¿Ame­na­zas u opor­tu­ni­da­des?

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

Es­ta es la úl­ti­ma edi­to­rial del año. Qui­zá al­guno es­pe­re un ba­lan­ce y al­go de futurología. Pre­fie­ro ir por la po­si­ti­va.

Por ejem­plo, to­mar un re­su­men del ex­per­to bra­si­le­ño Po­lan Lac­ki, en el que des­cri­be qué y có­mo han he­cho y si­guen ha­cien­do sus com­pa­trio­tas del agro pa­ra:

1. Trans­for­mar su país en el ma­yor ex­por­ta­dor mun­dial de azú­car, ca­fé, ta­ba­co, ju­go de na­ran­ja, eta­nol, car­ne va­cu­na y car­ne de po­llos. Tam­bién se con­ver­ti­rá en el pri­mer pro­duc­tor de so­ja en el año 2.014, en el ter­cer ex­por­ta­dor mun­dial de maíz y en el cuar­to ma­yor ex­por­ta­dor mun­dial de car­ne por­ci­na.

2. Lo­grar que en un pe­río­do de ape­nas 22 años, la pro­duc­ción de gra­nos ha­ya avan­za­do des­de 58 mi­llo­nes de to­ne­la­das en 1.991, a 187 mi­llo­nes de to­ne­la­das en el año de 2013. Pa­ra el año 2.014 las pre­vi­sio­nes in­di­can que al­can­za­rán 200 mi­llo­nes de to­ne­la­das.

3. Au­men­tar el in­gre­so de di­vi­sas en la ex­por­ta­ción de pro­duc­tos agro­pe­cua­rios des­de 25.000 mi­llo­nes de dó­la­res en el año 2002 a 100.000 mi­llo­nes de dó­la­res en el año 2.013; es de­cir, en ape­nas 11 años cua­dru­pli­có el in­gre­so de di­vi­sas ob­te­ni­do con las ex­por­ta­cio­nes del agro.

4. Lo­grar que en el año de 2013 el sal­do anual (su­per­avit) de la ba­lan­za de ex­por­ta­cio­nes/im­por­ta­cio­nes de pro­duc­tos agro­pe­cua­rios ha­ya si­do de 83.000 mi­llo­nes de dó­la­res; por­que el agro ob­tu­vo 100.000 mi­llo­nes de dó­la­res en ex­por­ta­cio­nes y gas­tó ape­nas 17.000 mi­llo­nes de dó­la­res en la im­por­ta­ción de ma­qui­na­ria agrí­co­la, fer­ti­li­zan­tes, pes­ti­ci­das, etc.

5. Pa­ra lo­grar que el ne­go­cio agrí­co­la y ga­na­de­ro con­tri­bu­ya en la ac­tua­li­dad con el 23% del PIB bra­si­le­ño, con el 33% de los em­pleos y con el 42% de las ex­por­ta­cio­nes glo­ba­les del país.

Po­lan Lac­ki es­tu­vo en­ro­la­do du­ran­te mu­cho años en la co­rrien­te de pen­sa­mien­to que plan­tea­ba las clá­si­cas mu­le­ti­llas “pro­gres”: los gran­des pro­ble­mas pa­ra el desa­rro­llo ru­ral tie­ne que ver con la

Ha­brá una co­se­cha en torno a 100 mi­llo­nes de to­ne­la­das, co­mo ha­ce seis años

glo­ba­li­za­ción, el neo­li­be­ra­lis­mo y los tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio. Aho­ra com­prue­ba, y sa­le a pro­cla­mar­lo a los cua­tro vien­tos (se ofre­ce a dar con­fe­ren­cias al res­pec­to), que glo­ba­li­za­ción, li­ber­tad de co­mer­cio y pro­duc­ción, y me­nos in­ter­ven­ción del Es­ta­do, no son las ame­na­zas sino las opor- tu­ni­da­des. Prue­bas al can­to. Ni en Bra­sil, ni en otros paí­ses de cre­ci­mien­to agrí­co­la vo­lup­tuo­so en es­ta úl­ti­ma dé­ca­da, hu­bo gran­des pla­nes, o po­lí­ti­cas ac­ti­vas en las que re­ca­lan quie­nes me­dran con “la ten­ta­ción del bien”, la ge­nial fra­se que nos le­ga­ra Fran­ces­co De Cas­tri en sus me­mo­ra­bles con­fe­ren­cias en Aa­pre­sid.

Aho­ra va­mos a re­pe­tir una co­se­cha en torno a las 100 mi­llo­nes de to­ne­la­das, co­mo ha­ce seis años. Ahí que­da­mos, des­pués de pa­sar de 45 a 100 en so­lo una dé­ca­da. Na­die in­ter­vino tan­to en la agri­cul­tu­ra co­mo el go­bierno ar­gen­tino. Pe­ro lo hi­zo só­lo pa­ra cap­tu­rar el ex­ce­den­te fi­nan­cie­ro. En nom­bre de la me­sa de los ar­gen­ti­nos, o de las ur­gen­cias fis­ca­les, se es­ta­ti­zó la ren­ta del sec­tor mien­tras se es­cu­cha­ba de las au­to­ri­da­des el can­to de si­re­na del “va­lor agre­ga­do en ori­gen”.

En Bra­sil se avan­zó fe­no­me­nal­men­te en va­lor agre­ga­do, a tra­vés del po­de­ro­so sis­te­ma de coope­ra­ti­vas o el im­pul­so de gran­des em­pre­sas que pron­to llegaron a do­mi­nar los prin­ci­pa­les mer­ca­dos de pro­teí­nas animales a ni­vel glo­bal.

En las pe­que­ñas gra­jeas de in­ter­ven­ción po­si­ti­va, se pu­so de ma­ni­fies­to el ins­tin­to em­pren­de­dor del agro y la agroin­dus­tria lo­ca­les. Em­pre­sas pri­va­das, coope­ra­ti­vas co­mo ACA. El ca­so más im­pac­tan­te es el de los bio­com­bus­ti­bles: la ley de cor­te obli­ga­to­rio, jun­to con una po­lí­ti­ca aran­ce­la­ria que pre­mia­ba el va­lor agre­ga­do, fue­ron un im­pul­so que desató enor­mes in­ver­sio­nes. Ar­gen­ti­na pa­só a li­de­rar el mer­ca­do mun­dial de bio­die­sel y arran­có la sa­ga del eta­nol. Los bio­com­bus­ti­bles ayu­da­ron a ate­nuar la cri­sis ex­ter­na sus­ti­tu­yen­do im­por­ta­cio­nes de naf­ta y ga­soil. Desa­rro­llo, me­dio am­bien­te, me­jo­ra ma­cro­eco­nó­mi­ca.

Fe­liz año nue­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.