La ga­na­de­ría, en un la­be­rin­to

Clarin - Rural - - MERCADOS | AGRONEGOCIOS -

Los pro­duc­to­res ga­na­de­ros es­tán des­mo­ti­va­dos con la ac­ti­vi­dad. Lue­go de dos años de már­ge­nes ra­zo­na­bles pa­ra el ries­go aso­cia­do a la pro­duc­ción de ha­cien­da, los cria­do­res es­tán en un pun­to en el que no sa­ben si am­pliar sus plan­te­les o des­pren­der­se de una par­te de ellos.

La pro­por­ción de hem­bras en­via­das a fae­na, que fue ba­ja en el 2011 y 2012, ha es­ca­la­do va­rios pel­da­ños en el 2013 y se apro­xi­ma a un ni­vel que no de­be tras­pa­sar­se si se pre­ten­de una ga­na­de­ría en ex­pan­sión. Es­to im­pli­ca que los már­ge­nes se han de­te­rio­ra­do y que el pre­cio de la ha­cien­da en el mer­ca­do in­terno no es­tá acom­pa­ñan­do la suba que mues­tran los cos­tos de pro­duc­ción y de vi­da en el país. Pa­ra los pro­duc­to­res, el pre­cio ac­tual de la ha­cien­da es po­co atrac­ti­vo pa­ra em­bar­car­se en desafíos pro­duc­ti­vos ma­yo­res.

Por su par­te, los fri­go­rí­fi­cos ex­por­ta­do­res, ac­to­res muy re­le­van­tes que se en­cuen­tran al fi­nal de la ca­de­na, es­tán te­nien­do se­rios pro­ble­mas pa­ra co­lo­car con ren­ta­bi­li­dad car­ne ar­gen­ti­na en el ex­te­rior. El va­lor lo­cal de la ha­cien­da, me­di­do en dó­la­res, se en­cuen­tra bas­tan­te por arri­ba de lo que se pa­ga en Bra­sil, una re­fe­ren­cia in­elu­di­ble si se con­si­de­ra que el país ve­cino ocu­pa un lu­gar en el po­dio de los gran­des ex­por­ta­do­res mun­dia­les de car­ne bo­vi­na (jun­to con In­dia, Aus­tra­lia o Es­ta­dos Uni­dos, se­gún los años).

Pa­ra los ex­por­ta­do­res, el pre­cio de la ha­cien­da de­be­ría ser me­nor, pa­ra de esa for­ma con­ven­cer a los com­pra­do­res de otros paí­ses de que eli­jan la car­ne ar­gen­ti­na.

El des­en­cuen­tro ac­tual en­tre y fri­go­rí­fi­cos ex­por­ta­do­res no de­be­ría exis­tir da­das las con­di­cio­nes ex­ter­nas: el mun­do cre­ce, de­man­da más car­ne y los pre­cios in­ter­na­cio­na­les son bue­nos. Si es­te pro­ble­ma exis­te es por­que hay cir­cuns­tan­cias do­més­ti­cas que lo han ge­ne­ra­do, las que tie­nen que ver la­men­ta­ble­men­te con la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca.

La gran dis­tan­cia que se­pa­ra las “pun­tas” de la ca­de­na de la car­ne bo­vi­na ar­gen­ti­na ha sur­gi­do por dos ra­zo­nes: la po­ca fe­liz in­ter­ven­ción del Es­ta­do en el mer­ca­do de ex­por­ta­ción de car­ne; y el desa­cer­ta­do ma­ne­jo ma­cro­eco­nó­mi­co, que ha lle­va­do a que el país ten­ga una ele­va­da in­fla­ción en dó­la­res en los úl­ti­mos años.

Res­pec­to al pri­mer pro­ble­ma, de­be re­cor­dar­se que los fri­go­rí­fi­cos ex­por­ta­do­res su­fren una car­ga tri­bu­ta­ria muy pe­sa­da en con­cep­to de de­re­chos de ex­por­ta­ción (15%) y tam­bién los cos­tos im­plí­ci­tos que ge­ne­ran otras re­gu­la­cio­nes so­bre la ex­por­ta­ción de car­ne bo­vi­na (en­ca­jes). Pue­de de­du­cir­se que si se li­be­ra­se el mer­ca­do de ex­por­ta­ción de car­ne bo­vi­na, se re­du­ci­rían los cos­tos de ex­por­tar, me­jo­ra­rían los már­ge­nes del ne­go­cio, los ex­por­ta­do­res pu­ja­rían por ha­cer­se de más ha­cien­da pa­ra ven­der y, por lo tan­to, par­te de la me­jo­ra de ren­ta­bi­li­dad que lo­gra­ría su ne­go­cio se tras­la­da­ría ha­cia los pro­duc­to­res vía un ma­yor pre­cio pa­ga­do por la ha­cien­da.

Res­pec­to al se­gun­do pro­ble­ma, la Ar­gen­ti­na mues­tra ele­va­das ta­sas de in­fla­ción des­de ha­ce va­rios años, que ron­dan en­tre el 20% y 25% anual, se­gún fuen­tes es­ta­dís- ti­cas con­fia­bles. Pe­ro no to­dos los pre­cios de la eco­no­mía han cre­ci­do ne­ce­sa­ria­men­te a es­te rit­mo. De he­cho, uno de ellos, cla­ve pa­ra un ex­por­ta­dor, el ti­po de cam­bio, lo ha he­cho a un rit­mo con­si­de­ra­ble­men­te me­nor. Es­to úl­ti­mo im­pli­ca que los cos­tos de pro­duc­ción y de vi­da me­di­dos en dó­la­res han cre­ci­do mu­cho en es­tos años.

Co­mo re­fe­ren­cia, una ca­nas­ta de bie­nes de con­su­mo cues­ta ac­tual­men­te en dó­la­res ofi­cia­les un 35% más que ha­ce tres años. Los sa­la­rios y de­más cos­tos de pro­duc­ción (bie­nes de ca­pi­tal, ser­vi­cios, etc.) es­tán tam­bién en es­te ni­vel de au­men­to e in­clu­so por en­ci­ma de él.

El he­cho de que los cos­tos me­di­dos en dó­la­res ha­yan subido fuer­te en Ar­gen­ti­na, pe­ro no así en otros paí­ses con­tra los que com­pe­ti­mos, de­te­rio­ra la com­pe­ti­ti­vi­dad de cual­quier pro­duc­to que ex­por­te el país, en­tre ellos, la car­ne. Só­lo te­nien­do en cuen­ta lo an­te­rior se pue­de en­ten­der que en el 2012 Ar­gen­ti­na ocu­pó 11° lu­gar en el ran­king de ex­por­ta­do­res mun­dia­les de car­ne bo­vi­na, y que ha­ya si­do re­le­ga­da por paí­ses mu­cho me­nos ben­de­ci­dos por la na­tu­ra­le­za y con mu­cha me­nos tra­di­ción ga­na­de­ra, co­mo Pa­ra­guay, Mé­xi­co o Ca­na­dá.

Si se quie­re re­cu­pe­rar el en­tu­sias­mo de los pro­duc­to­res es cla­ve re­ver­tir las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas. Só­lo de es­ta for­ma se po­drán ge­ne­rar los es­pa­cios su­fi­cien­tes pa­ra que se vuel­van a en­con­trar to­dos los ac­to­res de la ca­de­na, pa­ra que el país sal­ga de la re­ta­guar­dia y pa­se a ocu­par el lu­gar que le co­rres­pon­de por his­to­ria y con­di­cio­nes en el mer­ca­do mun­dial.

DA­NIEL GAR­CIA/AFP

Fri­go­rí­fi­cos. Los ex­por­ta­do­res vie­nen arras­tran­do va­rios años de di­fi­cul­ta­des, que de­rrum­ba­ron los em­bar­ques.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.