En bus­ca de la es­ta­bi­li­dad per­di­da

Con la siem­bra del cen­teno co­mo cul­ti­vo de co­ber­tu­ra, va­rios cam­pos del lí­mi­te en­tre La Pam­pa y Cór­do­ba re­sol­vie­ron la vio­len­ta ero­sión eó­li­ca y el dra­ma de las ma­le­zas di­fí­ci­les.

Clarin - Rural - - PRODUCCIÓN Y SUSTENTABILIDAD>>> - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@clarin.com

Ba­jo un ca­lor in­ten­so, en un día se­co, so­pla un vien­to sua­ve y cons­tan­te. Es el tó­rri­do am­bien­te del nor­te pam­peano, que ha­ce per­der el alien­to.

Cla­rín Ru­ral lle­gó has­ta es­ta re­gión, a la lo­ca­li­dad de Co­ro­nel Hi­la­rio Lagos, so­bre la ru­ta 188, un si­tio muy pró­xi­mo al sur de Cór­do­ba, tan­to que an­dan­do por los ca­mi­nos rurales se pa­sa to­do el tiem­po de una pro­vin­cia a la otra.

Hi­la­rio Lagos es La Pam­pa me­da­no­sa nor­te, una pun­to “bor­der”, es de­cir, una fron­te­ra en­tre la Pam­pa sub­hú­me­da y el Oes­te se­mi­ári­do. Es­to ha­ce que la zo­na ten­ga un com­por­ta­mien­to cli­má­ti­co muy errá­ti­co.

“Es una zo­na sub­hú­me­da-se­mi­ári­da por­que hay años en los que pue­den llo­ver 800 mi­lí­me­tros y otros años de 400 mi­lí­me­tros. Es­te es de 400”, di­ce Ga­briel Gar­ne­ro, re­co­no­ci­do ase­sor de la zo­na, que lle­gó has­ta aquí ha­ce trein­ta años, lue­go de gra­duar­se, y fue el pri­mer in­ge­nie­ro agró­no­mo que se ins­ta­ló en es­te pue­blo, que hoy cuen­ta con 800 ha­bi­tan­tes.

El téc­ni­co co­no­ce de pri­me­ra mano los avan­ces y los re­tro­ce­sos de es­ta re­gión. Se­ña­la que la prác­ti­ca de una agri­cul­tu­ra con mo­no­cul­ti­vos olea­gi­no­sos, la es- ca­sa par­ti­ci­pa­ción de gra­mí­neas en las ro­ta­cio­nes y la ex­pan­sión del cul­ti­vo de ma­ní, des­de el sur de Cór­do­ba ha­cia es­ta re­gión, que se pro­du­jo allá por el año 2000, in­ten­si­fi­ca­ron los pro­ce­sos de de­gra­da­ción de los sue­los.

“Ha­ce tres años se em­pe­za­ron a ver las con­se­cuen­cias de es­tos pro­ce­sos, con la vo­la­du­ra de los cam­pos”, in­di­ca. Se re­fie­re, de es­ta for­ma, al pro­ce­so de ero­sión eó­li­ca que ocu­rre en es­tas zo­nas y que se ma­ni­fies­ta co­mo gran­des nu­bes de pol­vo o la for­ma­ción y mo­vi­mien­to de mé­da­nos en­tre los lo­tes de pro­duc­ción.

“Con años más se­cos, más agri­cul­tu­ra y me­nos co­ber­tu­ra de los sue­los, to­do es­to se intensifica”, agre­ga. Ade­más, có­mo es­tá

su­ce­dien­do en otros zo­nas muy agrí­co­las, aflo­ra otro pro­ble­ma: la fuer­te pre­sión de ma­le­zas de di­fí­cil con­trol.

Gar­ne­ro cuen­ta bre­ve­men­te la his­to­ria de es­ta zo­na, que no es­ca­pó a los cam­bios ge­ne­ra­les de la agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na de los úl­ti­mos 25 años.

“Era una zo­na ori­gi­na­ria­men­te ga­na­de­ra, con pas­tu­ras, al­fal­fa­res, en la cual en ca­da mon­te vi­vía el due­ño del cam­po. Con la lle­ga­da de la la­bran­za ver­ti­cal, des­pués la siem­bra di­rec­ta y, por úl­ti­mo, la so­ja RR, se fue trans­for­man­do en una zo­na pu­ra­men­te agrí­co­la, y el pro­duc­tor se fue a vi­vir a la ciu­dad y de­jó de te­ner esa per­te­nen­cia por su cam­po, ya que en­tró en un sis­te­ma de arren­da­mien­to con­ti­nuo”.

Te­nien­do en cuen­ta el des­en­ca­de­na­mien­to de los pro­ce­sos de ero­sión eó­li­ca y pro­ble­mas co­mo la ra­ma ne­gra, que afec­tan a to­da la re­gión, era ne­ce­sa­rio to­mar con­cien­cia y bus­car so­lu­cio­nes. Y es­tas llegaron con la im­ple­men­ta­ción de la tec­no­lo­gía de pro­ce­sos: fue con la siem­bra de cen­teno, co­mo cul­ti­vo de co­ber­tu­ra in­ver­nal, que se em­pe­zó a so­lu­cio­nar el pro­ble­ma, sub­ra­ya Gar­ne­ro.

Y agre­ga que, gra­cias al es­fuer­zo con­jun­to de di­ver­sas en­ti­da­des, co­mo el mi­nis­te­rio de la Pro­duc­ción de La Pam­pa, el IN­TA An­guil, el Co­le­gio de In­ge­nie­ros Agró­no­mos de La Pam­pa y la Cá­ma­ra Em­pre­sa­ria Pam­pea­na de In­su­mos Agro­pe­cua­rios, se es­tá lo­gran­do avan­zar en la adop­ción de prác­ti­cas con­ser­va­cio­nis­tas.

Jun­to a Gar­ne­ro, Cla­rín Ru­ral re­co­rrió dos es­ta­ble­ci­mien­tos, con dos alternativas de ma­ne­jo que in­clu­yen los cul­ti­vos de co­ber­tu­ra: una en un cam­po mix­to y la otra en un cam­po agrí­co­la.

Ca­ra­gua­tá es un cam­po de 900 hec­tá­reas, con 1.800 animales en en­gor­de, de los cua­les una par­te ha­ce una in­ver­na­da pas­to­ril y otros es­tán en un sis­te­ma de feed­lot mó­vil.

Allí, el 70% del cam­po es­tá sem­bra­do con cen­teno, una es­pe­cie in­ver­nal que en es­te ca­so se uti­li­za co­mo cul­ti­vo de co­ber­tu­ra. So­bre su ras­tro­jo se siem­bra el maíz

Con años se­cos, más agri­cul­tu­ra y me­nos co­ber­tu­ra del sue­lo, el pro­ble­ma cre­cía

(cu­ya pro­duc­ción se uti­li­za to­da en au­to­con­su­mo) y la so­ja.

Gar­ne­ro ex­pli­ca que, en es­te ca­so, el cen­teno se siem­bra a 38 cen­tí­me­tros en­tre lí­neas, y usa una mez­cla de ni­tró­geno, fós­fo­ro y azu­fre, co­mo fer­ti­li­zan­te arran­ca­dor. Lue­go se tra­ta con her­bi­ci­das pa­ra el con­trol de ma­le­zas de ho­ja an­cha y en pre­flo­ra­ción se apli­ca con gli­fo­sa­to y 2,4-D, pa­ra lue­go vol­ver a im­plan­tar el cul­ti­vo de ve­rano.

El téc­ni­co des­ta­ca la im­por­tan­cia de ha­cer un ma­ne­jo bien com­ple­to del cul­ti­vo de co­ber­tu­ra, ya que se evi­tan pro­ble­mas se­cun­da­rios. Por ejem­plo, en es­ta cam­pa­ña, en eta­pas tar­días del cen­teno, se vie­ron es­ca­pes de Ch­lo­ris, una ma­le­za de di­fí­cil con­trol.

En el cam­po Ca­ra­gua­tá, es­ta cam­pa­ña fue la pri­me­ra en la que se hi­zo cen­teno so­bre ras­tro­jo de maíz. Con es­ta tác­ti­ca de ma­ne­jo -opi­na Gar­ne­ro-, se otor­ga un va­lor pre­pon­de­ran­te a otro con­cep­to agro­nó­mi­co, que es el del cul­ti­vo de co­ber­tu­ra co­mo “fi­ja­dor de ras­tro­jo”, ya que, de­bi­do a los vien­tos fuer­tes de la zo­na, el cen­teno ha­ce de em­pa­li­za­da pa­ra evi­tar su vo­la­du­ra.

Ade­más, di­ce que la pre­sen­cia de las ma­le­zas pro­ble­ma de­ba­jo del ras­tro­jo que de­ja el maíz tar­dío se con­tro­la con la siem­bra in­me­dia­ta del cen­teno, lue­go de la co­se­cha mai­ce­ra. De es­ta for­ma, el cul­ti­vo de co­ber­tu­ra co­mien­za a com­pe­tir des­de muy tem­prano con las ma­le­zas, que así no pue­den desa­rro­llar­se li­bre­men­te.

Los Ma­nan­tia­les es otro es­ta­ble­ci­mien­to de la zo­na. Con 1.500 hec­tá­reas, to­da la su­per­fi­cie es­tá sem­bra­da con cul­ti­vos de co­ber­tu­ra. Una frac­ción se co­se­cha pa­ra sem­brar la se­mi­lla al año si­guien­te, pe­ro el res­to que­da en pie.

En es­te cam­po, 100% agrí­co­la, el cul­ti­vo de co­ber­tu­ra pro­vo­có sen­si­bles cam­bios en el ma­ne­jo de las den­si­da­des de siem­bra, que aho­ra son me­no­res, y en la nu­tri­ción.

Con to­dos es­tos ajus­tes lo­gra­ron que ha­ya más agua dis­po­ni­ble, más es­pa­cio en­tre hi­le­ras y me­nos pro­li­fe­ra­ción de en­fer­me­da­des. En lo que ha­ce a la nu­tri­ción, los cam­bios más im­por­tan­tes se es­tán dan­do con la apli­ca­ción de mi­cro­nu­trien­tes, de­ta­lla el téc­ni­co. En el ce­real es­tán apli­can­do zinc y hor­mo­nas de cre­ci­mien­to, mien­tras que en so­ja aplican mi­cro­nu­trien­tes co­mo el cal­cio, bo­ro, co­bal­to y mo­lib­deno.

To­do es­to es una mues­tra más de la im­por­tan­cia de la tec­no­lo­gía de pro­ce­sos, que in­clu­so per­mi­te prac­ti­car una agri­cul­tu­ra de punta en una zo­na an­tes mar­gi­nal.

Gra­cias por ser co­mo sos. El ase­sor Ga­briel Gar­ne­ro, en un lo­te que se­rá sem­bra­do en ve­rano con maíz tar­dío, en Hi­la­rio Lagos, La Pam­pa. Ve al cul­ti­vo in­ver­nal co­mo gran op­ción pa­ra pro­te­ger el sue­lo.

Co­mo un mé­dano. A la izq., una de las con­se­cuen­cias de la ero­sión eó­li­ca en una zo­na are­no­sa: los sue­los “se vue­lan”. A la der., el sis­te­ma ra­di­cu­lar de una plan­ta de cen­teno. Su gran raíz en ca­be­lle­ra fa­vo­re­ce la in­fil­tra­ción del agua.

Ga­na­de­ro. En el es­ta­ble­ci­mien­to Ca­ra­gua­tá, el cen­teno es par­te de la ofer­ta fo­rra­je­ra de in­vierno, jun­to con los cul­ti­vos de ve­rano di­fe­ri­dos y tam­bién las pas­tu­ras.

So­ja. El ras­tro­jo de cen­teno pro­te­ge al cul­ti­vo. Y el lo­te es­tá lim­pio de ma­le­zas.

Maíz tar­dío. Se siem­bra so­bre ras­tro­jo de cen­teno. Y se usa con la ha­cien­da.

Ma­ní. Es un pro­ble­ma pa­ra los sue­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.