El desa­rro­llis­mo del si­glo XXI

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

El miér­co­les pa­sa­do, Jor­ge Cas­tro pre­sen­tó su nue­vo li­bro, “El desa­rro­llis­mo del si­glo XXI”. La obra lle­ga en el mo­men­to jus­to. El au­tor lo acla­ra en el pri­mer pá­rra­fo: “Ha co­men­za­do la tran­si­ción en­tre el sis­te­ma de po­der sur­gi­do en la Ar­gen­ti­na a par­tir del 2003 y una nue­va es­truc­tu­ra de de­ci­sio­nes ca­paz de guiar al país en la se­gun­da dé­ca­da del si­glo XXI, con ras­gos acor­des a la épo­ca y a la fi­so­no­mía ad­qui­ri­da por la his­to­ria mun­dial”.

El que avi­sa no trai­cio­na. En es­ta obra im­per­di­ble, Cas­tro nos es­tá mos­tran­do, en el me­dio de la den­sa nie­bla que rei­na en es­tas pam­pas, un rum­bo cer­te­ro. So­bre to­do pa­ra los del cam­po y la agroin­dus­tria, que ten­drán que ope­rar en con­se­cuen­cia.

El au­tor ana­li­za la evo­lu­ción del ca­pi­ta­lis­mo, to­man­do con­cep­tos de quie­nes con­si­de­ra sus prin­ci­pa­les teó­ri­cos, Marx y Schum­pe­ter. Des­fi­lan Kausky, Trotsky, Deng Xiao Ping. Hay un de­no­mi­na­dor co­mún: la vi­sión so­bre la fuer­za arro­lla­do­ra de un sis­te­ma eco­nó­mi­co con­de­na­do a una per­ma­nen­te fu­ga ha­cia ade­lan­te. Un si­glo des­pués, la fu­ga con­ti­núa, ofre­cien­do nue­vas opor­tu­ni­da­des a la hu­ma­ni­dad. Res­ca­ta Cas­tro un pá­rra­fo de Trotsky: “La ley fun­da­men­tal de la his­to­ria es és­ta: la vic­to­ria per­te­ne­ce en úl­ti­ma ins­tan­cia al sis­te­ma que ase­gu­re a la so­cie­dad hu­ma­na el ni­vel eco­nó­mi­co más avan­za­do”. La fu­ga con­ti­núa. Lue­go del en­cua­dre teó­ri­co, Cas­tro se su­mer­ge en nues­tra his­to­ria del si­glo XX. Juan Pe­rón, Ro­ge­lio Fri­ge­rio, Sil­vio Fron­di­zi, Fe­de­ri­co Pi­ne­do y un nue­vo de­no­mi­na­dor co­mún: el rol de la in- ver­sión ex­tran­je­ra en el desa­rro­llo na­cio­nal. Pe­rón com­pren­de es­to en 1954, cuan­do abre la ex­plo­ta­ción del pe­tró­leo al ca­pi­tal glo­bal, y Fri­ge­rio lo va a con­cre­tar po­cos años des­pués. Es el desa­rro­llis­mo del si­glo XX. El del si­glo XXI con­sis­te en “atraer la in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta de las com­pa­ñías glo­ba­les, que son la ma­ni­fes­ta­ción ins­ti­tu­cio­nal de las ca­de­nas

En es­te pro­ce­so, Chi­na, Bra­sil y la In­dia son el nue­vo po­lo de atrac­ción

trans­na­cio­na­les de pro­duc­ción”, di­ce Cas­tro. “Es­to im­pli­ca que los paí­ses en desa­rro­llo que no lo­gren in­te­grar­se en es­tas ca­de­nas, al no atraer o ex­pul­sar a la in­ver­sión di­rec­ta de las em­pre­sas glo­ba­les, se mar­gi­nan por su pro­pia vo­lun­tad del nue­vo cua­dro mun­dial; y por esa vía, se tor­nan cre­cien­te­men­te irre­le­van­tes, lo que sig­ni­fi­ca que aten­gan con­tra el in­te­rés na­cio­nal.”

Jor­ge aca­ba de vol­ver de Chi­na, por enési­ma vez. Co­rro­bo­ró lo que sa­be des­de ha­ce tiem­po: Chi­na, Bra­sil y la In­dia cons­ti­tu­yen el nue­vo po­lo de atrac­ción.

Hay una con­ver­gen­cia es­truc­tu­ral ace­le­ra­da del mun­do emer­gen­te con el desa­rro­lla­do. Aquél fue res­pon­sa­ble de más del 80% del cre­ci­mien­to glo­bal en 2011-2012. Y es­to re­cién em­pie­za...

En es­te pro­ce­so, la Ar­gen­ti­na en­con­tró su lu­gar. Y res­pon­dió con la fuer­za de una reali­dad que siem­pre se su­ble­va an­te los erro­res o la fal­ta de vi­sión es­tra­té­gi­ca. La agroin­dus­tria reali­zó (y si­gue rea­li­zan­do) una pro­fun­da re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca y or­ga­ni­za­cio­nal. Hu­bo un im­pul­so fun­da­men­tal de la mano de la in­ver­sión ex­ter­na, le­van­tan­do en 20 años un com­ple­jo que une a pro­duc­to­res lo­ca­les con las gran­des em­pre­sas glo­ba­les de bio­tec­no­lo­gía, de ma­qui­na­ria, de in­su­mos, con los pro­ce­sa­do­res y el po­de­ro­so en­tra­ma­do co­mer­cial de los ali­men­tos.

Via­jé con Jor­ge Cas­tro a Chi­na en 1998. Yo que­ría sa­ber si íba­mos a po­der ven­der so­ja, por­que sa­bía­mos que con la RR ve­nía un alu­vión.

El que­ría sa­ber to­do. Me hi­zo ver que na­cía un nue­vo mun­do, y que ha­bía que amar el tiem­po en que vi­vi­mos.

Es­ta se­ma­na, la po­de­ro­sa ADM, una de las gran­des com­pa­ñías glo­ba­les de ali­men­tos, anun­ció que ins­ta­la­rá su ter­ce­ra fá­bri­ca de ali­men­tos ba­lan­cea­dos de Chi­na, en Nan­jing. Pro­ce­sa­rán ha­ri­na de so­ja y de­ri­va­dos del maíz im­por­ta­dos. Sí, en su ma­yor par­te, de Ar­gen­ti­na, don­de tam­bién es­tá ADM jun­to con otros diez gran­des pla­yers glo­ba­les dis­pues­tos a vol­ver a in­ver­tir. El desa­rro­llis­mo del si­glo XXI, así, se con­vier­te en un ma­ni­fies­to. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.