Ha­cién­do­se de aba­jo

En Per­di­ces, En­tre Ríos, Ra­mi­ro Iri­go­yen apos­tó a sa­car­le el ju­go a las zo­nas ba­jas del cam­po que nor­mal­men­te no se uti­li­zan, por­que son inun­da­bles. Con ma­ne­jo y pa­cien­cia vie­ne mul­ti­pli­can­do la car­ga por hec­tá­rea y aho­ra has­ta pro­du­ce se­mi­llas fo­rra­je­ras

Clarin - Rural - - TAPA - EN­TRE RIOS. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Pablo Pablo Lo­sa­da Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com plo­sa­da@cla­rin.com

Los ba­jos re­pre­sen­tan una su­per­fi­cie im­por­tan­te pa­ra la ga­na­de­ría ar­gen­ti­na, pe­ro mu­chas ve­ces la fal­ta de di­fu­sión de la in­for­ma­ción téc­ni­ca pa­ra po­der ma­ne­jar­los efi­cien­te­men­te con­vier­te en un gran desafío pro­du­cir car­ne en es­tos am­bien­tes del cam­po.

Apo­yán­do­se en la ex­pe­rien­cia de diez años de tra­ba­jo en los ba­jos de La Né­li­da, el pro­duc­tor Ra­mi­ro Iri­go­yen vie­ne avan­zan­do y trans­for­man­do es­tos si­tios de cría en am­bien­tes que pro­du­cen más can­ti­dad y ca­li­dad de fo­rra­je, y en don­de ac­tual­men­te ya se re­cría e in­ver­na. Va­le la pe­na co­no­cer su ex­pe­rien­cia.

Iri­go­yen for­ma par­te de la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de pro­duc­to­res en el cam­po fa­mi­liar de Per­di­ces, en el sud­es­te de En­tre Ríos. “Acá, el tra­ba­jo siem­pre fue muy tra­di­cio­nal, con cam­pos muy abier­tos y na­tu­ra­les”, ex­pli­ca a Cla­rín Ru­ral, du­ran­te la re­co­rri­da por los lo­tes. Pe­ro agre­ga: “La ca­li­dad de los am­bien­tes ba­jos li­mi­ta la po­si­bi­li­dad de di­fe­ren­ciar­se. Son am­bien­tes que pro­du­cen mu­cha ma­te­ria se­ca en el ve­rano pe­ro son muy flo­jos en el in­vierno y, a par­tir de abril, se en­char­can y, nor­mal­men­te, es­tán mi­na­dos de ta­cu­rúes (hor­mi­gue­ros gi­gan­tes)”.

La Né­li­da es el cam­po pro­pio, de 735 hec­tá­reas, pe­ro se su­man otras 350 hec­tá­reas que Iri­go­yen al­qui­la. Del pri­me­ro hay 250 hec­tá­reas que son agrí­co­las, so­bre las que ha­ce una pe­que­ña su­per­fi­cie de ver­deos de in­vierno; las res­tan­tes son ga­na­de­ras. De es­ta su­per­fi­cie ga­na­de­ra -di­ce Iri­go­yen- hay 180 hec­tá­reas so­bre las que to­da­vía no se avan­zó con las me­jo­ras en el cam­po na­tu­ral.

Sebastián Vi­lle­na, ase­sor téc­ni­co de la re­gio­nal Li­to­ral Sur de Aa­crea apor­tó lo su­yo du­ran­te la re­co­rri­da. “Es­tos son cam­pos muy hos­ti­les. Por un la­do, es di­fí­cil en­trar a ha­cer la­bo­res y por eso todo el ma­ne­jo tie­ne una com­po­nen­te ar­te­sa­nal muy im­por­tan­te. Por otro la­do, hay po­ca in­for­ma­ción agro­nó­mi­ca so­bre es­tos am­bien­tes; hay que usar al­gu­nos da­tos del IN­TA o ge­ne­rar in­for­ma­ción pro­pia”.

A par­tir de la ne­ce­si­dad de sos­te- la pro­duc­ción con re­cur­sos ge­nui­nos en el cam­po, Iri­go­yen ha­ce do­ce años co­men­zó, con un pri­mo ve­te­ri­na­rio, con las pri­me­ras prue­bas en los ba­jos. Lue­go se su­mó al CREA Li­to­ral Sur y así pro­fun­di­zó aun más la in­ves­ti­ga­ción.

Con pau­tas cla­ras pa­ra el ma­ne­jo de ca­da am­bien­te y di­fe­ren­tes tec­no­lo­gías, ac­tual­men­te “el cam­po es un mo­sai­co con dis­tin­tas va­rie­da­des de fes­tu­ca, me­jo­ra­mien­to del cam­po na­tu­ral con el agre­ga­do de se­mi­llas al ta­piz, lo­tes en los cua­les se pro­mo­cio­nan es­pe­cies in­ver­na­les con her­bi­ci­das y otros en los que se lo ha­ce a dien­te”, ex­pli­ca Iri­go­yen.

Con to­dos es­tos ma­ne­jos, el cam­po na­tu­ral de la re­gión, que so­por­ta una car­ga de 0,5 EV/ha (es de­cir, una va­ca de 200 ki­los), pa­só en La Né­li­da a 1,2-1,3 EV. De es­ta for­ma, más que se du­pli­có la car­ga de ca­be­zas por hec­tá­rea y tam­bién au­men­tó la pro­duc­ción de car­ne, de 110 ki­los/ha a 300 ki­los/ha. La can­ti­dad de ca­be­zas os­ci­la du­ran­te el año en­tre 900 a 1.200.

Ade­más de la me­jo­ra en la ca­li­dad del re­cur­so, el cons­tan­te ma­ne­jo fino fue otra de las claves pa­ra es­te es­ta­ble­ci­mien­to. “Lue­go in­tro­du­cir es­pe­cies y lo­grar que im­plan­ten, vie­ne ma­ne­jo y ma­ne­jo. De eso se tra­ta, bá­si­ca­men­te, y fun­da­men­tal pa­ra la per­sis­ten­cia de las es­pe­cies. Así, en lu­gar des­apa­re­cer, va­mos pro­gre­san­do”, di­ce Iri­go­yen.

Mien­tras ha­bla tran­si­ta un lo­te 50 hec­tá­reas, el pri­me­ro en el que hi­cie­ron en­sa­yos de in­ter­siem­bras de es­pe­cies fo­rra­je­ras en el cam­po na­tu­ral, y que con­si­de­ra el mo­de­lo a se­guir.

Des­pués de diez años, es­te po­tre­ro con­ser­va es­pe­cies, co­mo tré­bo­les, la achi­co­ria y lo­tus te­nuis, que aun re­bro­tan, aun­que la per­sis­ten­cia nor­mal de una pas­tu­ra, bien ma­ne­ja­da, es ha­bi­tual­men­te de cua­tro años. “El pro­duc­tor ga­na­de­ro se

mu­cho en el ma­ne­jo de ha­cien­da y, co­mo as­pec­to se­cun­da­ner

Al trans­for­mar los ba­jos, el cam­po, que an­tes era de cría, aho­ra re­cría e in­ver­na

rio, en el re­cur­so pas­to. En cam­bio, Ra­mi­ro se cen­tra en el ma­ne­jo del pas­to y pien­sa en la ha­cien­da co­mo un me­dio pa­ra pro­du­cir car­ne. Por eso, se de­di­có más tiem­po a pen­sar có­mo pro­du­cir más pas­to y de me­jor ca­li­dad”, ex­pli­ca Vi­lle­na.

Y agre­ga: “Una co­sa es el vo­lu­men en los di­fe­ren­tes mo­men­tos del año y otra co­sa es la ca­li­dad. Eso es im­por­tan­te por­que, en es­te mo­men­to, en cual­quier cam­po de la zo­na, hay vo­lu­men de pas­to pe­ro no en to­dos hay ca­li­dad. En és­te, por las es­pe­cies que se in­tro­du­je­ron, se ge­ne­ra al­ta ca­li­dad con al­tas ga­nan­cias dia­rias, pe­ro, co­mo son lo­tes ines­ta­bles, el ob­je­ti­vo es no re­em­pla­zar del todo el cam­po na­tu­ral”.

En el cam­po hay ha­cien­da pro­pia, ca­pi­ta­li­za­da y en pas­ta­je, de dis­tin­tas ra­zas. Su mo­de­lo in­clu­ye que al des­tes­te, to­da la ha­cien­da lle­ga des­de For­mo­sa, don­de Iri­go­yen al­qui­la un cam­po ga­na­de­ro.

Los ter­ne­ros in­gre­san con 180 ki­los de pe­so y son so­la­men­te ma­chos. Pa­san el in­vierno so­bre una pas­tu­ra con bue­na den­si­dad

La car­ga de ca­be­zas en La Né­li­da más que se du­pli­có: pa­só de 0,5 EV/ha a 1,21,3 EV/ha

de pro­teí­na y al­gu­nos tran­si­tan por una pas­tu­ra de ave­na. Lue­go, en la pri­ma­ve­ra vuel­ven a las pas­tu­ras, mien­tras que en el ve­rano van a los cam­pos más ba­jos pa­ra ter­mi­nar­se.

De es­ta ma­ne­ra, al in­gre­sar al oto­ño si­guien­te hay tres si­tua­cio­nes dis­tin­tas: ha­cien­da gor­da, ha­cien­da pa­ra re­cría y aque­lla que va a la par­te di­fí­cil del cam­po. Pa­ra sos­te­ner la car­ga se usa tam­bién si­lo de pas­tu­ra, de sor­go y ro­llos.

En re­su­men, con sim­ple­za agro­nó­mi­ca, en La Né­li­da me­jo­ró la ofer­ta fo­rra­je­ra y la pro­duc­ción de car­ne. Apo­yán­do­se muy fuer­te en tec­no­lo­gía de pro­ce­sos, Iri­go­yen trans­for­mó su cam­po y lo do­tó de mu­cho más po­ten­cial que el que te­nía. Pa­ra imi­tar.

Se pue­de. Iri­go­yen, an­te una hi­le­ra de lo­tus te­nuis que se co­se­cha pa­ra

se­mi­lla.

El ojo del amo. Iri­go­yen con un ro­deo de to­ros de­trás. Los ani­ma­les, que se es­tán re­crian­do, se ter­mi­na­rán en oto­ño de es­te año.

Trans­for­ma­cio­nes a pleno. En la fo­to 1, un lo­te de ba­jo sem­bra­do con una con­so­cia­ción de es­pe­cies fo­rra­je­ras. La pro­duc­ción del rai­grás es no­ta­ble. En la fo­to 2, las pas­tu­ras se con­vier­ten en ro­llos que ayu­dan a man­te­ner la car­ga du­ran­te el in­vierno. En la fo­to 3, el cam­po na­tu­ral. Los ta­cu­rúes (hor­mi­gue­ros gi­gan­tes), en pri­mer

plano, son ca­rac­te­rís­ti­cos de am­bien­tes anega­bles. En la fo­to 4, un lo­te trans­for­ma­do con lo­tus te­nuis que se cosechará pa­ra la pro­duc­ción de se­mi­lla de uso pro­pio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.