Los gru­pos CREA ad­vier­ten so­bre el maíz y la so­ja en el NOA

El au­tor, con­ta­dor pú­bli­co y ti­tu­lar del es­tu­dio Sáenz Va­lien­te y Aso­cia­dos, sos­tie­ne que los con­tro­les elec­tró­ni­cos y por sa­té­li­te que hoy tie­nen los or­ga­nis­mos de re­cau­da­ción a ve­ces no mues­tran la reali­dad que tie­ne la pro­duc­ción al mo­men­to en que se c

Clarin - Rural - - TAPA - San­tia­go Sáenz Va­lien­te Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

Un in­for­me de la re­co­no­ci­da en­ti­dad di­ce que se pier­de di­ne­ro allí con am­bos cul­ti­vos y que es­tán sien­do re­em­pla­za­dos por otros co­mo la chía.

El fis­co co­no­ce de­ta­lles de to­das las va­ria­bles eco­nó­mi­cas que con­for­man los im­pues­tos que de­ben pa­gar los con­tri­bu­yen­tes. Las ope­ra­cio­nes se con­cre­tan de for­ma elec­tró­ni­ca, en los con­tra­tos de arren­da­mien­to y otros re­sul­ta obli­ga­to­ria su re­gis­tra­ción an­te el fis­co y la pro­duc­ción, a me­di­da que se co­se­cha, es co­no­ci­da tam­bién. Así, no ca­be du­da al­gu­na de que el en­te re­cau­da­dor es­tá en con­di­cio­nes de sa­ber el mon­to de los im­pues­tos es­ti­ma­dos.

Des­de ha­ce un tiem­po, la AFIP y ARBA han dis­pues­to la apli­ca­ción prác­ti­ca de las imá­ge­nes sa­te­li­ta­les, aun­que es un pro­ce­di­mien­to con­tro­ver­ti­do y pe­li­gro­so, por­que es­ta in­for­ma­ción ob­te­ni­da por los sa­té­li­tes de­be uti­li­zar­se de for­ma pre­ven­ti­va y no co­mo ele­men­to pa­ra de­ter­mi­nar im­pues­tos.

Has­ta aho­ra, es­te ré­gi­men se uti­li­zó esen­cial­men­te pa­ra ame­dren­tar a los con­tri­bu­yen­tes.

De es­ta ma­ne­ra, la AFIP cru­za da­tos re­que­ri­dos a los con­tri­bu­yen­tes con las fuen­tes de in­for­ma­ción de las imá­ge­nes ob­te­ni­das, a los fi­nes de com­pro­bar la exis­ten­cia de di­fe­ren­cias con lo de­cla­ra­do.

En­ton­ces, las pre­sun­cio­nes de ga­nan­cias ten­drían efec­to en otros im­pues­tos co­mo Ga­nan­cia Mí­ni­ma Pre­sun­ta, IVA, e in­clu­si­ve Bie­nes Per­so­na­les, pe­ro las fo­to­gra­fías mues­tran una si­tua­ción es­tá­ti­ca, sin con­si­de­rar he­chos for­tui­tos pos­te­rio­res, co­mo inun- da­cio­nes, se­quías, en­fer­me­da­des del cul­ti­vo, etc.

Se tra­ta de una fic­ción que pue­de acer­car­se a la reali­dad, pe­ro no re­gis­tra as­pec­tos de la na­tu­ra­le­za que in­ci­den en­tre lo sem­bra­do y lo au­tén­ti­ca­men­te re­co­gi­do.

ARBA dis­pu­so el “Pro­gra­ma de Con­trol Fis­cal Agro­pe­cua­rio”, uti­li­zan­do la tec­no­lo­gía di­gi­tal, tan­to pa­ra los in­mue­bles ur­ba­nos y ru­ra­les, co­mo pa­ra es­ti­mar las ven­tas de la ex­plo­ta­ción agrí­co­la con efec­tos en el im­pues­to so­bre los in­gre­sos bru­tos.

La nue­va ad­mi­nis­tra­ción pro­vin­cial ha je­rar­qui­za­do el in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción con la AFIP pa­ra de­tec­tar eva­sión en es­tos tri­bu­tos. La re­cau­da­ción to­tal de ARBA en 2013 al­can­zó los $67.000 millones, pe­ro se as­pi­ra a lle­gar a cer­ca de $90.000 millones, ejer­cien­do una ma­yor pre­sión so­bre el que es­tá obli­ga­do con to­da es­ta in­for­ma­ción.

Asi­mis­mo, la en­ti­dad bo­nae- ren­se con­ti­nua exi­gien­do a los pro­pie­ta­rios con más de 50 hec­tá­reas co­mu­ni­car anual­men­te los da­tos catastrales del pre­dio ru­ral y su destino. Las mul­tas apli­ca­bles as­cien­den has­ta $ 45.000 por la omi­sión de in­for­ma­ción.

To­dos es­tos mé­to­dos se uti­li­zan pa­ra com­ba­tir la eva­sión. Es la peor de las inequi­da­des, que de­be erra­di­car­se, o al me­nos re­du­cir­se sen­si­ble­men­te. De eso no hay du­da. El com­por­ta­mien­to so­cial de­be cam­biar, pe­ro las con­di­cio­nes tri­bu­ta­rias ac­tua­les, tam­bién.

Las dis­tor­sio­nes de la es­truc­tu­ra tri­bu­ta­ria ar­gen­ti­na, su pre­sión fis­cal ex­ce­si­va, y la au­sen­cia de cri­te­rios esen­cia­les pa­ra exi­gir los tri­bu­tos, im­pul­san la eva­sión.

Los prin­ci­pa­les im­pues­tos vi­gen­tes ol­vi­dan la con­si­de­ra­ción de pro­por­cio­na­li­dad, equi­dad y no con­fis­ca­to­rie­dad. Ni si­quie­ra se con­tem­pla la ca­pa­ci­dad de con­tri­buir en su jus­ta me­di­da en el im­pues­to a las ga­nan­cias, pues la sus­pen­sión del ajus­te que co­rri­ge los efec­tos de la in­fla­ción dis­tor­sio­na ab­so­lu­ta­men­te la de­ter­mi­na­ción de la car­ga fis­cal.

El im­pues­to al de­bi­to y cré­di­to, y los de­re­chos de ex­por­ta­ción, son exi­gi­dos con in­de­pen­den­cia de ren­ta al­gu­na, cri­te­rio ale­ja­do de to­da re­co­men­da­ción mun­dial.

La per­ma­nen­cia de nor­mas, in­cen­ti­vos fis­ca­les a la in­ver­sión y la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, son prin­ci­pios esen­cia­les que de­ben exis­tir, hoy au­sen­tes en nues­tro país.

Por su par­te, los fis­cos con­ti­núan con exi­gen­cias cons­tan­tes que afec­tan a los ad­mi­nis­tra­dos, e im­pli­can exor­bi­tan­tes cos­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos, que de­be­rían ser afron­ta­dos - al me­nos par­cial­men­te- por el en­te re­cau­da­dor, pues se re­la­cio­nan di­rec­ta­men­te con su obli­ga­ción de fis­ca­li­za­ción y re­cau­da­ción.

El po­der de exi­gen­cia de in­for­ma­ción eco­nó­mi­ca que tie­ne el fis­co es om­ni­com­pren­si­va, ex­clu­yén­do­se so­lo las cues­tio­nes que ha­cen a la in­ti­mi­dad de las per­so­nas.

Pe­ro pa­ra que la po­bla­ción ten­ga con­cien­cia tri­bu­ta­ria no so­lo de­be brin­dar­se edu­ca­ción en las eta­pas es­co­la­res, sino que tam­bién de­be te­ner vi­gen­cia una es­truc­tu­ra tri­bu­ta­ria jus­ta y equi­li­bra­da.

Las mo­ra­to­rias, blan­queos y per­do­nes fre­cuen­tes de­te­rio­ran el buen com­por­ta­mien­to fis­cal de los cum­pli­do­res, pe­ro los ciu­da­da­nos que de­frau­dan al fis­co de­ben ser re­pro­cha­dos y de­ben re­ci­bir una san­ción ejem­pli­fi­ca­do­ra pro­por­cio­nal a ca­da si­tua­ción, por­que no ca­be du­da de que el Es­ta­do ne­ce­si­ta los in­gre­sos de los im­pues­tos, úni­ca fuen­te pa­ra sol­ven­tar los gas­tos a los fi­nes de cum­plir con los ser­vi­cios que me­re­ce la po­bla­ción. t

Imá­ge­nes. La AFIP y ARBA mar­chan al fren­te en los con­tro­les a dis­tan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.