Mo­reno: la his­to­ria con­ti­núa

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

La con­duc­ción ofi­cial con­fir­mó que Gui­ller­mo Mo­reno no fue un he­cho ais­la­do. Sus ex­pe­ri­men­tos ter­mi­na­ron li­qui­dan­do el au­to­abas­te­ci­mien­to tri­gue­ro del Mer­co­sur, que de­pen­día de la Ar­gen­ti­na. E in­clu­so lle­ga­ron a com­pro­me­ter, ha­ce po­cos me­ses, el abas­to lo­cal.

Pe­ro es­ta se­ma­na el pro­pio Mi­nis­tro de Eco­no­mía, Axel Ki­ci­llof, asu­mió con bom­bos y pla­ti­llos la mis­ma pos­tu­ra: sos­te­ni­mien­to del tra­gi­có­mi­co sis­te­ma de los ROEs (per­mi­sos de ex­por­ta­ción) y de las re­ten­cio­nes en el ac­tual 23%.

Igual, fue tan gran­de el dis­la­te que to­da­vía hay cier­ta iner­cia. Los pre­cios han ba­ja­do abrup­ta­men­te, des­pués de ha­ber du­pli­ca­do la co­ti­za­ción in­ter­na­cio­nal a me­dia- dos del año pa­sa­do. Pe­ro al me­nos es­tán en ni­ve­les de pa­ri­dad con el fa­mo­so “FAS teó­ri­co”. El sín­dro­me de es­ca­sez pre­va­le­ce­rá por bas­tan­te tiem­po, a pe­sar de la ma­gra aper­tu­ra del sal­do ex­por­ta­ble. Pe­ro es­te era el año pa­ra dar­le un im­pul­so de­fi­ni­ti­vo y re­to­mar el cre­ci­mien­to. Ha­brá que es­pe­rar.

Los bra­si­le­ños ten­drán que se­guir com­pran­do tri­go en Es­ta­dos Uni­dos, los uru­gua­yos se­gui­rán go­zan­do de la pre­fe­ren­cia Mer­co­sur que han per­di­do los ar­gen­ti­nos, y aquí su­fri­re­mos un lu­cro ce­san­te de 10 millones de to­ne­la­das (2.500 millones de dó­la­res) por tor­pe fal­ta de es­tí­mu­lo. Hay tec­no­lo­gía dis­po­ni­ble pa­ra rin­des es­pec­ta­cu­la­res, co­mo se de­mos­tró en es­ta cam­pa­ña, con lo­tes que se arri­ma­ron a los 100 quin­ta­les. Una pe­na. El ar­gu­men­to de Ki­ci­llof pa­ra jus­ti­fi­car las re­ten­cio­nes es tan re­ma­ni­do co­mo fa­laz. El pan más ba­ra­to, ese que no se con- si­gue, va­le hoy 30 pe­sos el ki­lo. Subió un 200% en un año, y no ba­jó a pe­sar de la ba­ja del tri­go y la ha­ri­na. Con un ki­lo de tri­go se ha­ce uno de pan. El ki­lo de tri­go va­le 1,50. La re­ten­ción es de 30 cen­ta­vos. Esa es la in­ci­den­cia de la re­ten­ción en el ki­lo de pan.

Ki­ci­llof ti­ró al ai­re que su­biría 5%. Ab­sur­do. Tan­to co­mo pre­ten­der in­gre­sar di­vi­sas por es­ta

Es­ta se­ma­na, Ki­ci­llof con­fir­mó el sis­te­ma de ROEs y tam­bién el de re­ten­cio­nes

vía: los de­re­chos de ex­por­ta­ción ape­nas apor­ta­rán 70 millones de dó­la­res es­te año, ci­fra in­sig­ni­fi­can­te fren­te a la mag­ni­tud del pro­ble­ma ex­terno y fren­te al de otros cul­ti­vos co­mo la so­ja, cien ve­ces ma­yor.

Es, an­tes que na­da, un pro­ble­ma ideo­ló­gi­co. Com­pren­si­ble en un mi­nis­tro que vie­ne de la aca­de­mia y no de la vi­da eco­nó­mi­ca real. Pe­ro lo que no se com­pren­de es el ar­gu­men­to con que acom­pa­ñó la me­di­da el nue­vo mi­nis­tro de Agri­cul­tu­ra, Carlos Ca­sa­mi­que­la. Sos­tu­vo que las re­ten­cio­nes son un es­tí­mu­lo pa­ra la agre­ga­ción de va­lor. No es cier­to. Son, en todo ca­so, una vía de es­ca­pe, pe­ro tan lá­bil que só­lo dan lu­gar a ne­go­cios de opor­tu­ni­dad.

Al­gu­nos los “aga­rran” por un tiem­po. La his­to­ria de­mues­tra que son siem­pre de pa­tas cor­tas. Con el agra­van­te de que ter­mi­nan cas­ti­gan­do a jus­tos por pe­ca­do­res. Vea­mos.

En los úl­ti­mos años, pro­li­fe­ra­ron ac­ti­vi­da­des de nu­lo va­lor agre­ga­do, co­mo el mez­cla­do de maíz con so­ja y ex­por­tar­lo co­mo ali­men­to ba­lan­cea­do, za­fan­do el 80% de las re­ten­cio­nes. Cuan­do el vo­lu­men se hi­zo sen­si­ble, el go­bierno le me­tió un de­re­cho del 35% a todo lo que tu­vie­ra so­ja. En­ton­ces afec­ta­ron a to­dos los ba­lan­cea­do­res se­rios y tra­di­cio­na­les, con ca­sos pa­té­ti­cos co­mo los del Ru­ter, una in­no­va­ción ar­gen­ti­na que ca­yó en la vol­tea­da, que­dan­do afue­ra de un mer­ca­do que cos­tó mu­cho con­se­guir.

Ni ha­blar de lo que hi­zo el pro­pio Ki­ci­llof con las plan­tas de bio­die­sel, a la que les du­pli­có el de­re­cho de ex­por­ta­ción pa­ra que vol­vie­ran a ex­por­tar acei­te. El dis­pa­ra­te sig­ni­fi­có, co­mo co­la­te­ral, el aba­rro­ta­mien­to del mer­ca­do mun­dial de acei­te de so­ja, cu­yo pre­cio ba­jó de 1300 dó­la­res la to­ne­la­da, a los ac­tua­les 700.

To­me­mos sin em­bar­go el la­do bueno de la lí­nea Ca­sa­mi­que­la: agre­gue­mos va­lor en ori­gen. Pe­ro eso re­quie­re re­cur­sos. Los pro­duc­to­res que re­ci­ben el con­se­jo del mi­nis­tro se pre­gun­tan adon­de fue­ron los 70.000 millones de dó­la­res apor­ta­dos vía re­ten­cio­nes, en es­ta dé­ca­da ga­na­da. Así no se pue­de. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.