Si ha­ce ca­lor y fal­tan llu­vias, hay que es­tar aten­tos a la ara­ñue­la

Clarin - Rural - - CUIDANDO LOS CULTIVOS | DEL 12 AL 15 DE MARZO -

Las al­tas tem­pe­ra­tu­ras que se vie­nen re­gis­tran­do en las úl­ti­mas días y se­ma­nas, su­ma­do a las re­ser­vas de agua es­ca­sas en al­gu­nas zo­nas, ge­ne­ra un com­bo de con­di­cio­nes ap­tas pa­ra la di­fu­sión de la ara­ñue­la roja. Téc­ni­cos de IN­TA sos­tie­nen que es­ta pla­ga, en con­di­cio­nes de se­ca, ge­ne­ra una plan­ta de so­ja con fo­lío­los to­tal­men­te “ama­rro­na­dos”, lo cual es un es­ce­na­rio irre­ver­si­ble. Ade­más del cli­ma pre­dis­po­nen­te, las in­fes­ta­cio­nes tem­pra­nas en el cul­ti­vo pue­den aso­ciar­se a la pre­sen­cia de ma­le­zas hués­pe­des, cu­yo con­trol con her­bi­ci­das ori­gi­na la mi­gra­ción pos­te­rior de la pla­ga ha­cia la le­gu­mi­no­sa. Es­te in­sec­to em­pie­za a co­lo­ni­zar el cul­ti­vo en pe­que­ños “man­cho­nes” en el lo­te que se vi­sua­li­zan glo­bal­men­te por una co­lo­ra­ción más pá­li­da, lo cual se sue­le atri­buir al dé­fi­cit hí­dri­co, di­cen los téc­ni­cos. De per­sis­tir el ca­lor y fal­ta de llu­vias, el cre­ci­mien­to de la pla­ga es ex­po­nen­cial, tan­to co­mo el de­te­rio­ro del cul­ti­vo. A pe­sar de que los téc­ni­cos del IN­TA sos­tie­nen que no hay ni­vel de da­ño eco­nó­mi­co (NDE) pa­ra con­tro­lar a la ara­ñue­la roja, ellos re­co­mien­dan al­gu­nos re­cur­sos téc­ni­cos pa­ra la to­ma de de­ci­sión:

Si co­mien­zan a en­con­trar­se co­lo­nias de ara­ñue­las en el ter­cio me­dio de la plan­ta y/o ya se des­cu­brie­ron sín­to­mas ini­cia­les de ama­rro­na­mien­to en el ter­cio in­fe­rior, es im­pe­rio­so la in­me­dia­ta adop­ción de una al­ter­na­ti­va efi­cien­te pa­ra el con­trol de es­ta pla­ga.

La pre­sen­cia ge­ne­ra­li­za­da de ara­ñue­las en el ter­cio me­dio de las plan­tas de so­ja, y peor aún en el ter­cio su­pe­rior, es­ta­rá in­di­can­do que el lo­te es­tá “pa­sa­do” res­pec­to de la ade­cua­da opor­tu­ni­dad de un tra­ta­mien­to quí­mi­co.

Pa­ra el tra­ta­mien­to quí­mi­co, uno de los pro­duc­tos más efi­ca­ces a apli­car es la Aba­mec­ti­na y es acon­se­ja­ble acom­pa­ñar­la con un buen ten­sioac­ti­vo con agre­ga­do de acei­te, tan­to en apli­ca­cio­nes aé­reas co­mo te­rres­tres.

El em­pleo de las mez­clas es acon­se­ja­do an­te la pre­sen­cia con­jun­ta de ara­ñue­las y otras pla­gas co­rres­pon­dien­tes a di­fe­ren­tes ór­de­nes de ar­tró­po­dos. En es­tos ca­sos, evi­tar el agre­ga- do de un pi­re­troi­de, co­mo ci­per­me­tri­na, que pre­sen­ta efec­tos con­tra­pues­tos so­bre ara­ñue­las. Otro re­cur­so prác­ti­co pa­ra el con­trol del in­sec­to es an­ti­ci­par­se y re­tar­dar su in­gre­so al lo­te, que pro­vie­ne de los bor­des del mis­mo. An­te es­ta si­tua­ción, y so­bre todo con con­di­cio­nes pre­dis­po­nen­tes pa­ra su de­sa­rro­llo y di­fu­sión (co­mo las ac­tua­les en es­tos días), con­vie­ne rea­li­zar una apli­ca­ción so­la­men­te pe­ri­me­tral a to­dos los lo­tes de so­ja. Es­ta es­tra­te­gia pre­ven­ti­va pue­de per­mi­tir un sig­ni­fi­ca­ti­vo aho­rro de in­sec­ti­ci­das lue­go y, co­mo co­la­te­ral, tam­bién pro­te­ger el nor­mal de­sa­rro­llo de la fau­na be­né­fi­ca den­tro del lo­te, di­je­ron los es­pe­cia­lis­tas.

Aler­ta ma­rrón. La pre­sen­cia de co­lo­nias re­quie­re una ac­ción in­me­dia­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.