Sí, aquí es­ta­mos del to­ma­te

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

In­tere­san­te la cues­tión del to­ma­te. El go­bierno im­pul­de sa la im­por­ta­ción del su­cu­len­to fru­to de la so­la­ná­cea, de­ve­ni­da en una ame­na­za pa­ra el exi­to­so mo­de­lo de ma­triz di­ver­si­fi­ca­da e in­clu­sión so­cial. El de la dé­ca­da ga­na­da.

Si co­mo al­gu­nos creen fue una cor­ti­na de hu­mo pa­ra sa­car de los me­dios los te­mas real­men­te im­por­tan­tes pa­ra la eco­no­mía y la so­cie­dad, se con­vir­tió en un boo­me­rang. Des­nu­dó, jun­to a otros epi­so­dios, la de­bi­li­dad y el fun­cio­na­mien­to caó­ti­co del sis­te­ma de de­ci­sio­nes. Mu­chas de las cua­les ge­ne­ran una enor­me preo­cu­pa­ción en el país real. El que pro­du­ce y co­mer­cia en for­ma com­pe­ti­ti­va, ge­ne­ra em­pleo, va­lor, Vea­mos.

La Afip hi­zo sa­ber que apli­ca­rá un nue­vo ré­gi­men de an­ti­ci­pos pa­ra el pa­go del im­pues­to a las ga­nan­cias pa­ra el sec­tor ex­por­ta­dor. El ob­je­ti­vo ex­plí­ci­to es re­cau­dar unos 200 millones de dó­la­res. No afec­ta so­lo al sec­tor agroin­dus­trial, sino a otros seg­men­tos de la ex­por­ta­ción: me­ta­les, me­ta­les no fe­rro­sos, pro­duc­tos de la mi­ne­ría, pe­tró­leo, etc. La alí­cuo­ta se­ría del 0,5% pa­ra ope­ra­cio­nes don­de el país de destino sea el mis­mo que re­ci­be la fac­tu­ra, y del 2% si son di­fe­ren­tes, que es lo que su­ce­de en la ma­yor par­te de los ca­sos.

Se tra­ta li­sa y lla­na­men­te de una nue­va re­ten­ción, que por su­pues­to re­cae­rá en for­ma di­rec­ta so­bre el pre­cio de la mer­ca­de­ría que los ex­por­ta­do­res ad­quie­ren en el mer­ca­do in­terno. Es cier­to que, co­mo to­da per­cep­ción a cuen­ta, un día se re­cu­pe­ra. Pe­ro en el me­dio su­ce­den va­rias co­sas.

Pri­me­ro, hay que te­ner ga­nan- cias de las cua­les des­con­tar el an­ti­ci­po. Se­gun­do, fren­te a la al­ta inf la­ción y el cre­cien­te rit­mo de­va­lua­to­rio, a la ho­ra de re­cu­pe­rar el cré­di­to hay una pér­di­da eco­nó­mi­ca im­por­tan­te. Es­ta pér­di­da se su­ma al ya im­po­nen­te que­bran­to por la de­mo­ra en la de­vo­lu­ción del IVA, don­de al­gu­nas em­pre­sas pa­de­cen ca­tor­ce me­ses de atra­so.

Las cá­ma­ras ex­por­ta­do­ras es­di­vi­sas.

El an­ti­ci­po que se cobrará a los ex­por­ta­do­res es una nue­va re­ten­ción

tán ana­li­zan­do, por se­pa­ra­do y en con­jun­to, una pre­sen­ta­ción an­te el or­ga­nis­mo fis­cal mar­can­do las con­se­cuen­cias de se­me­jan­te al­te­ra­ción de la nor­ma­ti­va, cuan­do la ma­yor ur­gen­cia es ac­ti­var el flu­jo de di­vi­sas. Es lla­ma­ti­vo: des­de el Ban­co Cen­tral y Eco­no­mía se les so­li­ci­tó la li­qui­da­ción an­ti­ci­pa­da US$ 2.000 millones, he­cho que se con­cre­tó en es­tos días.

En la mis­ma sa­ga del ata­que al sec­tor ex­por­ta­dor, se ins­cri­be el epi­so­dio que pa­de­ce Ni­de­ra, una de las gran­des agroin­dus­trias ex­por­ta­do­ras. Ha­ce diez días se le can­ce­ló el CUIT pro­vo­can­do su pa­ra­li­za­ción to­tal. El “pe­ca­do”: ha­ber con­cre­ta­do una ex­por­ta­ción de 26.000 to­ne­la­das de tri­go a Bra­sil, con todo en re­gla con las au­to­ri­da­des de la Adua­na ( que has­ta le mi­die­ron la car­ga con el en­go­rro­so “draft sur­vey”), y las re­ten­cio­nes pa­gas des­de ha­ce más de un año. Au­to­ri­da­des de la em­pre­sa ex­pli­ca­ron que han se­gui­do los mis­mos pro­ce­di­mien­tos que de ma­ne­ra ha­bi­tual cum­plen pa­ra ex­por­tar cual­quier otro pro­duc­to que co­mer­cia­li­za al ex­te­rior. To­dos coin­ci­den en que aún cuan­do me­dia­ra al­gu­na in­con­sis­ten­cia, la san­ción es ab­so­lu­ta­men­te des­por­por­cio­na­da. Es­to ge­ne­ra un tem­bla­de­ral y ahu­yen­ta a clien­tes.

El te­ma es pa­ra un pa­per de Har­vard. Ni­de­ra, a tra­vés de su área de se­mi­llas, cum­plió un pa­pel fun­da­men­tal en la me­jo­ra de la com­pe­ti­ti­vi­dad del tri­go, cuan­do ha­ce quin­ce años in­tro­du­jo la ge­né­ti­ca fran­ce­sa. La re­vo­lu­ción de las va­rie­da­des Ba­guet­te per­mi­tió ele­var sus­tan­cial­men­te el te­cho de los rin­des. Aho­ra mis­mo se es­tán co­se­chan­do lo­tes que ro­zan los 100 quin­ta­les por hec­tá­rea, el do­ble de lo que se so­ña­ba en los 90. Pe­ro la Ar­gen­ti­na no tie­ne tri­go pa­ra ven­der. Y la em­pre­sa em­ble­má­ti­ca en es­ta ca­rre­ra por la com­pe­ti­ti­vi­dad apa­re­ce, de ca­ra a la so­cie­dad, re­ci­bien­do el epí­te­to de “con­tra­ban­do” por par­te de la má­xi­ma au­to­ri­dad del con­trol adua­ne­ro.

La preo­cu­pa­ción ofi­cial de­bie­ra ser có­mo re­en­cau­zar el f lu­jo tri­gue­ro, es­ti­mu­lan­do la pro­duc­ción y las ex­por­ta­cio­nes.

Pe­ro sí, aquí es­ta­mos del to­ma­te. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.