La so­ja ar­gen­ti­na si­gue cre­cien­do en Bra­sil

Do­nMa­rio, que ya pi­sa fuer­te allí, su­mó otra se­de

Clarin - Rural - - TAPA - An­drés Ma­ti­na­ta cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

En la úl­ti­ma dé­ca­da, la so­ja ar­gen­ti­na en­con­tró un gran es­pa­cio en Bra­sil, y des­de el sur de ese país, la ge­né­ti­ca na­cio­nal pi­sa fuer­te y bus­ca ex­pan­dir­se ha­cia el nor­te, en don­de se en­cuen­tra una gran por­ción de las ca­si 30 millones de hec­tá­reas de­di­ca­das a la olea­gi­no­sa.

A fuer­za de adap­ta­ción, bue­nos rin­des y pre­co­ci­dad pa­ra es­ca­par a los es­tra­gos de la ro­ya, las va­rie­da­des ar­gen­ti­nas co­men­za­ron a cam­biar la fi­so­no­mía del cul­ti­vo en el ve­cino país.

En es­te ma­pa, fir­mas glo­ba­les de pe­so jue­gan fuer­te en el mer­ca­do, pe­ro la ge­né­ti­ca na­cio­nal tam­bién es pro­ta­go­nis­ta, con lí­de­res co­mo Ni­de­ra y Do­nMa­rio, por ejem­plo.

Es­ta úl­ti­ma, des­de la lo­ca­li­dad bo­nae­ren­se de Cha­ca­bu­co, des-

La lle­ga­da de las va­rie­da­des más cor­tas abrió la puer­ta al do­ble cul­ti­vo de ve­rano

em­bar­có en Bra­sil en el año 2003. Pe­ro es­ta se­ma­na, co­mo par­te de su es­tra­te­gia de cre­ci­mien­to en el país ve­cino, inau­gu­ró su se­de de GDM Ge­né­ti­ca Do Bra­sil, si­tua­da en la ciu­dad de Lon­dri­na, al sur del es­ta­do de Pa­ra­ná.

Cla­rín Ru­ral lle­gó has­ta es­ta ciu­dad bra­si­le­ra, don­de, en el mar­co de la pre­sen­ta­ción ofi­cial de la se­de, se pre­sen­tó una in­me­jo­ra­ble opor­tu­ni­dad pa­ra ana­li­zar la evo­lu­ción de la ge­né­ti­ca ar­gen­ti­na so­je­ra en ese país.

“Al prin­ci­pio, co­men­za­mos a mon­tar una red de en­sa­yos y vi­mos da­tos sor­pren­den­tes: lla­ma­ba la aten­ción la per­for­man­ce de la ge­né­ti­ca ar­gen­ti­na en el sur de Bra­sil”, ex­pli­có San­tia­go Schiap­pa­cas­se, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de GDM, al re­cor­dar los pri­me­ros pa­sos de la em­pre­sa ar­gen­ti­na en sue­lo bra­si­le­ro.

Des­de su ex­pe­rien­cia en Bra­sil, el di­rec­ti­vo ex­pli­có que en la re­gión sur exis­te un mar­ca­do pre­do­mi­nio por ma­te­ria­les de los gru­pos de ma­du­rez 5 y 6, con una gran adop­ción de va­rie­da­des de ci­clo in­de­ter­mi­na­do. Con am­bien­tes muy he­te­ro­gé­neos y di­fi­cul­ta­des vin­cu­la­das a la tem­pe­ra­tu­ra, fer­ti­li­dad de sue­lo y en­fer­me­da­des, los pro­duc­to­res bus­can va­rie­da­des que brin­den un ele­va­do po­ten­cial de ren­di­mien­to en bue­nas con­di­cio­nes pe­ro que tam­bién, an­te si­tua­cio­nes ad­ver­sas, ase­gu­ren es­ta­bi­li­dad.

En el sur de Bra­sil, el di­rec­ti­vo se­ña­ló que los agri­cul­to­res sem­bra­ban gru­pos muy lar­gos, pe­ro los ma­te­ria­les ar­gen­ti­nos más pre­co­ces ex­hi­bie­ron muy bue­na per­for­man­ce y, de es­ta ma­ne­ra, pu­die­ron re­du­cir el ci­clo de so­ja pa­ra lue­go sem­brar el maíz. Así, los ci­clos in­de­ter­mi­na­dos hi­cie­ron via­ble el do­ble cul­ti­vo de ve­rano.

En es­ta zo­na, la es­ta­bi­li­dad en los ren­di­mien­tos es cla­ve, por­que, si bien se ob­tie­nen bue­nos re­sul­ta­dos, el cul­ti­vo se com­por­ta de ma­ne­ra errá­ti­ca. En­ci­ma, al te­ner dos co­se­chas al año, el agri­cul­tor arries­ga mu­cho más y, por eso, de­be sem­brar una se­mi­lla con la ca­li­dad ase­gu­ra­da.

Por es­te mo­ti­vo, en Lon­dri­na, Do­nMa­rio cen­tra to­da su ac­ti­vi­dad en el de­sa­rro­llo tec­no­ló­gi­co del cul­ti­vo. En las nue­vas ins­ta­la­cio­nes de GDM hay la­bo­ra­to­rios de bio­lo­gía mo­le­cu­lar, fi­to­pa­to­lo­gía y ne­ma­to­lo­gía.

Mar­cos Qui­ro­ga, di­rec­tor de in­ves­ti­ga­ción en so­ja de la fir­ma, de­ta­lló que de­trás de ca­da nue­vo lan­za­mien­to se prue­ban en la­bo- ra­to­rio -ca­da año- unas tres millones de po­ten­cia­les va­rie­da­des.

“Lue­go de un pro­ce­so de se­lec­ción de fil­tros mo­le­cu­la­res por ADN, sem­bra­mos a cam­po me­dio mi­llón de nue­vos ma­te­ria­les”, de­ta­lló. En Bra­sil, el semillero ma­ne­ja mi­les de par­ce­las de en­sa­yo, en cin­co es­ta­cio­nes de me­jo­ra­mien­to, de las cua­les bue­na par­te se en­cuen­tran en Lon­dri­na.

A ni­vel glo­bal, ma­ne­jan mu­chas otras par­ce­las di­vi­di­das en­tre Bra­sil, Ar­gen­ti­na y Es­ta­dos Uni­dos, ade­más de nue­vos lo­tes en Pa­ra­guay, Bo­li­via, Uru­guay y Su­dá­fri­ca.

De es­ta ma­ne­ra, la ge­né­ti­ca ar­gen­ti­na de so­ja se con­so­li­da a pa­sos agi­gan­ta­dos en el sur de Bra­sil y con el desafío, en el me­diano y lar­go pla­zo, de po­si­cio­nar­se en el nor­te del país ve­cino, en don­de se en­cuen­tran las ma­yo­res su­per­fi­cies des­ti­na­das al cul­ti­vo. t

A todo co­lor. Los lo­tes on­du­la­dos del sur bra­si­le­ño, sem­bra­dos con va­rie­da­des de la Ar­gen­ti­na, en la úl­ti­ma cam­pa­ña.

Jun­tos. Schiap­pa­cas­se, de Do­nMa­rio Bra­sil, y Bar­to­lo­mé, ti­tu­lar del semillero.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.