Las va­cas pren­den la luz

En Carlos Te­je­dor, un pro­duc­tor y dos jó­ve­nes in­ge­nie­ros agró­no­mos pu­sie­ron en mar­cha un pro­yec­to que ge­ne­ra elec­tri­ci­dad a par­tir del bio­gás, que a su vez ob­tie­nen de la bos­ta y ori­na de las va­cas. El maíz es una pie­za cla­ve.

Clarin - Rural - - TAPA - Pablo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

En Carlos Te­je­dor, un pro­duc­tor y dos jó­ve­nes in­ge­nie­ros agró­no­mos pu­sie­ron en mar­cha un pro­yec­to que ge­ne­ra elec­tri­ci­dad a par­tir del bio­gás, que a su vez ob­tie­nen tras pro­ce­sar la bos­ta y ori­na de las va­cas. La ha­cien­da con­su­me el maíz del pro­pio cam­po.

Al­can­za con re­tro­traer­se unos días ha­cia atrás y re­duc­ción. las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas de la cri­sis ener­gé­ti­ca. En ese con­tex­to, al­gu­nos re­cor­da­ron que el cam­po pue­de ha­cer un apor­te pa­ra una so­lu­ción sus­ten­ta­ble a los pro­ble­mas que atra­vie­sa la Ar­gen­ti­na en es­ta ma­te­ria.

Por eso, Cla­rín Ru­ral vi­si­tó a un trío de em­pren­de­do­res en la lo­ca­li­dad de Carlos Te­je­dor, en el oes­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, que es­tán en esa lí­nea.

Allí, el pro­duc­tor Luis Ur­dan­ga­rin, jun­to a dos jó­ve­nes pro­fe­sio­na­les agró­no­mos, Martín Pi­nos y Eze­quiel Wei­bel, ge­ne­ra­rán ener­gía eléc­tri­ca a par­tir de la pro­duc­ción de bio­gás, que pla­nean in­tro­du­cir­la en la red del pue­blo.

Todo co­men­zó en mar­zo de 2012, du­ran­te la edi­ción de Ex­poa­gro. Allí, Ur­dan­ga­rin, que ya se ha­bía ten­ta­do con la idea de pro­du­cir bio­gás, co­no­ció a Pi­nos y Wei­bel, que ya tra­ba­ja­ban en el te­ma y en ese mo­men­to eran alum­nos que ex­po­nían un pro­yec­to vin­cu­la­do a es­ta ener­gía al­ter­na­ti­va en el stand de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA (Fau­ba). Ese pro­yec­to, jus­ta­men­te, lle­vó a los dos téc­ni­cos a for­mar la em­pre­sa Bio­gás Ar­gen­ti­na.

“Yo es­ta­ba muy in­tere­sa­do y me ha­bía in­for­ma­do so­bre la pro­duc­ción de bio­gás, pe­ro to­das las ex­pe­rien­cias que co­no­cía sur­gían a par­tir de gran­jas de cer­dos”, re­cuer­da el pro­duc­tor, que te­nía co­mo ob­je­ti­vo ge­ne­rar gas a par­tir del es­tiér­col bo­vino, ya que él es pro­duc­tor de car­ne.

Lue­go de co­no­cer­se, Pi­nos y Wei­bel co­men­za­ron el es­tu­dio de fac­ti­bi­li­dad del pro­yec­to en “La Mi­cae­la”, el cam­po de Ur­dan­ga­rin, eta­pa que de­mo­ró unos seis me­ses, cuen­tan los téc­ni­cos.

“Se hi­cie­ron re­le­va­mien­tos en el cam­po, se es­ti­mó qué can­ti­dad de gas y de bio­fer­ti­li­zan­te po­día ge­ne­rar todo el sis­te­ma, a par­tir de la can­ti­dad de ca­be­zas, se di­men­sio­na­ron los co­rra­les con pi­so de hor­mi­gón, se hi­zo un bo­ce­to con los pla­nos del di­ges­tor y la pi­le­ta de de­can­ta­ción... todo un tra­ba­jo de es­cri­to­rio”, re­su­me Wei­bel.

Ade­más de ser­vir pa­ra la pro­duc­ción de gas y de ener­gía eléc­tri­ca, el re­si­duo lí­qui­do que que­da de­can­ta­do lue­go de todo el pro­ce­so se uti­li­za­rá co­mo bio­fer­ti­li­zan­te pa­ra apli­car a los cul­ti­vos y al cam­po na­tu­ral.

En con­cre­to, “hay cua­tro pa­tas so­bre las que se apo­ya el pro­yec­to: la pro­duc­ción de car­ne, que tie­ne buen pro­nós­ti­co en el mun­do; la ge­ne­ra­ción de ener­gía, ca­da vez más es­ca­sa y ca­ra; el bio­fer­til­zan­te, pa­ra ha­cer más efi­cien­te y aba­ra­tar la pro­duc­ción, y el ma­ne­jo de los efluen­tes”, di­ce Ur­dan­ga­rin.

El sis­te­ma es así. El cam­po del pro­duc­tor tie­ne 258 hec­tá­reas, pe­ro so­lo dos ter­ce­ras par­tes de la su­per­fi­cie son úti­les pa­ra la pro­cor­dar El res­to es cam­po na­tu­ral que, en épo­ca de mu­chas llu­vias, se inun­dan.

El pro­ce­so pa­ra pro­du­cir gas co­mien­za con la agri­cul­tu­ra. Unas 120 hec­tá­reas del cam­po se des­ti­nan a la siem­bra de de maíz y sor­go, que la ha­cien­da con­su­me en su to­ta­li­dad.

El si­guien­te es­la­bón de es­ta ca­de­na es la ga­na­de­ría. Ur­dan­ga­rin fue siem­pre en­gor­da­dor y su es­tra­te­gia es re­criar par­te a cam­po y par­te a corral y, lue­go, ter­mi­nar a los ani­ma­les en­ce­rra­dos.

Todo su plan de ali­men­ta­ción se ba­sa en el con­su­mo del si­la­je de plan­ta en­te­ra de maíz y, tam­bién, del grano se­co. Lo mis­mo con el sor­go. Du­ran­te el in­vierno, los re­cur­sos fo­rra­je­ros son los ras­tro­jos de los cul­ti­vos de ve­rano, un ver­deo sem­bra­do so­bre es­tos y, ade­más, el pas­to na­tu­ral.

Ac­tual­men­te, en La Mi­cae­la hay un stock de 1.000 ani­ma­les y el ob­je­ti­vo es que ha­ya 500 en el corral con pi­so de hor­mi­gón y otros 500 afue­ra, que de­be­rían ir re­em­pla­zan­do pau­la­ti­na­men­te a los que se ven­den y sa­len del en­cie­rre.

“Ca­da no­vi­llo que en­tra al corral pro­du­ce apro­xi­ma­da­men­te unos 22 ki­los de es­tiér­col (bos­ta más ori­na), que tie­ne un 10% de ma­te­ria se­ca, que es la que con­tie­ne los só­li­dos fer­men­ta­bles ne­ce­sa­rios pa­ra la pro­duc­ción de bio­gás”, ex­pli­ca Pi­nos.

Y con­ti­núa: “Con el la­va­do del corral, todo el es­tiér­col va a una ca­lle co­lec­to­ra, que de­ri­va en una cá­ma­ra de car­ga. Allí, el agi­ta­dor ho­mo­ge­nei­za el ma­te­rial, pa­ra que se pro­duz­ca una fer­men­ta­ción ini­cial. Fi­nal­men­te, la to­ma de una bom­ba lo in­gre­sa­rá al di­ges­tor”.

Al tan­que del bio­di­ges­tor en­tra­rán on­ce me­tros cú­bi­cos dia­rios de ma­te­rial, que fer­men­ta­rán du­ran­te 43 días. Lue­go, sal­drán ha­cia una pi­le­ta de de­can­ta­ción. El tan­que tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra 500 me­tros cú­bi­cos, y en­tre lo que en­tra y lo que sa­le dia­ria­men­te, sue­le es­tar ocu­pa­do con lí­qui­do en un 95% de su ca­pa­ci­dad.

“Den­tro del di­ges­tor, don­de un agi­ta­dor mez­cla el ma­te­rial de for­ma per­ma­nen­te, es­tá el inócu­lo de bac­te­rias. Es una co­lo­nia que se for­ma­rá con los pri­me­ros in­gre­sos de es­tiér­col y lue­go per­ma­ne­ce­rá ahí tra­tan­do todo lo que en­tra. Ellas, bá­si­ca­men­te, to­man el car­bono del sus­tra­to par­cial­men­te fer­men­ta­do y ge­ne­ran el me­tano, que es el gas com­bus­ti­ble, que se acu­mu­la­rá en el do­mo (la par­te su­pe­rior) del bio­di­ges­tor”, di­ce Pi­nos.

Wei­bel aco­ta, ha­cien­do una com­pa­ra­ción: “Es­to fun­cio­na co­mo un ru­men, ya que las bac­te­rias es­pe­cí­fi­cas tra­ba­jan trans­for­man-

do el ma­te­rial y con­vir­tién­do­lo en gas”.

Y, lue­go, ter­mi­na de ex­pli­car el pro­ce­so: “El gas que se ob­tie­ne se fil­tra, pa­ra sa­car­le el áci­do sul­fí­dri­co y el agua, que son ele­men­tos co­rro­si­vo pa­ra los ma­te­ria­les del sis­te­ma. Lue­go se lo en­fría pa­ra que con­den­se y se lo pre­su­ri­za pa­ra que pue­da en­trar al mo­tor ge­ne­ra­dor de ener­gía eléc­tri­ca. Des­de allí irá a una sub­es­ta­ción eléc­tri­ca y ya es­ta­ría lis­to pa­ra en­trar a la red del pue­blo”. (Ver ¿Y la coope­ra­ti­va...).

En la úl­ti­ma eta­pa, todo lo que sa­le del di­ges­tor (es de­cir, el bio­fer­ti­li­zan­te), se acu­mu­la­rá en una pi­le­ta ad­ya­cen­te al tan­que. “Las bac­te­rias con­su­men el car­bono en el di­ges­tor, pe­ro de­jan dis­po­ni­bles los mi­ne­ra­les que se apli­ca­rán a los cul­ti­vos con la es­tier­co­le­ra”, co­men­ta Pi­nos. Y aña­de: “En esa pi­le­ta tam­bién se pue­de co­lo­car un do­mo y ha­cer una post di­ges­tión, pa­ra pro­du­cir al­go más de gas. Pe­ro eso es una pró­xi­ma eta­pa”.

En Carlos Te­je­dor, es­tos jó­ve­nes pro­fe­sio­na­les y un pro­duc­tor mues­tran que un pro­ce­so con prin­ci­pios bá­si­cos de fun­cio­na­mien­to, aun­que cier­ta­men­te con ob­je­ti­vos am­bi­cio­sos, pue­de ser un cam­bio de pa­ra­dig­ma pa­ra la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria. Y tam­bién pa­ra la de ener­gía.

Fir­mes. Wei­bel (izq.),

Ur­dan­ga­rin (ctro.) y Pi­nos, en el corral que jun­ta los “re­si­duos”. Atrás, el bio­di­ges­tor

que los pro­ce­sa.

En el pun­to de par­ti­da. Pi­nos (izq.), Ur­dan­ga­rin (ctro.) y Wei­bel, en uno de sus lo­tes de maíz. El ce­real es el ini­cio del ci­clo, ya que la ha­cien­da lo con­su­me en for­ma de grano o de si­lo de plan­ta en­te­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.