Cuan­do las na­pas de­fi­nen la es­tra­te­gia

In­tere­san­te ex­pe­rien­cia en Ge­ne­ral Vi­lle­gas.

Clarin - Rural - - TAPA - Inés Uma­rán cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

La lla­nu­ra pam­pea­na, en es­pe­cial don­de la pen­dien­te es es­ca­sa, fa­vo­re­ce la exis­ten­cia de aguas freá­ti­cas su­per­fi­cia­les. Es­tas na­pas -que son el te­cho de la zo­na sa­tu­ra­da del per­fil, don­de los po­ros es­tán to­tal­men­te ocu­pa­dos por agua- os­ci­lan e im­pac­tan en los sis­te­mas de pro­duc­ción.

“El agua as­cien­de por ca­pi­la­ri­dad en el per­fil del sue­lo y, de­pen­dien­do de las tex­tu­ras, pue­de su­bir en­tre 70 cen­tí­me­tros has­ta 1,5 me­tros des­de el te­cho de la zo­na sa­tu­ra­da. Esa por­ción del per­fil se de­no­mi­na zo­na ca­pi­lar y des­de allí to­man el agua los cul­ti­vos”, ex­pli­ca Fer­nan­do Scliar, ase­sor pri­va­do y miem­bro del Gru­po El La­bra­dor, de la zo­na de Ge­ne­ral Vi­lle­gas. Allí, las na­pas ex­pli­ca­ron los ex­ce­len­tes rin­des de los cul­ti­vos el año pa­sa­do, a pe­sar de no re­ci­bir llu­vias du­ran­te 60 días, en pleno pe­río­do crí­ti­co (fin de di­ciem­bre has­ta fin de fe­bre­ro).

“Lo­tes pro­fun­dos don­de los cul­ti­vos tu­vie­ron buen ac­ce­so a las na­pas to­ma­ron el agua ne­ce­sa­ria des­de la zo­na ca­pi­lar y tu­vie­ron rin­des ex­cep­cio­na­les. En al­gu­nos ca­sos -en di­cho pe­río­do- me­di­mos des­cen­sos de na­pas de 1,2 a 1,5 me­tros. Eso sig­ni­fi­ca apor­tes a los cul­ti­vos de 400 mi­lí­me­tros apro­xi­ma­da­men­te. Las na­pas fue­ron nues­tras alia­das”, di­jo Scliar.

Pe­ro pue­den con­ver­tir­se en un ries­go si es­tán muy cer­ca de la su­per­fi­cie, por ejem­plo a me­nos de un me­tro y con el per­fil sa­tu­ra­do o, co­mo se di­ce, “en ca­pa­ci­dad de cam­po”. Fu­tu­ras llu­vias pue­den sig­ni­fi­car anega­mien­tos tem­po­ra­rios y/o las raí­ces -que ne­ce­si­tan agua pe­ro tam­bién oxí­geno- en­trar en anoxia tem­po­ra­ria.

En es­te sen­ti­do, Scliar es cla­ro al de­cir que las raí­ces to­man el agua de la zo­na ca­pi­lar; no de la na­pa. Si con­ti­núa llo­vien­do se com­ple­tan los po­ros, que de­be­rían te­ner agua, con ai­re, y se inun­da el lo­te. Y es­to -en una cuen­ca pla­na co­mo la de Vi­lle­gas, don­de hay muy po­co es­cu­rri­mien­to- es muy pe­li­gro­so. De esa ma­ne­ra, la na­pa se con­vier­te en una “enemiga”.

Ha­ce do­ce años, el IN­TA Vi­lle­gas ar­mó una red de frea­tí­me­tros. “Son dos tu­bos en­ca­mi­sa­dos, de 12 me­tros de pro­fun­di­dad, ubi­ca­dos en di­fe­ren­tes po­si­cio­nes del pai­sa­je -lo­ma, me­dia lo­ma, ba­jo- o en el am­bien­te re­pre­sen­ta­ti­vo del es­ta­ble­ci­mien­to y dis­tri­bui­dos uni­for­me­men­te en el par­ti­do”, di­ce Ale­jan­dra Macchiavello. Son 30 y men­sual­men­te mi­den el ni­vel del agua y las llu­vias re­gis­tra­das.

“Los frea­tí­me­tros si­guen el rit­mo de las llu­vias; si son de fuer­te mag­ni­tud, al mes si­guien­te se ve un as­cen­so de na­pa; si son las es­ta­cio­na­les -de pri­ma­ve­ra y oto­ñoel as­cen­so es­tá un po­co más des­fa­sa­do en el tiem­po”.

En cuan­to a las me­di­cio­nes, ex­pli­ca Macchiavello, si bien es di­fí­cil es­ta­ble­cer un pa­trón, hay ten­den­cias. Si llo­vió, to­das as­cien­den, pe­ro los ni­ve­les no son to­dos igua­les. Es­to tie­ne que ver con la po­si­ción del pai­sa­je, uso del cam­po, con­di­cio­nes agro­nó­mi­cas del sue­lo e his­to­ria agrí­co­la.

En 2011 hi­cie­ron aná­li­sis quí­mi­cos del agua de las na­pas. Eva­lua­ron con­duc­ti­vi­dad eléc­tri­ca pa­ra de­ter­mi­nar can­ti­dad y ti­po de sa­les di­suel­tas, re­la­ción de ab­sor­ción de so­dio, ar­sé­ni­co, sul­fa­tos, car­bo­na­tos, bi­car­bo­na­tos y clo­ro. Los re­pi­tie­ron es­te año y es­pe­ran los re­sul­ta­dos pa­ra com­pa­rar.

“Al­gu­nas na­pas son sa­li­nas y se es­pe­ra­ría que afec­ten a los cul­ti­vos, pe­ro es­to no su­ce­de. Pue­de es­tar aso­cia­do al sue­lo, a una di­lu­ción o a un ajus­te os­mó­ti­co que ha­ría el cul­ti­vo”, di­ce Macchiavello. Scliar coin­ci­de: al­gu­nas na­pas tie­nen una con­cen­tra­ción de sa­les muy ele­va­da y son bien apro­ve­cha­das.

La prin­ci­pal va­ria­ble que de­fi­ne la re­la­ción na­pa/cul­ti­vo es la pro­fun­di­dad de la na­pa. Los fac­to­res que mo­di­fi­can la re­la­ción son: ba­lan­ce hí­dri­co, tex­tu­ra del sue­lo, pro­fun­di­dad de las raí­ces y sa­li­ni­dad del agua freá­ti­ca.

La pro­fun­di­dad “óp­ti­ma” pa­ra el cul­ti­vo de­pen­de­rá de lo que ocu­rra con las llu­vias du­ran­te el ci­clo. “Si son nor­ma­les y el per­fil es­tá con bue­na re­car­ga, me gus­ta­ría que es­tén a dos me­tros de pro­fun­di­dad”, con­fie­sa Scliar. “Y el per­fil del sue­lo tie­ne que es­tar bien de hu­me­dad, por­que las raí­ces no van a la na­pa en bus­ca de agua, sino que cre­cen a tra­vés de las zo­nas hú­me­das. Si el per­fil es­tá se­co o con al­gu­na li­mi­tan­te -co­mo com­pac­ta­ción- no van a te­ner buen ac­ce­so al agua de la na­pa”.

Con­si­de­ran­do su as­pec­to ne­ga­ti­vo, es de­cir el anega­mien­to, es po­si­ble dis­mi­nuir el ni­vel de las na­pas en épo­cas de ex­ce­so de agua con cul­ti­vos de in­vierno: ce­ba­da, cen­teno o tri­go.

“Cuan­do las llu­vias son de­ma­sia­do abun­dan­tes no hay agri­cul­tu­ra res­pon­sa­ble que pue­da evi­tar anega­mien­tos en cuen­cas tan pla­nas. Y la reali­dad es que el mo­no­cul­ti­vo de so­ja no co­la­bo­ra a dis­mi­nuir los po­si­bles ries­gos de inun­da­ción en épo­cas de ex­ce­sos de llu­vias”, re­co­no­ce Scliar.

Una de­ci­sión cla­ve en el ma­ne­jo es la pre­sen­cia -o no- de na­pa a de­ter­mi­na­da pro­fun­di­dad, se­gún ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta. Un ejem­plo: en lo­tes de maíz con na­pa a 1,802,2 me­tros (con­si­de­ra­das óp­ti­mas) se bus­ca el má­xi­mo po­ten­cial de rin­de: siem­bras tem­pra­nas, el me­jor hí­bri­do con al­ta den­si­dad y muy al­ta fer­ti­li­za­ción. Si no hay apor­te de na­pa, y só­lo se de­pen­de de las llu­vias, la es­tra­te­gia se­ría más de­fen­si­va, con siem­bras más tar­días, me­nor den­si­dad y fer­ti­li­za­cio­nes más con­ser­va­do­ras.

Gus­ta­vo Mon­ti, res­pon­sa­ble zo­nal de Ade­co­agro en Vi­lle­gas y La Pam­pa, es con­tun­den­te a la ho­ra de pla­ni­fi­car. “De­fi­ni­mos el plan­teo téc­ni­co a uti­li­zar en nues­tros pro­to­co­los -fe­cha de siem­bra, ge­no­ti­po/hí­bri­do, den­si­dad, fer­ti­li­za­ción, ro­ta­ción- a par­tir de si te­ne­mos o no na­pa. Es­ta cam­pa­ña es­ta­mos más ofen­si­vos con nues­tros planteos. Hay na­pa has­ta en la zo­na de Que­mú Que­mú y Carlos Pe­lle­gri­ni, en La Pam­pa”, di­ce.

Pa­ra Scliar y su gru­po, te­ner un lo­te pro­fun­do y con pre­sen­cia de na­pa en ni­ve­les que apor­ten agua pa­ra los cul­ti­vos es co­mo sa­lir a ju­gar un par­ti­do de fút­bol con Mes­si y Ney­mar en tu equi­po. Te­ner­las de so­cias es siem­pre al­go desea­do. Por eso, con­si­de­ran el da­to al mo­men­to de al­qui­lar un cam­po pa­ra agri­cul­tu­ra.

En la zo­na, son mu­chos los pro­duc­to­res que -pa­ra ma­xi­mi­zar los rin­des- con­si­de­ran la na­pa co­mo una va­ria­ble más que in­ten­tan ajus­tar. Co­no­cer su com­por­ta­mien­to, me­dir­la, pre­de­cir su apor­te es una bue­na prác­ti­ca que se pue­de adop­tar en pos de la sus­ten­ta­bi­li­dad de los sis­te­mas. t

Bus­can­do la hu­me­dad. El aná­li­sis de la na­pa es una he­rra­mien­ta bá­si­ca. En lo­tes de maíz con na­pa a 1,8-2,2 me­tros (con­si­de­ra­das óp­ti­mas) se bus­ca el má­xi­mo po­ten­cial de rin­de: siem­bras tem­pra­nas, el me­jor hí­bri­do con al­ta den­si­dad y muy al­ta fer­ti­li­za­ción.

Scliar. Ase­sor de la zo­na de Vi­lle­gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.