La ca­de­na del gi­ra­sol ad­vier­te que el cul­ti­vo pue­de es­tar en un pro­ce­so de ex­tin­ción

Sos­tie­ne que se con­cen­tró en zo­nas ale­ja­das de los puer­tos y le pe­san muy fuer­te las re­ten­cio­nes. .

Clarin - Rural - - TAPA - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@clarin.com

Se es­tá ar­man­do una cam­pa­ña pa­ra el ol­vi­do en el cul­ti­vo de gi­ra­sol. “Una de las peo­res de los úl­ti­mos 30 años”, di­ce Luis Arias, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Gi­ra­sol (Asa­gir), a Cla­rín Ru­ral.

“Con las con­di­cio­nes ac­tua­les por las que atra­vie­sa el cul­ti­vo, con al­tas re­ten­cio­nes y ba­ja ren­ta­bi­li­dad, co­mien­za a ha­ber pro­ble­mas con los vo­lú­me­nes pro­du­ci­dos, la in­dus­tria tie­ne ca­pa­ci­dad ocio­sa y se re­sien­te la in­ver­sión en desa­rro­llo de las em­pre­sas”, agre­ga Arias.

Es que la olea­gi­no­sa es­tá real­men­te com­pli­ca­da. Du­ran­te la pre­cam­pa­ña, las es­ti­ma­cio­nes ex­pre­sa­ban que se sem­bra­rían 1,9 mi­llo­nes de hec­tá­reas y, ac­tual­men­te, ese nú­me­ro se re­du­jo a 1,48 mi­llo­nes, se­gún es­ti­ma­cio­nes de la Bol­sa de Ce­rea­les de Bue­nos Ai­res.

La mag­ni­tud de es­te pa­ra­te es aun más re­le­van­te con­si­de­ran­do que el gi­ra­sol es un cul­ti­vo muy sem­bra­do en zo­nas mar­gi­na­les del país, co­mo la pro­vin­cia del Cha­co y el nor­te de San­ta Fe, el es­te de La Pam­pa y el sud­oes­te de Bue­nos Ai­res. Es más, en el nor­des­te ar­gen­tino, don­de las pers­pec­ti­vas ha­bla­ban de 550.000 hec­tá­reas, por cau­sa de la se­quía se ter­mi­na­ron por im­plan­tar 230.000 hec­tá­reas. “Un 32% de re­ten­cio­nes pa­ra es­ta zo­na es una car­ga muy pe­sa­da”, in­sis­te Arias.

Y agre­ga: “Ade­más, es­ta zo­na co­rre con la des­ven­ta­ja de la dis­tan­cia a los puer­tos, con lo cual es más ne­ce­sa­rio fa­vo­re­cer la in­ver­sión pa­ra que me­jo­re la pers­pec­ti­va del cul­ti­vo”.

En un in­for­me di­fun­di­do por Asa­gir, los da­tos de la caí­da de la su­per­fi­cie sem­bra­da que­dan bien cla­ros. “Si se to­ma co­mo re­fe­ren­cia la cam­pa­ña 2006/07, la úl­ti­ma con me­no­res re­ten­cio­nes y un ti­po de cam­bio más real, des­de en­ton­ces y has­ta la ac­tua­li­dad, en to­tal, la su­per­fi­cie ca­yó un 43%. En Cha­co, un 57%; en Bue­nos Ai­res el 37%; en La Pam­pa el 33%; en San Luis el 72%; en Cór­do­ba el 72% y en San­tia­go del Es­te­ro el 80%”, ci­ta la en­ti­dad.

Ade­más, aña­de Arias, en mu­chas de es­tas re­gio­nes hay un pro­ble­ma de arras­tre que ju­gó en con­tra de la siem­bra del gi­ra­sol: “la pa­lo­ma”.

Te­nien­do en cuen­ta que el mar­gen

Se pen­sa­ba en una siem­bra de ca­si 2 mi­llo­nes de has. Pe­ro ha­brá 1,5 mi­llo­nes

bru­to del cul­ti­vo es ba­jo es­ta cam­pa­ña, el pro­duc­tor es­tá dis­mi­nu­yen­do tam­bién la in­ver­sión en tec­no­lo­gía, con lo cual em­pie­za a des­an­dar el cre­ci­mien­to que se ha­bía lo­gra­do en las úl­ti­mas tres cam­pa­ñas, que fue el de es­ta­bi­li­zar los rin­des pro­me­dio na­cio­na­les en 20 qq/ha.

El im­pac­to en la caí­da de la ren­ta­bi­li­dad lo su­fren de for­ma de­si­gual las dis­tin­tas re­gio­nes gi­ra­so­le­ras: el sud­es­te bo­nae­ren­se, con ma­yor po­ten­cial de ren­di­mien­to que el oes­te bo­nae­ren­se o el NEA, padece me­nos es­ta pro­ble­má­ti­ca. “Pa­ra el no­res­te ar­gen­tino, el gi­ra­sol sem­bra­do tem­prano es el pri­mer in­gre­so pa­ra el pro­duc­tor, con lo cual, no sem­brar­lo o que ten­ga me­nos pro­duc­ti­vi­dad, es muy ne­ga­ti­vo”, ex­pli­ca Arias.

En ma­te­ria de in­ver­sio­nes, a ni­vel de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo, los me­no­res vo­lú­me­nes tam­bién im­pac­tan en las em­pre­sas de se­mi­lla, jus­to cuan­do es­tán apos­tan­do a ex­por­tar las in­no­va­cio­nes.

La ge­né­ti­ca desa­rro­lla­da en Ar­gen­ti­na ya es­tá lle­gan­do a los paí­ses de Eu­ro­pa orien­tal y Ru­sia, que se es­tán trans­for­man­do en gran­des pro­duc­to­res y tie­nen la po­si­bi­li­dad de ex­por­tar­lo di­rec­ta­men­te a Eu­ro­pa oc­ci­den­tal. En los paí­ses de Eu­ro­pa del es­te, “los hí­bri­dos ar­gen­ti­nos, más la adop­ción de la siem­bra di­rec­ta en al­gu­nos lu­ga­res, es­tá ayu­dan­do al sal­to tec­no­ló­gi­co que in­ci­de en las can­ti­da­des pro­du­ci­das”, co­men­ta el pre­si­den­te de la en­ti­dad.

Pe­ro en la ac­tua­li­dad, se­gún pro­yec­cio­nes de Asa­gir, Ar­gen­ti­na po­dría que­dar­se con ape­nas el 8% de las ex­por­ta­cio­nes mun­dia­les en 2014, cuan­do lle­gó a te­ner el 35%.

Pa­ra la en­ti­dad, el gi­ra­sol es un cul­ti­vo que se con­cen­tró en zo­nas no cen­tra­les. Se “mar­gi­na­li­zó”. Por eso, hay que pres­tar­le más aten­ción, ya que cual­quier co­yun­tu­ra ad­ver­sa le pe­ga de lleno.

Un lo­gro. En las úl­ti­mas tres cam­pa­ñas, la olea­gi­no­sa ve­nía mos­tran­do rin­des pro­me­dio en torno a los 20 qq/ha.

Pa­lo­mas. A la izq., son un gra­ve pro­ble­ma pa­ra al­gu­nas zo­nas. Arri­ba,

Luis Arias, pre­si­den­te de Asa­gir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.