El cam­po y un ba­lan­ce de la he­ren­cia “K”

El au­tor ana­li­za las con­se­cuen­cias so­bre el sec­tor de las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas de los úl­ti­mos años y di­ce que ha­cen fal­ta me­di­das al­ter­na­ti­vas de par­te de la opo­si­ción.

Clarin - Rural - - GRANOS EXPOAGRO - Ar­tu­ro Na­va­rro Ex pre­si­den­te de CRA

Des­pués de ana­li­zar la si­tua­ción ac­tual del país, la di­ri­gen­cia en ge­ne­ral ten­drá que asu­mir que no se pue­de cons­truir un país fe­de­ral con­fis­can­do la ren­ta de los pro­duc­to­res y del in­te­rior pa­ra en­tre­gár­se­la al go­bierno cen­tral. No es sos­te­ni­ble que el Es­ta­do na­cio­nal se que­de con el 75%, sin in­cluir en es­te cálcu­lo el im­pues­to in­fla­cio­na­rio.

El sis­te­ma ac­tual­men­te vi­gen­te con im­pues­tos pa­ra ex­por­tar de­mos­tró que no per­mi­tió cre­cer las pro­duc­cio­nes, no au­men­tó el agre­ga­do de va­lor, no me­jo­ra la dis­tri­bu­ción del in­gre­so, no pro­mue­ve ali­men­tos ba­ra­tos y dis­tor­sio­nó geo­po­lí­ti­ca­men­te todo el in­te­rior.

Des­pués de tan­tos años de ges­tión con los Kirch­ner, el cam­po pue­de ha­cer un ba­lan­ce: u Los re­cla­mos no son de chi­cos con­tra gran­des pro­duc­to­res. Las re­ten­cio­nes son un im­pues­to al pro­duc­tor in­no­va­dor y efi­cien­te, co­mo lo sa­ben los que co­no­cen al sec­tor. u Exis­ten nue­vas for­mas del tra­ba­jo y de co­mer­cia­li­za­ción agrí­co­la que han for­ma­do una no­ve­do­sa red de par­ti­ci­pan­tes en las aso­cia­cio­nes de siem­bras que ellos mis­mos quie­ren de­fen­der. u Des­per­tó la con­cien­cia po­lí­ti­ca de una cla­se me­dia del in­te­rior por­que se die­ron cuen­ta que las re­ten­cio­nes so­bre la pro­duc­ción bru­ta ter­mi­na­ban con la ra­zo­na­ble pre­vi­si­bi­li­dad que tie­ne una in­ver­sión a cie­lo abier­to. u Con rin­des ra­zo­na­bles en zo­nas ale­ja­das de los puer­tos hoy no es com­pe­ti­ti­va la ma­yo­ría de las em­pre­sas agro­pe­cua­rias. u El ejem­plo más pa­té­ti­co de la ac­tual po­lí­ti­ca es el tri­go. Se achi­có el área sem­bra­da y com­pli­có la ro­ta­ción de cul­ti­vos; ba­jó la pro­duc­ción en 2013, se tri­pli­có el pre­cio del tri­go pa­ra con­su­mo in­terno y el pan lle­gó a $ 30. Ade­más se de­jó de abas­te­cer al ma­yor com­pra­dor de tri­go mun­dial: Bra­sil.

La di­ri­gen­cia agro­pe­cua­ria y po­lí­ti­ca tie­ne aho­ra la res­pon­sa­bi­li­dad y la obli­ga­ción de ha­cer un re­cha­zo for­mal a es­tas po­lí­ti­cas y sis­te­ma de re­cau­da­ción con me­di­das al­ter­na­ti­vas: u Los de­re­chos de ex­por­ta­ción de­ben ser sus­ti­tui­dos por el pa­go de im­pues­tos a las ga­nan­cias que se­rá, ob­via­men­te, co­par­ti­ci­pa­ble. u Seg­men­tar el ni­vel de pro­duc­to­res pa­ra pa­gar re­ten­cio­nes di­fe­ren­cia­les es un re­tro­ce­so pa­ra el sec­tor y el país. u Los de­re­chos de ex­por­ta­cio­nes re­pre­sen­ta­ron, en la re­cau­da­ción to­tal del 2013, so­la­men­te el 6,5% con 55.456 millones de pe­sos. En la gri­lla por im­por­tan­cia de los im­pues­tos es­tá el IVA, Se­gu­ri­dad So­cial, Ga­nan­cias, Dé­bi­to y Cré­di­to y re­cién ahí vie­nen los de­re­chos de ex­por­ta­ción, en quin­to lu­gar. u Es ne­ce­sa­rio, por lo tan­to, crear al­gún me­ca­nis­mo tran­si­to­rio que evite de­jar sin fi­nan­cia­mien­to al Es­ta­do. Por ejem­plo, que las re­ten­cio­nes sean a cuen­ta de ga­nan­cias u otros im­pues­tos nacio- na­les y pro­vin­cia­les. u Es­ta tie­ne que te­ner re­la­ción a la ca­pa­ci­dad de pa­go de la ac­ti­vi­dad pri­va­da pa­ra un de­ter­mi­na­do gas­to pú­bli­co. Hoy la ac­ti­vi­dad pri­va­da no es­tá en con­di­cio­nes de sos­te­ner el ni­vel ac­tual de gas­to pú­bli­co que lle­ga a un 50% de PBI. u Pa­ra po­der acom­pa­ñar un nue­vo tra­ta­mien­to im­po­si­ti­vo, hay que ter­mi­nar con los ROEs pa­ra que ca­da ope­ra­dor tra­ba­je li­bre­men­te en el mer­ca­do. u De­ben pro­mo­ver­se los mer­ca­dos de fu­tu­ros en los pla­zos y con­di­cio­nes his­tó­ri­cas co­mo fun­cio­nan en el mun­do, por­que be­ne­fi­cian a los pro­duc­to­res y los de­man­dan­tes de ma­te­rias pri­mas.

Las úl­ti­mas de­cla­ra­cio­nes de fun­cio­na­rios na­cio­na­les so­bre los de­re­chos de ex­por­ta­ción ter­mi­na­ron con las ex­pec­ta­ti­vas ge­ne­ra­das cuan­do asu­mie­ron. Si real­men­te pre­ten­de­mos que el país au­men­te las pro­duc­cio­nes y la ex­por­ta­ción de ali­men­tos al mun­do, la op­ción es ter­mi­nar con los im­pues­tos por ex­por­tar. Así lo hi­cie­ron los paí­ses que cre­cie­ron y se desa­rro­lla­ron en ba­se a la agroin­dus­tria com­pe­ti­ti­va. t

La so­ja. Es la es­tre­lla de la dé­ca­da, pe­ro el ne­go­cio es­tá tra­ba­do des­de ha­ce al­gu­nos años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.