la Ar­gen­ti­na cre­ció de 15 a 50 millones de to­ne­la­das. En otras pa­la­bras: la de­man­da chi­na cre­ce al do­ble que la pro­duc­ción ar­gen­ti­na. Pe­ro es­to es ape­nas la pun­ta del ice­berg.

La se­ma­na pa­sa­da, el con­gre­so de los Es­ta­dos Uni­dos acep­tó fi­nal­men­te la ven­ta del gi­gan­te

La agroin­dus­tria per­mi­te ob­te­ner­los de for­ma más com­pli­ca­da pe­ro ge­nui­na

Smith­field, lí­der mun­dial en cer­dos, a una em­pre­sa chi­na. Por un mon­to de 7.000 millones de dó­la­res, es la ma­yor com­pra de una em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se por par­te de una chi­na, con­si­de­ran­do to­dos los ru­bros. Lo que es­tán com­pran­do los chi­nos es maíz y so­ja “pues­tos”.

Y es­ta se­ma­na se in­for­mó que el con­glo­me­ra­do chino Shang­hai Peng­xin es­tá lis­to pa­ra com­prar Syn­lait, la se­gun­da lác­tea de Nue­va Ze­lan­da. Es­to su­ce­de des­pués de com­prar un gru­po de tam­bos en la is­la del nor­te del país por U$S 170.000.000 en 2012.

Syn­lait po­see un to­tal de 4.000 hec­tá­reas de tie­rra, y al­re­de­dor de 13.000 va­cas le­che­ras. Ela­bo­ran le­che en pol­vo in­clu­yen­do fór­mu­las in­fan­ti­les pa­ra la ex­por­ta­ción a Chi­na y otros paí­ses.

Otra em­pre­sa de pro­duc­tos lác­teos de Chi­na, Bright Dairy & Food Co, ya te­nía una par­ti­ci­pa­ción del 39 % en Syn­lait, que fa­bri­ca la mar­ca de le­che de fór­mu­la Pu­re Can­ter­bury, muy ven­di­da en Chi­na.

Mien­tras tan­to, otras em­pre­sas de lác­teos de Chi­na, In­ner Mon­go­lia Yi­li In­dus­trial Group y Yas­hi­li, de Chi­na Men­gniu Dairy Co, es­tán cons­tru­yen­do plan­tas de pro­ce­sa­mien­to en Gran Bre­ta­ña.

Ha­ce un mes, en ple­na cam­pa­ña elec­to­ral, la presidenta CFK inau­gu­ró una plan­ta de San­Cor en Chi­vil­coy. Allí exal­tó la im­por­tan­cia del mer­ca­do chino pa­ra la le­che ma­ter­ni­za­da que pro­du­ce la coope­ra­ti­va. Esa le­che es maíz y so­ja con va­lor agre­ga­do en la ex­tra­ña al­qui­mia que trans­cu­rre en la ubre de una va­ca.

Chi­na es só­lo la me­tá­fo­ra de un pro­ce­so mu­cho más am­plio. La tran­si­ción die­té­ti­ca im­pli­ca pa­sar de co­mer fé­cu­las, co­mo arroz, maíz y otros gra­nos de con­su­mo hu­mano di­rec­to, a co­mer pro­teí­nas ani­ma­les. Si­gue vi­gen­te en­ton­ces la opor­tu­ni­dad.

La presidenta di­jo tam­bién que nues­tro dra­ma es no po­der im­pri­mir dó­la­res. Aho­ra que la pre­si­den­cia es­tá en ma­nos de un ex­per­to en im­pri­mir bi­lle­tes, se­ría bueno que se com­pren­da que la agroin­dus­tria es una fór­mu­la más com­pli­ca­da, pe­ro mu­cho más ge­nui­na pa­ra ha­cer­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.