En­tre lo vie­jo y lo nue­vo

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Es­cri­bo es­tas lí­neas des­de Han­no­ver, don­de hoy cul­truí­da mi­na una nue­va edi­ción de Agro­tech­ni­ca (la ma­yor ex­po­si­ción de ma­qui­na­ria agrí­co­la del mun­do). Aquí, nue­va­men­te, la tec­no­lo­gía agrí­co­la ar­gen­ti­na me­tió su po­de­ro­sa cu­ña con­cep­tual, de la mano de un pu­ña­do de fa­bri­can­tes que tra­za­ron la ra­ya en­tre la agri­cul­tu­ra tra­di­cio­nal y la mo­der­na. Los tra­jo nue­va­men­te Ex­poa­gro, la unión de es­fuer­zos de La Na­ción y Cla­rín que rea­li­za a su vez la ma­yor fe­ria agrí­co­la de tec­no­lo­gía a cie­lo abier­to.

Ró­mu­lo fun­dó Roma ha­ce 2100 años, y tra­zó su pe­rí­me­tro con un ara­do. Era agri­cul­tor, fun­da­ba ciu­da­des. Mu­cho le de­be la hu­ma­ni­dad al ara­do. Pe­ro el ara­do tam­bién le de­be mu­cho a la hu­ma­ni­dad. En él anida la des­truc­ción de los sue­los. La Vie­ja Eu­ro­pa no so­lo si­gue usan­do la la­bran­za clá­si­ca, con to­da la pa­ra­fer­na­lia de ara­dos, cin­ce­les, sub­so­la­do­res, ras­tras de dis­cos, des­me­nu­za­do­res de te­rro­nes ac­ti­va­dos, vi­bro­cul­ti­va­do­res y otras he­rra­mien­tas del pa­sa­do. Es co­mo vi­si­tar Car­cas­son­ne y en­con­trar los ins­tru­men­tos me­die­va­les de tor­tu­ra.

Due­le ver la enor­me tec­no­lo­gía, elec­tró­ni­ca, hi­dráu­li­ca, ma­te­ria­les y di­se­ños apli­ca­dos a, por ejem­plo, un ara­do re­ver­si­ble. Trac­to­res de 200 HP lle­van­do seis o sie­te re­jas, más otras tan­tas arri­ba, que van a tra­ba­jar a la vuel­ta. La mi­tad del equi­po, en con­se­cuen­cia, es­tá siem­pre ocio­so. Di­ne­ro y es­fuer­zo di­la­pi­da­do en una ta­rea que no so­lo no ha­ce fal­ta, sino que de­be ser erra­di­ca­da.

Son ri­dícu­los los vi­deos que mues­tras un trac­tor pa­ti­nan­do, con un ara­do cla­va­do a 30 cen­tí­me­tros, pa­san­do fren­te a un par de mo­li­nos eó­li­cos… Ab­sur­do ver­so eco­ló­gi­co. Gas­tan cin­co ve­ces más com­bus­ti­ble que el ne­ce­sa­rio, emi­ten cin­co ve­ces más CO2, que­man la ma­te­ria or­gá­ni­ca de los ras­tro­jos y quie­ren de­cir­nos a no­so­tros que nues­tra so­ja no es sus­ten­ta­ble.

En la Ar­gen­ti­na fir­ma­mos el

Eu­ro­pa si­gue usan­do el ara­do, y nos di­cen que nues­tra so­ja no es sus­ten­ta­ble...

ac­ta de de­fun­ción del ara­do ha­ce mu­chos años. La siem­bra di­rec­ta, la bio­tec­no­lo­gía, las ro­ta­cio­nes, no so­lo per­mi­tie­ron sos­te­ner la ac­ti­vi­dad fren­te al em­ba­te del go­bierno so­bre la ren­ta agrí­co­la. Per­mi­tie­ron, al mis­mo tiem­po, me­jo­rar la con­ser­va­ción de los sue­los, re­cu­pe­ran­do la ma­te­ria or­gá­ni­ca des- por los sis­te­mas tra­di­cio­na­les, que aquí cam­pea­ron has­ta que “nos di­mos cuen­ta” de que ha­bía otro ca­mino. Com­ple­ta­mos la sa­ga de la nue­va for­ma de ma­ne­jar la agri­cul­tu­ra con el al­ma­ce­na­je fle­xi­ble, el em­bol­sa­do de gra­nos que aho­ra irrum­pe con fuer­za en todo el mun­do. En Agri­tech­ni­ca apa­re­cie­ron tres fa­bri­can­tes ale­ma­nes de em­bol­sa­do­ras y ex­trac­to­ras, vil co­pia de los sis­te­mas crea­dos en la Ar­gen­ti­na.

La Ar­gen­ti­na es­tá ela­bo­ran­do el con­cep­to de una agri­cul­tu­ra “más li­via­na”. Más to­ne­la­das de pro­duc­ción por mi­lí­me­tro de agua de llu­via, más to­ne­la­das por li­tro de ga­soil, más cap­tu­ra de car­bono gracias a la agri­cul­tu­ra ba­jo cu­bier­ta de ras­tro­jo, me­nos HP gracias a sue­los más es­pon­jo­sos por au­men­to del te­nor de ma­te­ria or­gá­ni­ca. Me­nos ki­los de ace­ro por to­ne­la­da, por me­nor equi­pa­mien­to des­de la siem­bra has­ta el si­lo. Me­nos, me­nos, me­nos. Sig­ni­fi­ca más com­pe­ti­ti­vi­dad, más am­bien­te, más vi­da.

En es­te sen­de­ro ha­cia la agri­cul­tu­ra li­via­na, la irrup­ción de una pul­ve­ri­za­do­ra Pla con bo­ta­lón de fi­bra de car­bono Kin­gA­gro fue un ver­da­de­ro hi­to. Por el stand de la com­pa­ñía de Las Rosas des­fi­la­ron to­dos los gran­des fa­bri­can­tes del mun­do. Es in­creí­ble que a na­die se le ha­bía ocu­rri­do que se po­día al­can­zar un an­cho de la­bor de más de 40 me­tros con un equi­po mu­cho más ágil y li­viano. Pe­ro es así. He­mos vis­to pul­ve­ri­za­do­ras de seis rue­das y 20 to­ne­la­das de pe­so, con ba­rras de 36 me­tros. La má­qui­na de Pla, que ya ha­bía en­tra­do bien en Eu­ro­pa Orien­tal por ser ágil y li­via­na, aho­ra tie­ne el mis­mo an­cho de la­bor con la ter­ce­ra par­te del pe­so.

Eso so­mos. Un día, nos da­re­mos cuen­ta aquí mis­mo, don­de los pro­fe­tas go­zan de la in­di­fe­ren­cia de bue­na par­te de los ha­ce­do­res de po­lí­ti­cas. Cam­bia­re­mos. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.