Agro­no­mía de la UBA quie­re im­por­tar Can­na­bis des­de Ca­na­dá pa­ra nue­vas in­ves­ti­ga­cio­nes

No tie­ne el prin­ci­pio ac­ti­vo de la ma­rihua­na y ser­vi­ría in­clu­so pa­ra pro­du­cir bio­com­bus­ti­bles.

Clarin - Rural - - TAPA - Juan Ma­nuel Re­pet­to Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

La Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA (Fau­ba) tra­mi­ta la im­por­ta­ción de se­mi­llas de Can­na­bis sa­ti­va (cá­ña­mo in­dus­trial) pro­ve­nien­tes de Ca­na­dá, con el ob­je­ti­vo de in­ves­ti­gar su adap­ta­ción a nues­tra re­gión y sus usos. Es­te cul­ti­vo tie­ne una al­ta ca­pa­ci­dad de pro­du­cir bio­ma­sa y pue­de ser uti­li­za­do en la fa­bri­ca­ción de fi­bras tex­ti­les de ori­gen na­tu­ral, acei­tes co­mes­ti­bles, me­di­ci­nas y cos­mé­ti­cos, así co­mo en la fa­bri­ca­ción de bio­plás­ti­cos y bio­com­bus­ti­bles, en­tre otros pro­duc­tos. En el He­mis­fe­rio Nor­te exis­ten muy bue­nas ex­pe­rien­cias.

Se tra­ta de una va­rie­dad que no tie­ne THC, el prin­ci­pio ac­ti­vo de la ma­rihua­na. Se lla­ma Can­na­bis sa­ti­va (cá­ña­mo in­dus­trial).

“Me in­tere­sa es­tu­diar es­te cul­ti­vo, que lo­gra pro­du­cir una can­ti­dad de bio­ma­sa muy im­por­tan­te en re­la­ti­va­men­te po­co tiem­po: en 100 días pue­de ge­ne­rar plan­tas de en­tre 3 y 4 me­tros de al­tu­ra. Que­re­mos in­ves­ti­gar có­mo es­ta es­pe­cie pro­du­ce fi­bras y gra­nos en nues­tro am­bien­te, así co­mo las va­ria­bles que con­di­cio­nan la ca­li­dad y can­ti­dad de fi­bras en los ta­llos, y el acei­te y la pro­teí­na en los gra­nos, con di­fe­ren­tes fe­chas de siem­bra, con­di­cio­nes de sue­lo y tem­pe­ra­tu­ra”, di­jo Da­niel Sor­lino, do­cen­te de la cá­te­dra de Cul­ti­vos In­dus­tria­les de la Fau­ba, quien con­du­ce el pro­yec­to. “No co­noz­co otros in­ves­ti­ga­do­res que es­tén tra­ba­jan­do so­bre es­te te­ma en la Ar­gen­ti­na”, ad­vir­tió.

Se­gún in­di­có, “ade­más de ser un cul­ti­vo que po­see una in­fi­ni­dad de be­ne­fi­cios pro­ba­dos des­de el pun­to de vis­ta me­di­ci­nal, el acei­te de can­na­bis es co­mes­ti­ble y muy sa­lu­da­ble: tie­ne áci­dos gra­sos, co­mo el li­no­lei­co y el olei­co, (si­mi­lar a ca­no­la o so­ja) pe­ro tam­bién Ome­ga 3 (co­mo la chia y el lino), ca­pa­ces de re­du­cir el co­les­te­rol en la san­gre y usa­dos co­mo nu­tra­céu­ti­cos, por ejem­plo. Au­que sus usos van mu­chos más allá de la me­di­ci­na y la ali­men­ta­ción”.

En la Ar­gen­ti­na, la siem­bra de Can­na­bis sa­ti­va era ha­bi­tual has­ta la dé­ca­da de 1950 en la lo­ca­li­dad bo­nae­ren­se de Jáu­re­gui, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, ve­ci­na a Lu­ján, cuan­do no ha­bía va­rie­da­des sin THC (te­tra­hi­dro­car­bo­can­na­bi­nol, prin­ci­pal psi­coac­ti­vo de la ma­rihua­na). El cul­ti­vo era im­pul­sa­do por la em­pre­sa de ori­gen bel­ga Li­ne­ra Bo­nae­ren­se, que em­plea­ba a cer­ca de 3000 per­so­nas en­tre las ta­reas de siem­bra, co­se­cha y pro­ce­sa­mien­to de lino y cá­ña­mo. Su fun­da­dor, Ju­lio Adolfo Ste­verlynck, fue ho­me­na­jea­do con un mo­nu­men­to que aún es­tá ubi­ca­do en Vi­lla Flan­dria, “pue­blo fá­bri­ca” fun­da­do por el em­pre­sa­rio a co­mien­zos del ´30.

“El cá­ña­mo era el hi­jo rús­ti­co del lino, que por en­ton­ces abar­ca­ba un área de 3 millones de hec­tá­reas en el país. Am­bos com­par­tían la mis­ma re­gión de siem­bra”, ex­pli­có Sor­lino. Las fi­bras de sus ta­llos se uti­li­za­ban en la fa­bri­ca­ción de los ca­bos de los bar­cos, en el cue­ri­to de las ca­ni­llas pa­ra evi­tar pér­di­das de agua y has­ta en las sue­las de las al­par­ga­tas, en­tre mu­chos otros des­ti­nos. Nos obs­tan­te, el cul­ti­vo co­men­zó a des­apa­re­cer con el cie­rre de la em­pre­sa y an­te la apa­ri­ción de fi­bras ar­ti­fi­cia­les, co­mo el ny­lon, que re­em­pla­za­ron a las na­tu­ra­les.

En Eu­ro­pa, ac­tual­men­te se siem­bra Can­na­bis sa­ti­va so­bre unas 15.000 hec­tá­reas, dis­tri­bui­das en Fran­cia, Ale­ma­nia, Po­lo­nia, Bél­gi­ca y Es­pa­ña, don­de exis­te una ver­da­de­ra in­dus­tria del cá­ña­mo, di­fe­ren­cia­da de las va­rie­da­des con THC.

“Allí, el cá­ña­mo in­dus­trial no es­tá re­gu­la­do: es un cul­ti­vo ex­ten­si­vo, rús­ti­co, que prác­ti­ca­men­te no uti­li­za agro­quí­mi­cos, por­que cre­ce muy rá­pi­do y tie­ne una den­si­dad de siem­bra al­ta que ha­ce que las ma­le­zas no sean com­pe­ten­cia”.

En Bul­ga­ria, du­ran­te un con­gre­so cien­tí­fi­co or­ga­ni­za­do por el Ins­ti­tu­to de Fi­bras Na­tu­ra­les de la FAO, Sor­lino se sor­pren­dió con un des­fi­le de mo­de­los cu­yos ves­ti­dos es­ta­ban con­fec­cio­na­dos con fi­bras de cá­ña­mo. Tam­bién se asom­bró con los sem­bra­díos de Can­na­bis en Fran­cia: “Me lla­mó la aten­ción ver tan­tas plan­tas sin que eso re­pre­sen­ta­ra un pro­ble­ma”. El ob­je­ti­vo era re­em­pla­zar la fi­bra de vi­drio en la in­dus­tria au­to­mo­triz, y uti­li­zar fi­bras de ori­gen na­tu­ral en los re­lle­nos de los asien­tos y en los pa­ne­les la­te­ra­les de las puer­tas.

Al res­pec­to, ex­pli­có: “En Eu­ro­pa no quie­ren uti­li­zar más la fi­bra de vi­drio por­que cuan­do en­tra en com­bus­tión, una vez que el vehícu­lo es desecha­do, ge­ne­ra mu­chos pro­ble­mas am­bien­ta­les.

En con­se­cuen­cia, se bus­ca re­em­pla­zar­la por ma­te­ria­les com­pues­tos por fi­bras na­tu­ra­les co­mo bio­plás­ti­cos, que son bio­de­gra­da­bles y pue­den ad­qui­rir di­fe­ren­tes for­mas con gran plas­ti­ci­dad y re­sis­ten­cia. El he­cho de fa­bri­car un vehícu­lo ami­ga­ble con el am­bien­te, tam­bién fun­cio­na co­mo

En Eu­ro­pa la uti­li­za in­clu­so la in­dus­tria au­to­mo­triz en lu­gar de la fi­bra de vi­drio

ar­gu­men­to de ven­ta”.

El in­te­rés por es­tu­diar la Can­na­bis sa­ti­va lle­gó a la cá­te­dra de Cul­ti­vos In­dus­tria­les de la FAU­BA lue­go de in­ves­ti­gar otros cul­ti­vos olea­gi­no­sos que van des­de los más di­fun­di­dos (co­mo so­ja y gi­ra­sol), has­ta otros es­pe­cia­les, por­que pro­du­cen acei­tes de al­to va­lor y pa­ra usos es­pe­cí­fi­cos, me­di­ci­na­les y cos­mé­ti­cos. “Tal es el ca­so del lino, so­bre el que te­ne­mos mu­cha ex­pe­rien­cia y que pro­du­ce un acei­te que se pue­de usar en me­di­ci­na (co­mo fuen­te de Ome­ga 3) y has­ta co­mo pin­tu­ra o fi­bras de ca­li­dad (las mo­mias egip­cias es­tán en­vuel­tas con fi­bras de lino)”, apun­tó Sor­lino.

Ade­más, ex­pli­có que en con­gre­sos y pu­bli­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas se sue­le vin­cu­lar al lino con el cá­ña­mo in­dus­trial, por las fi­bras de ta­llo y por­que sin­te­ti­za en la se­mi­lla acei­te y pro­teí­na muy in­tere­san­tes pa­ra con­su­mo hu­mano y ani­mal. Esa fue una de las ra­zo­nes por las cua­les los cien­tí­fi­cos de la FAU­BA se acer­ca­ron a Ca­na­dá, prin­ci­pal pro­duc­tor mun­dial de lino.

“Los me­jo­ra­do­res ca­na­dien­ses tra­ba­jan con es­te cá­ña­mo que que­re­mos im­por­tar, y que es­tá muy aso­cia­do al lino. Una de sus ca­rac­te­rís­ti­cas más im­por­tan­tes es su al­ta ve­lo­ci­dad de cre­ci­mien­to. Ade­más, al es­tar me­jo­ra­do muy al nor­te (cer­ca del pa­ra­le­lo 58° Nor­te), se adap­ta me­jor a los cli­mas tem­pla­do-fríos, lo cual sig­ni­fi­ca una ven­ta­ja pa­ra las in­ves­ti­ga­cio­nes que rea­li­za­ría­mos en Bue­nos Ai­res”.

“A la vis­ta, no hay di­fe­ren­cias no­ta­bles en­tre es­ta va­rie­dad que que­re­mos im­por­tar y las que tie­nen THC. Hay al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas mor­fo­ló­gi­cas me­no­res y tam­bién aná­li­sis de la­bo­ra­to­rio que per­mi­ten com­pro­bar que es­ta va­rie­dad de cá­ña­mo in­dus­trial no tie­ne el prin­ci­pio ac­ti­vo de la ma­rihua­na”, di­jo Sor­lino. No obs­tan­te, se­ña­ló que has­ta aho­ra, pe­se a la fir­ma del con­ve­nio en­tre el me­jo­ra­dor ca­na­dien­se y la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA, la im­por­ta­ción es­tá su­je­ta a la apro­ba­ción del SE­NA­SA y la ANMAT. t

Exhuberante. Así cre­ce la Can­na­bis Sa­ti­va, que no tie­ne THC, el prin­ci­pal psi­coa­ti­vo de la ma­rihu­na, ex­pli­có la Fau­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.