Más li­ber­tad co­mer­cial y ma­yor in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra

Es lo que se re­cla­mó es­ta se­ma­na en el se­mi­na­rio de los aco­pia­do­res.

Clarin - Rural - - TAPA - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

“Los pe­río­dos de pro­duc­ción de los prin­ci­pa­les gra­nos es­su tán re­gis­tran­do po­si­ti­vos cam­bios en los úl­ti­mos años, pe­ro no pue­den ser apro­ve­cha­dos to­tal­men­te en el mo­men­to de la co­mer­cia­li­za­ción por­que hay gra­ves fac­to­res que afec­tan al mer­ca­do in­terno y que lo impiden”. La fra­se, que sin­te­ti­za uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas ac­tua­les de la agroin­dus­tria ar­gen­ti­na, per­te­ne­ce a Ra­mi­ro Cos­ta, eco­no­mis­ta de la Bol­sa de Ce­rea­les por­te­ña, y fue di­cha en el se­mi­na­rio Agro­ten­den­cias 2013, or­ga­ni­za­do es­ta se­ma­na en la ciu­dad de Bue­nos Ai­res por la Fe­de­ra­ción de Aco­pia­do­res de Ce­rea­les.

Se­gún el es­pe­cia­lis­ta, la tec­no­lo­gía ac­tual brin­da a los pro­duc­to­res más tiem­po pa­ra to­mar sus de­ci­sio­nes de siem­bra. “Te­ne­mos la po­si­bi­li­dad de de­ci­dir con bas­tan­te más in­for­ma­ción que an­tes. Por ejem­plo, se pue­de sa­ber qué va a pa­sar en Es­ta­dos Uni­dos con pro­duc­ción fi­nal y, fren­te a es­to, di­fe­rir la siem­bra y de­ci­dir en­tre so­ja o maíz”, di­jo Cos­ta.

Al res­pec­to, des­ta­có el crecimiento de la su­per­fi­cie des­ti­na­da a maí­ces tar­díos: mien­tras que has­ta ha­ce po­cos años só­lo re­pre­sen­ta­ban el 20% del área mai­ce­ra, ac­tual­men­te lle­gan al 40%.

“Es­to mues­tra que al­gu­nos pro­duc­to­res es­tán de­ci­dien­do la siem­bra en fun­ción de las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas o de mer­ca­do, pe­ro esa ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va no la pue­de apro­ve­char co­mer­cial­men­te por­que que­da obli­ga­do a ven­der se­gún los cu­pos de ex­por­ta­ción”, ex­pli­có Cos­ta.

Pa­ra ava­lar­lo es­tán el tri­go y el maíz. Pa­ra el es­pe­cia­lis­ta de la Bol­sa de Ce­rea­les, el ce­se de las res­tric­cio­nes im­pli­ca­ría una ma­yor li­ber­tad pa­ra ha­cer ven­tas di­fe­ri­das en el tiem­po y un me­jor apro­ve­cha­mien­to de las opor­tu­ni­da­des que brin­da el mer­ca­do, que de­ri­va­rían en un in­cre­men­to de la pro­duc­ción de gra­nos del país.

Pe­ro ahí no ter­mi­na­rían los pro­ble­mas, ya que ade­más de las res­tric­cio­nes de mer­ca­do, la pro­duc­ción na­cio­nal de­be li­diar con li­mi­ta­cio­nes de lo­gís­ti­ca. A ese te­ma se re­fi­rió du­ran­te el se­mi­na­rio Lean­dro Pier­bat­tis­ti, ase­sor de la Fe­de­ra­ción de Aco­pia­do­res, quien afir­mó que “no sir­ve de na­da ser muy pro­duc­ti­vos si des­pués no po­de­mos tras­la­dar esa pro­duc­ción efi­caz­men­te”.

Se­gún el es­pe­cia­lis­ta, la ex­pan­sión de la fron­te­ra agro­pe­cua­ria al NEA y NOA no fue acom­pa­ña­da por me­jo­ras en la in­fra­es­truc­tu­ra, en la que se in­vir­tió ape­nas un 2% del PBI o me­nos.

Es­tas re­gio­nes, ase­gu­ró, de­pen­den de la ex­por­ta­ción, y el fle­te de Sal­ta a Ro­sa­rio pue­de ro­zar el 50% del pre­cio del maíz. Pier­bat­tis­ti mos­tró da­tos que in­di­can que el 85% de los gra­nos en la Ar­gen­ti­na se tras­la­da por ca­mión, el 15% en tren y el 2% por vía flu­vial. “En las ru­tas se in­cor­po­ra­ron en es­tos úl­ti­mos tres años 850.000 au­tos por año, y so­lo se cons­tru­yen por año 29 ki­ló­me­tros de au­to­pis­tas. Es ne­ce­sa­rio pla­ni­fi­car es­tra­té­gi­ca­men­te los pro­yec­tos de en­ver­ga­du­ra, que ne­ce­si­tan ar­ti­cu­la­ción e in­te­gra­ción de to­dos los sec­to­res”, con­clu­yó Pier­bat­tis­ti.

Por su par­te, el pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción de Aco­pia­do­res, Ro­ber­to Ri­va, de­fen­dió la aper­tu­ra de los mer­ca­dos y di­jo que su­po­ner que con­tar con ma­te­rias pri­mas ba­ra­tas in­cen­ti­va el desa­rro­llo in­dus­trial y pro­te­ge la me­sa de los ar­gen­ti­nos es “un gra­ve error con­cep­tual e his­tó­ri­co, por no con­ce­bir a la agri­cul­tu­ra co­mo un es­la­bón fun­da­men­tal de una ca­de­na agroin­dus­trial efi­cien­te, di­ná­mi­ca y con ca­pa­ci­dad pa­ra abas­te­cer al mer­ca­do in­terno y te­ner una fuer­te in­ser­ción in­ter­na­cio­nal”.

Ri­va afir­mó tam­bién que la caí­da en el ti­po de cam­bio real a raíz de la in­fla­ción in­ter­na no reconocida ha crea­do un es­tre­cha­mien­to de las ren­ta­bi­li­da­des.

“Es­to se de­be al fuer­te au­men­to de los cos­tos de pro­duc­ción y gas­tos de es­truc­tu­ra, con ca­si un mis­mo pre­cio que el año pa­sa­do pa­ra la so­ja en pe­sos no­mi­na­les”, pun­tua­li­zó. Y lue­go agre­gó: “pa­ra es­te es­ce­na­rio, nues­tra his­to­ria eco­nó­mi­ca nos en­se­ña cuál pue­de ser el fi­nal”.

A la car­ga. El trans­por­te de los gra­nos es una de las deu­das. El 85% de la pro­duc­ción to­da­vía se tras­la­da en ca­mio­nes.

Pier­bat­tis­ti. De los aco­pia­do­res.

Cos­ta. Eco­no­mis­ta de la Bol­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.