Nu­trien­do a la so­ja des­de el prin­ci­pio El au­tor ana­li­za có­mo las mó­le­cu­las co­no­ci­das

Co­mo LCO tie­nen un fuer­te im­pac­to en la pro­duc­ti­vi­dad del cul­ti­vo en los cam­pos de la Ar­gen­ti­na.

Clarin - Rural - - TECNOLOGÍA AGRÍCOLA: OPINAN LOS EXPERTOS -

En los sis­te­mas bió­ti­cos hay múl­ti­ples re­la­cio­nes en­tre sus com­po­nen­tes, con un ac­ti­vo in­ter­cam­bio de se­ña­les de co­mu­ni­ca­ción, co­mo las que ge­ne­ran las mó­le­cu­las co­no­ci­das co­mo LCO, que pro­du­cen el desa­rro­llo de los nó­du­los en las plan­tas de so­ja. Los LCO no so­lo par­ti­ci­pan en el pro­ce­so de no­du­la­ción, sino tam­bién en al­gu­nos otros pro­ce­sos re­la­cio­na­dos con la me­jo­ra del crecimiento.

A par­tir de ob­ser­va­cio­nes iden­ti­fi­ca­das en con­di­cio­nes con­tro­la­das de la­bo­ra­to­rio e in­ver­nácu­lo se desa­rro­lla­ron tra­ta­mien­tos bio­ló­gi­cos de se­mi­llas apor­tan­do no so­lo ri­zo­bios pa­ra la fi­ja­ción bio­ló­gi­ca del ni­tró­geno, sino tam­bién di­ver­sas mo­lé­cu­las se­ñal del ti­po de los LCO, en for­mu­la­cio­nes, pro­por­cio­nes y can­ti­da­des va­ria­bles. Ac­tual­men­te, hay pro­ce­di­mien­tos de pro­duc­ción mo­der­nos y pre­ci­sos que apor­tan can­ti­da­des y com­po­si­cio­nes es­pe­cí­fi­cas de LCO pa­ra la so­ja, al­can­zan­do be­ne­fi­cios más con­sis­ten­tes en su com­bi­na­ción con ri­zo­bios, pa­ra una más efi­cien­te nu­tri­ción ni­tro­ge­na­da y crecimiento del cul­ti­vo.

En­sa­yos de cam­po rea­li­za­dos ba­jo con­di­cio­nes nor­ma­les de pro­duc­ción de se­cano mues­tran me­jo­ras en el es­ta­ble­ci­mien­to de los cul­ti­vos, el crecimiento ve­ge­ta­ti­vo y los ren­di­mien­tos cuan­do se apli­can tra­ta­mien­tos de se­mi­llas con­te­nien­do LCO en sus for­mu­la­cio­nes. Una res­pues­ta me­dia de pro­duc­ción de gra­nos de so­ja de apro­xi­ma­da­men­te 97 kg/ha por so­bre la res­pues­ta a la ino­cu­la­ción (apli­ca­ción so­lo de ri­zo­bios) fue ob­ser­va­da cuan­do las se­mi­llas fue­ron tra­ta­das adi­cio­nal­men­te con LCO es­pe­cí­fi­cos.

Es­te com­por­ta­mien­to pue­de ex­pli­car­se par­cial­men­te por una com­ple­ja cas­ca­da de efec­tos fi­sio­ló­gi­cos que pro­mue­ven el crecimiento de raí­ces, me­jo­ran­do su ca­pa­ci­dad de ex­plo­ra­ción del sue­lo y au­men­tan­do la cap­ta­ción de re­cur­sos dis­po­ni­bles pa­ra las plan­tas.

So­bre 62 si­tios de eva­lua­ción es­ta­ble­ci­dos en lo­tes co­mer­cia­les de pro­duc­ción du­ran­te la cam­pa­ña 2010/11 en Ar­gen­ti­na por la com­pa­ñía No­vozy­mes ( que com­pró Ni­tra­gin ha­ce 2 años) se des­cri­bie­ron me­jo­ras de un 13% en la im­plan­ta­ción de los cul­ti­vos, au­men­tos del 76 % en la no­du­la­ción to­tal y en el crecimiento aé­reo con res­pec­to a tra­ta­mien­tos de ino­cu­la­ción (so­lo ri­zo­bios) sin in­cor­po­ra­ción de la tec­no­lo­gía con LCO.

Re­cien­tes eva­lua­cio­nes rea­li­za­das por el De­par­ta­men­to de In­ves­ti­ga­ción y Desa­rro­llo de la com­pa­ñía, que di­ri­jo, va­li­dan que: u só­lo el agre­ga­do de LCO (sin bac­te­rias) so­bre las se­mi­llas de so­ja genera au­men­tos del ren­di­mien­to cer­cano al 3%; u al apli­car un ino­cu­lan­te tra­di­cio­nal con­te­nien­do bac­te­rias de Bradyr­hi­zo­bium ja­po­ni­cum los in­cre­men­tos me­dios del ren­di­mien­to son del 7,6% res­pec­to al tes­ti­go sin tra­tar; u el tra­ta­mien­to con la tec­no­lo­gía de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción en la que a las ce­pas eli­te de Bradyr­hi­zo­bium ja­po­ni­cum se adi­cio­na una can­ti­dad co­no­ci­da de mo­lé­cu­las LCO pu­ri­fi­ca­das au­men­ta en­tre el 22% y el 37% la res­pues­ta en pro­duc­ción de gra­nos, al­can­zan­do me­jo­ras me­dias de en­tre 9% y 11% por so­bre el cul­ti­vo tes­ti­go sin ese tra­ta­mien­to. t En la cam­pa­ña pa­sa­da, Bra­sil se vio con­vul­sio­na­do por la apa­ri­ción de una pla­ga a la que ca­ta­lo­gan de “ca­si in­con­tro­la­ble”. Tam­bién en los lo­tes de Pa­ra­guay fue de­tec­ta­da. Y aho­ra exis­te la fun­da­da sos­pe­cha de que ya em­pe­zó a co­lo­ni­zar los sue­los ar­gen­ti­nos.

Se tra­ta de la oru­ga He­li­co­ver­pa ar­mí­ge­ra, si­mi­lar a la oru­ga del cho­clo (Hleot­his zea) y a la “bo­li­lle­ra” (He­li­co­ver­pa ge­lo­to­po­eon), pe­ro con otras ca­rac­te­rís­ti­cas mu­cho más agre­si­vas ha­cia los cul­ti­vos. Aun­que por tra­tar­se de una pla­ga cua­ren­te­na­ria las au­to­ri­da­des na­cio­na­les es­tán sien­do res­pon­sa­ble­men­te cau­tas, los an­te­ce­den­tes de es­te in­sec­to ha­cen pen­sar que pron­to lo ten­dre­mos “aten­dien­do” nues­tros cul­ti­vos.

Las pla­gas cua­ren­te­na­rias son de­cla­ra­das ta­les por el Senasa una vez con­fir­ma­da su pre­sen­cia efec­ti­va en el te­rri­to­rio na­cio­nal, en fun­ción del im­pac­to eco­nó­mi­co y am­bien­tal que pu­die­ra cau­sar. Nor­mal­men­te son pla­gas exó­ti­cas (no pro­pias de la zo­na) que en­cuen­tran es­pa­cio li­bre pa­ra pro­crear y di­fun­dir­se.

La reac­ción in­me­dia­ta an­te pla­gas des­co­no­ci­das es usar los pro­duc­tos de ma­yor im­pac­to y con do­sis su­pe­rio­res a las acos­tum­bra­das. Es­to ocu­rrió en Bra­sil, don­de el cos­to de con­trol de pla­gas en al­go­dón se du­pli­có, de 200 a 400 dó­la­res por hec­tá­rea. Pe­ro el uso de pro­duc­tos con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas tie­ne un im­pac­to am­bien­tal que pue­de tra­du­cir­se en ma­yo­res

RO­BER­TO PE­RA

A pu­ro sol. Un lo­te de so­ja, en sus pri­me­ros es­ta­díos, en el cen­tro de Bue­nos Ai­res. La ino­cu­la­ción es una prác­ti­ca de in­du­da­ble im­pac­to po­si­ti­vo, pe­ro hay pro­duc­tos nue­vos que me­jo­ran aún más la bue­na per­fo­man­ce del pro­ce­di­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.