El ver­so del va­lor agre­ga­do

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

La mu­le­ti­lla del va­lor agre­ga­do, con el in­fal­ta­ble co­mel ple­men­to “en ori­gen”, es el eje de la po­lí­ti­ca agro­pe­cua­ria ofi­cial. La reali­dad sub­ra­ya, con grue­sos tra­zos de evi­den­cias, que se tra­ta de una fa­la­cia de mar­ca ma­yor.

El me­jor ejem­plo es lo que es­tá su­ce­dien­do con los bio­com­bus­ti­bles.

Lo que fue, sin du­da al­gu­na, la me­jor (la úni­ca) ac­ción po­si­ti­va de es­te go­bierno pa­ra con el sec­tor agro­pe­cua­rio, de­ri­vó en una po­de­ro­sa co­rrien­te de in­ver­sio­nes en la sa­ga del “va­lor agre­ga­do en ori­gen”.

He­mos des­ta­ca­do una y otra vez la pues­ta en mar­cha, en tiem­po y for­ma, de la ley 26.093, que es­ta­ble­ció el cor­te obli­ga­to­rio del ga­soil con bio­die­sel y de la naf­ta con bio­eta­nol. Re­cor­de­mos que es­ta ley ob­tu­vo la una­ni­mi­dad en un Se­na­do pre­si­di­do por Da­niel Scioli y con el vo­to de la ac­tual presidenta.

Per­so­nal­men­te tu­ve el pri­vi­le­gio de par­ti­ci­par de la pro­mul­ga­ción de la ley, en el sa­lón de Acuer­dos de la Casa Ro­sa­da, con la pre­sen­cia del en­ton­ces Pre­si­den­te Nés­tor Kirch­ner, el mi­nis­tro de Pla­ni­fi­ca­ción Ju­lio de Vi­do y el se­cre­ta­rio le­gal Carlos Zan­ni­ni.

El re­sul­ta­do de es­ta ges­tión po­lí­ti­ca se­ría, con jus­ti­cia, me­re­ce­do­ra de una es­tam­pi­lla de la “dé­ca­da ga­na­da”. En cor­tí­si­mo tiem­po, la Ar­gen­ti­na se con­vir­tió en el prin­ci­pal ex­por­ta­dor mun­dial de bio­die­sel.

Ha­ce me­nos de dos años se ini­ció la his­to­ria del eta­nol de maíz. En­tre am­bos ru­bros, se ca­na­li­za­ron in­ver­sio­nes por 1.500 millones de va­lor agre­ga­do.

Es­tas in­ver­sio­nes fue­ron he­chas por pe­que­ños, me­dia­nos y gran­des pro­duc­to­res.

En unos ca­sos, em­pre­sas fa­mi­lia­res de gran for­ta­le­za, co­mo Vi­cen­tín y AGD, aso­cia­dos con em­pre­sas glo­ba­les co­mo Glen­co­re y Bun­ge. En otros, so­cie­da­des de pro­duc­to­res que ins­ta­la­ron plan­tas en el in­te­rior, ge­ne­ran­do nue­va de­man­da pa­ra pro­duc­tos que, co­mo el maíz, se ex­por­ta­ban sin

Se tras­la­da la ren­ta de agroin­dus­trias com­pe­ti­vas a sec­to­res que no lo son

gra­do al­guno de ela­bo­ra­ción.

Sin em­bar­go, la nue­va con­duc­ción eco­nó­mi­ca se ha em­pe­ña­do en bo­rrar con el co­do lo que “el mo­de­lo” es­cri­bió con la mano. El mi­nis­tro Ki­ci­llof ini­ció el ata­que con­tra los bio­com­bus­ti­bles en 2012, cuan­do le du­pli­có los de­re­chos de ex­por­ta­ción y re­ba­jó pre­cio pa­ra el mer­ca­do in­terno. Lo hi­zo en el peor mo­men­to, por­que Es­pa­ña (prin­ci­pal com­pra­dor) sus­pen­dió sus com­pras y lue­go la UE le dio el ti­ro de gra­cia.

Aho­ra le lle­gó el turno al eta­nol. Hay tres plan­tas en mar­cha y otras dos a pun­to de arran­car. Una de ellas es­tá en San Luis (Dia­ser) y es de un gru­po fa­mi­liar (Su­chet) su­ma­men­te em­pren­de­dor. La otra es la de ACA­bio en Vi­lla María, in­te­gra­da por 63 coope­ra­ti­vas que agru­pan na­da me­nos que a 40.000 pro­duc­to­res de to­da la pam­pa hú­me­da.

Aso­cia­ti­vis­mo, pe­que­ños y me­dia­nos pro­duc­to­res, va­lor agre­ga­do en ori­gen, to­da la mú­si­ca que el re­la­to re­quie­re. Pe­ro to­da­vía no pro­du­je­ron el pri­mer li­tro de eta­nol y el go­bierno ya quie­re cam­biar las re­glas de jue­go.

Se­gún tras­cen­dió, la con­duc­ción ofi­cial quie­re es­ta­ble­cer un pre­cio pa­ra el eta­nol de maíz más ba­jo que pa­ra el de ca­ña de azú­car, pa­ra lo cual ha so­li­ci­ta­do a las fá­bri­cas un de­ta­lla­do in­for­me de cos­tos. Si el eta­nol de maíz es más efi­cien­te que el de ca­ña, la so­lu­ción no es cas­ti­gar­lo sino, en todo ca­so, com­pen­sar a los ca­ñe­ros por otra vía si de lo que se tra­ta es de aten­der una cues­tión so­cial.

Con­ven­ga­mos que es­ta es­tra­te­gia de Eco­no­mía es cohe­ren­te con el mo­de­lo de ti­pos de cam­bio múl­ti­ples tan ca­ros pa­ra la mís­ti­ca Ki­ci­llof. Y tan ca­ros pa­ra el país.

En la Ar­gen­ti­na ya es­tu­vi­mos ahí, ge­ne­ran­do una es­truc­tu­ra in­dus­trial ar­ti­fi­cio­sa, cos­to­sí­si­ma pa­ra los con­su­mi­do­res y ca­ren­te de com­pe­ti­ti­vi­dad.

Pe­ro lo real­men­te dra­má­ti­co es que es­ta in­sis­ten­cia es­tá aho­ra abo­na­da por un nue­vo pa­ra­dig­ma: el tras­la­do de ren­ta de los seg­men­tos agroin­dus­tria­les real­men­te com­pe­ti­ti­vos a los que no lo son. Y que nun­ca lo se­rán por­que lo que na­tu­ra non da, Sa­la­ma­nK pres­ta. O re­ga­la. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.