Agro­quí­mi­cos: del qué al có­mo

El ex­per­to de EE.UU. Ja­mes Bus in­di­có aquí que los pro­duc­tos son ple­na­men­te se­gu­ros, pe­ro re­cor­dó que la cla­ve es­tá en la for­ma en la que se apli­can.

Clarin - Rural - - SUSTENTABILIDAD - Pablo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

El de­ba­te so­bre la apli­ca­ción de agro­quí­mi­cos es­tá en el cen­tro de la es­ce­na en la Ar­gen­ti­na. Por eso, va­le la pe­na co­no­cer to­dos los as­pec­tos de los pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios, de pun­ta a pun­ta, con todo lo que im­pli­ca su de­sa­rro­llo y, lue­go, des­de que se lan­zan al mer­ca­do.

La eta­pa pre­co­mer­cial im­pli­ca en­tre ocho y nue­ve años, re­la­ta Ja­mes Bus, un es­pe­cia­lis­ta en to­xi­co­lo­gía, de EE.UU., que es­ta se­ma­na dio una char­la en la se­de lo­cal del ILSI (si­glas en in­glés del Ins­ti­tu­to In­ter­na­cio­nal de Cien­cias de la Vi­da). El ex­per­to es miem­bro del con­se­jo di­rec­ti­vo de es­ta ins­ti­tu­ción y tra­ba­jó du­ran­te trein­ta años en el área de to­xi­co­lo­gía de Dow.

Pa­ra Bus, es­tá cla­ro que los agro­quí­mi­cos no son un pro­ble­ma en sí mis­mo, por­que to­da la eta­pa de de­sa­rro­llo y las prue­bas que atra­vie­sa un pro­duc­to en la eta­pa pre­co­mer­cial ase­gu­ran su se­gu­ri­dad.

El es­pe­cia­lis­ta con­tó que, pa­ra lle­gar al mer­ca­do, ca­da pro­duc­to pa­sa por prue­bas cien­tí­fi­cas que si­guen un de­ter­mi­na­do pro­to­co­lo, por un la­do es­ta­ble­ci­do por la pro­pia in­dus­tria que lo quie­re lan­zar, pe­ro a la vez es so­me­ti­do a ex­pe­rien­cias to­xi­co­ló­gi­cas de la­bo­ra­to­rio ba­sa­das en cri­te­rios in­ter­na­cio­na­les es­ta­ble­ci­dos por la OCDE (Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y De­sa­rro­llo Eco­nó­mi­cos) y exi­gi­das por la ma­yo­ría de los go­bier­nos, co­mo en EE.UU..

Bus pre­ci­só que la ri­gu­ro­si­dad téc­ni­co-cien­tí­fi­ca que exi­gen las au­to­ri­da­des de Was­hing­ton es la mis­ma con la que Se­na­sa eva­lúa un pro­duc­to que quie­re co­mer­cia­li­zar­se en mer­ca­do ar­gen­tino.

El es­pe­cia­lis­ta nor­te­ame­ri­cano ex­pli­có, por ejem­plo, que pa­ra co­no­cer el ni­vel to­xi­co­ló­gi­co de un pro­duc­to se ha­cen prue­bas de sen­si­bi­li­dad en el cor­to pla­zo y tam­bién de lar­go pla­zo. Am­bas son muy im­por­tan­tes, pe­ro son las de lar­go pla­zo las que per­mi­ten des­car­tar de plano un pro­duc­to, si lue­go de dos años de ex­po­si­ción al quí­mi­co, en las prue­bas de la­bo­ra­to­rio, pro­du­ce al­gu­na mu­ta­ción en el ADN hu­mano.

A par­tir de es­tas prue­bas de al­ta ca­li­dad que se le ha­cen a un fi­to­sa­ni­ta­rio an­tes de lle­var­lo al mer­ca­do, y des­car­ta­dos pe­li­gros pa­ra el hom­bre y el am­bien­te, los ries­gos apa­re­cen cuan­do no se res­pe­tan las bue­nas prác­ti­cas de apli­ca­ción.

En es­te sen­ti­do, Bus co­men­tó que en EE.UU. exis­te una or­ga­ni­za­ción, Crop Life, a la que es­tán afi­lia­das di­fe­ren­tes com­pa­ñías e ins­ti­tu­cio­nes, que di­fun­de las for­mas co­rrec­tas de apli­ca­ción, pa­ra que se cum­plan to­das las re­gla­men­ta­cio­nes de sa­lud pú­bli­ca y me­dio am­bien­te en torno a la apli­ca­ción de agro­quí­mi­cos.

Ade­más, la en­ti­dad pro­mue­ve pro­gra­mas de ca­pa­ci­ta­ción y edu­ca­ción de los aplicadores, ya que en EE.UU. de­ben te­ner una li­cen­cia o ma­tri­cu­la­ción pa­ra rea­li­zar esa ta­rea, di­ce Bus. Por otra par­te, el es­pe­cia­lis­ta pre­ci­só que hay pro­gra­mas de “bio­mo­ni­to­reo” de los tra­ba­ja­do­res ru­ra­les, pa­ra che­quear que no ten­gan re­si­duos de pro­duc­tos quí­mi­cos en san­gre.

Bus trans­mi­tió cla­ra­men­te la idea de que los agro­quí­mi­cos no son un pro­ble­ma en sí, sino que pue­den ser­lo, co­mo cual­quier quí­mi­co, si se apli­can mal. Por eso, es­tá cla­ro, es en los mo­dos de apli­ca­ción en don­de de­be po­ner­se el ma­yor fo­co, pa­ra evi­tar pro­ble­mas en los cam­pos, con las co­mu­ni­da­des y, ade­más, pa­ra uti­li­zar­los de la ma­ne­ra más efi­cien­te y pro­duc­ti­va po­si­ble.

Afue­ra y aden­tro. A la izq., un equi­po a pun­to de co­men­zar una pul­ve­ri­za­ción en el Li­to­ral. Arri­ba, Bus, quien es­tu­vo es­ta se­ma­na en Bue­nos Ai­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.