De la pizza, al asa­do

Mar­co Fa­vi­ni es ita­liano y de­jó su país pa­ra ins­ta­lar­se en Tres Arro­yos, en el sur bo­nae­ren­se, la ciu­dad de su esposa ar­gen­ti­na. Allí, se con­vir­tió en un pro­duc­tor re­fe­ren­te, con una enor­me va­rie­dad de cul­ti­vos y has­ta ci­clo com­ple­to ga­na­de­ro pa­ra la ex­po

Clarin - Rural - - TAPA - Pablo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

Con una men­ta­li­dad pro­duc­ti­va di­ver­si­fi­ca­da, un gran es­pí­ri­tu tra­ba­ja­dor y con ob­je­ti­vos cla­ros, Mar­co Fa­vi­ni se con­vir­tió, en tan so­lo po­cos años, en un pro­duc­tor re­fe­ren­te en Tres Arro­yos, en el sur de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res.

Pe­ro Fa­vi­ni es ita­liano, de la ciu­dad de Pa­do­va, en el nor­des­te de Ita­lia. Des­de allí lle­gó a la Ar­gen­ti­na en el año 1993, mo­ti­va­do por Lis­bet Groenenberg, su esposa ar­gen­ti­na, que es de Tres Arro­yos, pa­ra com­prar la es­tan­cia La Au­ro­ra, de 1.100 hec­tá­reas, que te­nía co­mo an­ti­guos pro­pie­ta­rios a una fa­mi­lia tam­bién ita­lia­na que la ha­bía com­pra­do en 1925. Lue­go si­guie­ron otras com­pras de cam­po de me­nor es­ca­la en 1996, en el 1999 y su cre­ci­mien­to con­ti­nuó a ba­se de arren­da­mien­tos. Has­ta Tres Arro­yos lle­gó Cla­rín

Ru­ral pa­ra ver todo el plan­teo de es­te pro­duc­tor, en el que la tec­no­lo­gía tie­ne un rol cla­ve.

Con La Au­ro­ra, Fa­vi­ni tu­vo su pri­mer víncu­lo con la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria. Has­ta en­ton­ces, todo su tra­ba­jo en Ita­lia ha­bía es­ta­do re­la­cio­na­do con la in­dus­tria del pa­pel. Se de­di­ca­da a la co­mer­cia­li­za­ción de es­te pro­duc­to pa­ra gran­des em­pre­sas eu­ro­peas y su con­tra­to con ellas ter­mi­na­ba en 1995. Pe­ro mu­cho an­tes ya ha­bía to­ma­do la de­ci­sión de com­prar cam­po en Ar­gen­ti­na pa­ra re­ti­rar­se aquí.

“Los pri­me­ros años, des­pués de la com­pra, arren­dé La Au­ro­ra, has­ta fi­na­li­zar mis con­tra­tos de tra­ba­jo en Ita­lia. A par­tir de 1997, y por diez años, mien­tras tam­bién me en­car­ga­ba de un ne­go­cio fa­mi­liar aso­cia­do al pa­pel allá, via­ja­ba tres ve­ces por año aquí pa­ra con­tro­lar la ges­tión del cam­po que ya ma­ne­já­ba­mos no­so­tros”, cuen­ta Fa­vi­ni, en un per­fec­to es­pa­ñol. Así, lue­go de idas y vuel­tas, se ra­di­có de­fi­ni­ti­va­men­te en la Ar­gen­ti­na en el 2007.

Ac­tual­men­te, la em­pre­sa es una fir­ma agrí­co­la-ga­na­de­ra, con ci­clo com­ple­to, que tra­ba­ja 3.400 hec­tá­reas, en­tre cam­pos pro­pios y al­qui­la­dos, aun­que pa­ra Fa­vi­ni La Au­ro­ra no es so­la­men­te su cam­po, sino que es tam­bién su casa, don­de vi­ve. Por eso, de­ci­dió em­be­lle­cer­lo y con­tra­tó a una em­pre­sa de pai­sa­jis­mo pa­ra im­plan­tar dis­tin­tas es­pe­cies de ár­bo­les. Ya lle­va plan­ta­dos unos 2.500 en todo el es­ta­ble­ci­mien­to, en­tre pi­nos, fres­nos y olmos.

Es­tos mon­tes se mez­clan con un 30% de la su­per­fi­cie de­di­ca­da a es­pe­cia­li­da­des: tri­go can­deal ba­jo con­tra­to con Mo­li­nos Río de la Pla­ta, ave­na pa­ra desa­yuno que ven­de a Qua­ker, al­pis­te, ce­ba­da y col­za, en­tre los cul­ti­vos de in­vierno. En el ve­rano, las ro­ta­cio­nes si­guen con so­ja, gi­ra­sol con­fi­te­ro y maíz pa­ra em­bol­sa­do de grano hú­me­do, ya que, ade­más, en es­te cam­po hay 1.500 no­vi­llos pa­ra en­gor­dar, que se ter­mi­nan a pas­to y con su­ple­men­ta­ción es­tra­té­gi­ca.

Yen­do ha­cia el pa­ra­je El Ca­rre­te­ro, a 30 ki­ló­me­tros al sud­es­te de Tres Arro­yos (en di­rec­ción a la ciu­dad de Ne­co­chea) es­tá el cam­po fa­mi­liar de Lis­bet, la esposa de Fa­vi­na, que es to­tal­men­te agrí­co­la. Allí, de­bi­do a que hay sue­los más pro­fun­dos que los de La Au­ro­ra, por la ubi­ca­ción de la tos­ca en el per­fil, la em­pre­sa siem­bra dos ter­cios de la su­per­fi­cie con cul­ti­vos de gra­nos grue­sos y el res­to con grano fino. Se ha­ce maíz, so­ja, gi­ra­sol con­fi­te­ro y con­ven­cio­nal, en ve­rano, más tri­go pan y can­deal en el in­vierno. Por úl­ti­mo, la su­per­fi­cie se com­ple­ta con 1.000 hec­tá­reas arren­da­das en la lo­ca­li­dad de Clau­dio Molina, ha­cia el nor­te de Tres Arro­yos, don­de tie­nen 1.000 va­cas de cría.

Co­mo par­te de la vi­sión es­tra­té­gi­ca de Fa­vi­ni, en La Au­ro­ra hay una plan­ta de si­lo pa­ra el al­ma­ce­na­je de 6.200 to­ne­la­das y, a ex­cep­ción de la co­se­cha, to­das las la­bo­res se ha­cen con ma­qui­na­ria pro­pia.

El pro­duc­tor cuen­ta que to­da la ex­pe­rien­cia co­mer­cial que traía de la in­dus­tria del pa­pel le sir­vió pa­ra ma­ne­jar la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria con si­mi­la­res cri­te­rios: pre­su-

pues­tan­do, con un con­trol es­tric­to de la pla­ni­fi­ca­ción de la em­pre­sa y dán­do­le mu­cha im­por­tan­cia al as­pec­to co­mer­cial, ya que se ope­ra con mer­ca­dos de fu­tu­ro y co­ber­tu­ra de ries­go e in­ten­tan­do in­te­grar ca­da vez más la agri­cul­tu­ra con la ga­na­de­ría.

“En reali­dad, los de­ta­lles del ma­ne­jo agro­pe­cua­rio no los voy a apren­der nun­ca, pe­ro lo que sí me ayu­dó pa­ra la ges­tión fue mi co­no­ci­mien­to pa­ra eva­luar re­sul­ta­dos y de­ter­mi­nar cuá­les son los pun­tos fuer­tes y los dé­bi­les del plan­teo. Y, ade­más, fue fun­da­men­tal ro­dear­me de un buen gru­po de téc­ni­cos pa­ra to­dos esos as­pec­tos que yo no co­no­cía”, ex­pli­ca.

Es­tá cla­ro que pa­ra él una de las claves es­tá en su equi­po de tra­ba­jo, que es­tá con­for­ma­do por un téc­ni­co pa­ra la par­te agrí­co­la, otro pa­ra la pro­duc­ción de fo­rra­je y un ve­te­ri­na­rio que se en­car­ga de la nu­tri­ción ani­mal, “ya que al pro­du­cir no­vi­llos pe­sa­dos de 500/530 ki­los, en­gor­da­dos a pas­to y su­ple­men­ta­ción es­tra­té­gi­ca, y con destino ex­por­ta­dor, hay que ma­ne­jar muy bien la die­ta pa­ra la al­ta ca­li­dad del ani­mal ter­mi­na­do”, di­ce Fa­vi­ni.

Otro de los as­pec­tos cen­tra­les es la tec­no­lo­gía: “In­ver­ti­mos mu­cho en los cul­ti­vos, tal vez unos 100 dó­la­res más que los cam­pos pro­me­dios de la zo­na, por­que te­ne­mos un ma­ne­jo muy in­ten­si­vo, con mu­cha fer­ti­li­za­ción, con bar­be­chos lim­pios, con cam­pos con bue­na dis­po­ni­bi­li­dad de fós­fo­ro y, por todo eso, te­ne­mos muy bue­nos rin­des tam­bién”, co­men­ta el pro­duc­tor. Y lue­go re­su­me: “En tri­go, los rin­des pro­me­dio es­tán en­tre 60/ 70 qq/ ha, igual que en ce­ba­da; 50-60 qq/ha de tri­go can­deal; de 11 a 12 tn/ha de maíz; 30-35 qq/ha de gi­ra­sol y 35/40 de so­ja. Todo gracias a la in­ten­si­fi­ca­ción y siem­pre y cuan­do llue­va, por su­pues­to” (Ver En­sa­yos...).

En­tre La Au­ro­ra y el cam­po de El Ca­rre­te­ro hay un gran cri­sol de cul­ti­vos, com­pues­to por 400 hec­tá­reas de tri­go can­deal, 100 has de tri­go pan, 80 de ce­ba­da, 100 de al­pis­te, 100 de col­za y 170 de ave­na. Por su par­te, se sem­bra­ron 200 hec­tá­reas de gi­ra­sol con­fi­te­ro, 50 de gi­ra­sol con­ven­cio­nal y se van a sem­brar 200 de maíz tar­dío, ade­más de 240 de maíz pa­ra la con­fec­ción de si­lo grano hú­me­do, 500 de so­ja de pri­me­ra y en­tre 800-900 de so­ja de se­gun­da. Tam­bién hay 150 has de pas­tu­ra plu­ri­anual, 40 en las que se sem­bra­rá un ver­deo de ve­rano y 200 en las que hu­bo un ver­deo de in­vierno (ave­na más vi­cia).

Ha­cien­do pie con mu­cha tec­no­lo­gía, di­ver­si­fi­ca­ción de cul­ti­vos y con me­tas de tra­ba­jo cla­ras, Fa­vi­ni pu­do dar el sal­to en can­ti­dad y ca­li­dad. Con pa­sión ita­lia­na en un co­ra­zón tam­bién ar­gen­tino.

Pam­pa mía. Fa­vi­ni, en un lo­te de tri­go can­deal de su cam­po, la se­ma­na pa­sa­da.

Se vie­ne el agua. Fa­vi­ni con su esposa Lis­bet, jun­to a un lo­te de no­vi­llos en ter­mi­na­ción. Com­pró el cam­po en 1993 y en el 2007 de­jó su país y se ins­ta­ló allí.

De es­treno. Los si­los, re­cién inau­gu­ra­dos, al­ma­ce­nan 6.200 to­ne­la­das. Las bol­sas tam­bién su­man, ro­dea­das de ave­na.

Es­pe­cia­li­dad. El al­pis­te se ven­de a un em­pre­sa que lo co­mer­cia­li­za pa­ra aves.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.