Re­ga­do de tec­no­lo­gía

Mar­ce­lo Ruiz, con su so­cio Carlos Miot­ti, vie­ne cre­cien­do ha­ce 30 años en el di­fí­cil nor­te cór­do­bés. Des­de la siem­bra di­rec­ta has­ta el rie­go, más re­cien­te, fue­ron abre­van­do de ca­da in­no­va­ción. Hoy, son ver­da­de­ros re­fe­ren­tes en la zo­na.

Clarin - Rural - - TAPA - JE­SUS MA­RIA. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Lu­cas Vi­lla­mil lvi­lla­mil@cla­rin.com

Mar­ce­lo Ruiz, y su so­cio Carlos Miot­ti, vie­nen cre­cien­do ha­ce 30 años en los di­fí­ci­les am­bien­tes de la zo­na de Jesús María. De la siem­bra di­rec­ta has­ta el rie­go más re­cien­te, fue­ron abre­van­do de ca­da in­no­va­ción. Hoy, son re­fe­ren­tes que va­le la pe­na co­no­cer.

“A prin­ci­pios de los no­ven­ta, cuan­do lle­gó la siem­bra di­rec­ta a es­ta zo­na, se ge­ne­ró un gran cam­bio pro­duc­ti­vo: ahí se lo­gró que el lo­te te die­ra un vein­te por cien­to más de pro­duc­ción, y sin ero­sión”, re­cuer­da el pro­duc­tor del nor­te cor­do­bés Mar­ce­lo Ruiz. A su la­do, su so­cio, Carlos Miot­ti, acla­ra: “El ne­go­cio en reali­dad cam­bió en el 96, con la so­ja RR”.

Ruiz y Miot­ti tra­ba­jan jun­tos des­de ha­ce trein­ta años en la zo­na de Jesús María, y su es­tra­te­gia em­pre­sa­ria pa­re­ce in­cluir co­mo re­qui­si­to man­te­ner­se a la or­den del día con los hi­tos que trans­for­man per­ma­nen­te­men­te el ne­go­cio agro­pe­cua­rio. Tan­to años de evo­lu­ción y cre­ci­mien­to de la mano de los avan­ces tec­no­ló­gi­cos los lle­van, aho­ra a la in­cor­po­ra­ción del rie­go en bue­na par­te de sus lo­tes, pa­ra sa­car el má­xi­mo pro­ve­cho de los re­cur­sos y ha­cer­lo du­ran­te todo el año.

Ruiz y Miot­ti se co­no­cen des­de la ju­ven­tud y em­pe­za­ron ven­dien­do in­su­mos en un pe­que­ño de­pó­si­to, en los co­mien­zos agrí­co­las de lo que era una zo­na tra­di­cio­nal­men­te ga­na­de­ra. Cin­co años des­pués em­pe­za­ron a pro­du­cir al­qui­lan­do al­gu­nas hec­tá­reas o aso­cián­do­se con sus clien­tes.

Los dos so­cios po­nían los in­su­mos y el clien­te po­nía la tie­rra. Hoy, ade­más de ser de los ma­yo­res pro­vee­do­res de in­su­mos de la zo­na, cuen­tan con un plan­tel de trein­ta per­so­nas y pro­du­cen maíz, so­ja, tri­go, gi­ra­sol y gar­ban­zo en 10.000 hec­tá­reas en­tre Jesús María y Río Se­co, una lo­ca­li­dad ubi­ca­da 140 ki­ló­me­tros ha­cia el nor­te que mar­ca la fron­te­ra agrí­co­la cor­do­be­sa. “La em­pre­sa tu­vo siem­pre un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do, a la par del de­sa­rro­llo de to­da la zo­na, pe­ro el cre­ci­mien­to más gran­de de la par­te pro­duc­ti­va se dio en los úl­ti­mos diez años”, di­ce Miot­ti.

Los sue­los de Jesús María -ex­pli­can los pro­duc­to­res- son bas­tan­te bue­nos, pe­ro las llu­vias son muy es­ta­cio­na­les y caen so­lo en pri­ma­ve­ra y ve­rano. El pro­me­dio de pre­ci­pi­ta­cio­nes ron­da los 800 mi­lí­me­tros anua­les. “Por eso, en ge­ne­ral se ha­ce so­lo un cul­ti­vo anual de ve­rano, pe­ro bien he­cho”, di­ce Ruiz.

En ese con­tex­to, la in­cor­po­ra­ción de equi­pos de rie­go lle­gó pa­ra cam­biar por com­ple­to la ecua­ción pro­duc­ti­va. Ruiz co­men­ta que es­te ve­rano vie­ne con bue­nas llu­vias y que la so­ja sem­bra­da en los pri­me­ros días de di­ciem­bre aun no ne­ce­si­tó ser re­ga­da, pe­ro afir­ma que con la in­cor­po­ra­ción de pi­vo­tes han po­di­do su­mar en el in­vierno el cul­ti­vo de tri­go, al­go de gar­ban­zo y gi­ra­sol con­fi­te­ro. “Ade­más de eso, ha­ce­mos los clá­si­cos: so­ja y maíz. Y apro­ve­chan­do el rie­go tam­bién es­ta­mos pro­du­cien­do se­mi­llas de maíz pa­ra Mon­san­to”, ex­pli­ca el pro­duc­tor.

Ac­tual­men­te, la em­pre­sa tie­ne 1.200 hec­tá­reas ba­jo rie­go, y pa­ra el año que vie­ne se­gu­ra­men­te lle­ga­rán a cu­brir 1.500 hec­tá­reas con equi­pos de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción. “El rie­go es una he­rra­mien­ta fa­bu­lo­sa, pe­ro se tie­nen que dar va­rias con­di­cio­nes: tie­ne que ha­ber bue­na agua, elec­tri­ci­dad… La in­ver­sión es de en­tre 2.000 y 3.000 dó­la­res por hec­tá­rea”, di­ce Ruiz.

La na­pa en es­tos cam­pos es­tá a unos 40 me­tros de pro­fun­di­dad, pe­ro las per­fo­ra­cio­nes son de has­ta 180 me­tros. Lue­go, cuan­do el rie­go ya es­tá dis­po­ni­ble, se de­be cal­cu­lar bien el uso del re­cur­so; por eso, an­tes de em­pe­zar ca­da cam­pa­ña se ha­ce un aná­li­sis de agua dis­po­ni­ble. Es­te año, Ruiz y Miot­ti les die­ron al tri­go unos 300.

La zo­na en la que tra­ba­jan tie­ne un al­to por­cen­ta­je de maíz y, de he­cho, la ven­ta de se­mi­llas del ce­real es uno de los prin­ci­pa­les ne­go­cios de la em­pre­sa. Por eso, Ruiz y Miot­ti de­di­can ca­si la mi­tad de su su­per­fi­cie a es­te cul­ti­vo. “Siem­pre nos re­sul­tó ne­go­cio, y ade­más es po­si­ti­vo pa­ra el sis­te­ma pro­duc­ti­vo. El maíz tie­ne un rin­de más es­ta­ble”, di­ce Miot­ti. Ruiz re­mar­ca que la Ar­gen­ti­na tie­ne un pro­ble­ma gra­ví­si­mo de mo­no­cul­ti­vo de so­ja, y que las con­di­cio­nes es­tán da­das pa­ra ha­cer mu­cho más maíz. “Acá por suer­te el pro-

ble­ma no se da tan­to. Ade­más, te­ne­mos la op­ción de de­jar el maíz pa­ra más tar­de”, di­ce.

El ma­ne­jo de la em­pre­sa tie­ne al­gu­nas di­fe­ren­cias se­gún las zo­nas que tra­ba­ja, ya que los lo­tes de la re­gión de Río Se­co no tie­nen la mis­ma ap­ti­tud que los de Jesús María: mien­tras que en Jesús María la siem­bra de so­ja y maíz co­mien­za en oc­tu­bre, en los lo­tes del nor­te la siem­bra de maíz so­lo se ha­ce a par­tir de di­ciem­bre.

Ade­más, el ce­real se siem­bra allí con una me­nor den­si­dad de se­mi­llas. “De ca­sua­li­dad nos di­mos cuen­ta que con me­nos plan­tas, en ese am­bien­te, el maíz rin­de me­jor. Es­ta­mos po­nien­do al­re­de­dor de 53.000 se­mi­llas por hec­tá­rea, que es un 20 por cien­to me­nos que lo que sem­bra­mos acá, y así he­mos lo­gra­do maí­ces de arri­ba de 9.000 ki­los”. En Jesús María, ese cul­ti­vo pue­de al­can­zar ren­di­mien­tos de 12.000 ki­los.

En cuan­to a la so­ja, en años bue­nos los lo­tes cer­ca­nos a Jesús María dan al­re­de­dor de 3.000 ki­los, mien­tras que en el nor­te los ren­di­mien­tos va­rían más y pue­den dar en­tre 1.500 y más de 3.000 ki­los.

En tri­go, con rie­go, se pue­den lo­grar en es­ta zo­na has­ta 6.000 ki­los por hec­tá­rea, y ade­más de­ja una muy bue­na co­ber­tu­ra de ras­tro­jo. El gar­ban­zo, por su par­te, no de­be­ría dar me­nos de 3.000 ki­los con rie­go, pe­ro es un cul­ti­vo muy sen­si­ble a las he­la­das tar­días.

“Hay años que ha­cés 3.000 ki­los por hec­tá­rea y lo ven­des a 700 dó­la­res, pe­ro tam­bién pue­de pa­sar que ha­gas 1.500 ki­los y lo ven­das a 300 dó­la­res, co­mo nos pa­só en es­ta cam­pa­ña. No hay for­ma de en­con­trar­le la vuel­ta pa­ra com­bi­nar rin­de, pre­cio y ca­li­dad, que tam­bién es al­go di­fí­cil de lo­grar. Es­te año tu­vi­mos cua­tro he­la­das al hi­lo en sep­tiem­bre”, co­men­ta Ruiz res­pec­to de la es­pe­cia­li­dad. La otra car­ta que lle­gó con el rie­go es el gi­ra­sol, que se es­tá por co­se­char y has­ta aho­ra vie­ne bas­tan­te bien. Ruiz cal­cu­la que da­rá unos 3.000 ki­los. “Ade­más es un cul­ti­vo cor­to que en­ca­ja muy bien en la ro­ta­ción”, agre­ga.

Le­jos de re­la­jar­se, Miot­ti y Ruiz ya pien­san los pró­xi­mos pa­sos pa­ra se­guir yen­do siem­pre a la van­guar­dia tec­no­ló­gi­ca, y por eso es­tán ha­cien­do el ma­peo sa­te­li­tal de sus cam­pos pa­ra in­cor­po­rar pró­xi­ma­men­te la siem­bra y la fer­ti­li­za­ción va­ria­ble.

En el nor­te de Cór­do­ba, un am­bien­te du­ro y ha­bi­tual­men­te se­co, el com­bo in­no­va­ción más rie­go con­so­li­dó ren­di­mien­tos agrí­co­las que pa­re­cen de otra re­gión y, ade­más, mues­tra el ca­mino por el que pue­de se­guir cre­cien­do el ne­go­cio sin ol­vi­dar una pa­ta muy de­cla­ma­da y po­co prac­ti­ca­da: la de la sus­ten­ta­bi­li­dad.

Cer­ca de las sie­rras. Ruiz en un lo­te de maíz pa­ra la pro­duc­ción de se­mi­lla, ba­jo rie­go.

Aga­za­pa­do. Ruiz, la se­ma­na pa­sa­da en un lo­te de so­ja na­cien­do so­bre un ras­tro­jo de tri­go, a pu­ro rie­go.

Todo por el maíz. A la izq., el lo­te en el que siem­bran pa­ra pro­du­cir se­mi­lla pa­ra Mon­san­to. A la der., el cam­pa­men­to en el que vi­ve el per­so­nal que por un tiem­po tra­ba­ja en esas ta­reas.

Hay equi­po. Los so­cios (Ruiz, de ver­de, y Mot­ti, de ro­jo), al fren­te.

Pro­ble­ma 1. La ra­ma ne­gra que in­va­de la so­ja. Atrás, un gi­ra­sol.

Pro­ble­ma 2. El maíz RR na­ce en la so­ja. Le apli­can gra­mi­ni­ci­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.