Tras el ca­lor y las llu­vias, ojo con lo que co­me la ha­cien­da

Tras la se­quía y las llu­vias, la re­cu­pe­ra­ción de los cul­ti­vos en pas­to­reo di­rec­to pue­de te­ner efec­tos no desea­dos. Claves pa­ra ma­ne­jar­los.

Clarin - Rural - - TAPA - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Pue­den ge­ne­rar­se sus­tan­cias tó­xi­cas en lo­tes de sor­go y maíz.

Las pre­ci­pi­ta­cio­nes, aun­que siem­pre muy es­pe­ra­das y ne­ce­sa­rias pa­ra el cam­po, a ve­ces tie­nen con­se­cuen­cias que no son tan desea­das.

Con dé­fi­cit hí­dri­co y al­tas tem­pe­ra­tu­ras, las llu­vias re­cien­tes fa­vo­re­cie­ron las con­cen­tra­cio­nes de ni­tra­tos y áci­do cian­hí­dri­co en cul­ti­vos co­mo el sor­go y el maíz y, si los ani­ma­les con­su­men es­tos cul­ti­vos con es­tos com­pues- tos, pue­den mo­rir cua­tro ho­ras des­pués de ha­cer­lo, en los ca­sos ex­tre­mos.

De es­ta for­ma, el IN­TA Bal­car­ce, en el sud­es­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, ad­vir­tió so­bre es­ta pro­ble­má­ti­ca en los cul­ti­vos de ve­rano des­ti­na­dos a pas­to­reo di­rec­to. Las con­se­cuen­cias mor­ta­les, ex­pli­can los es­pe­cia­lis­tas, se dan por­que los com­pues­tos tó­xi­cos im­pi­den que el oxí­geno san­guí­neo sea trans­por­ta­do nor­mal­men­te a los te­ji­dos.

De acuer­do con Ger­mán Can­tón, téc­ni­co de esa uni­dad del IN­TA, en­tre los sín­to­mas más co­mu­nes que se dan con “la in­ges­ta de al­tas con­cen­tra­cio­nes de ni­tra­tos y áci­do cian­hí­dri­co por par­te de los ani­ma­les es­tán la di­fi­cul­tad y au­men­to de la fre­cuen­cia res­pi­ra­to­ria, ba­beo, in­coor­di­na­ción, tem­blo­res mus­cu­la­res, con­vul­sio­nes y muer­te”.

De he­cho, agre­gó el téc­ni­co, “los epi­so­dios agu­dos se ma­ni­fies­tan con la muer­te sú­bi­ta den­tro de las pri­me­ras ho­ras de ini­cia­do el con­su­mo de los cul­ti­vos afec­ta­dos”.

Asi­mis­mo, Can­tón de­ta­lló que “en ani­ma­les pre­ña­dos pue­den ob­ser­var­se abor­tos que se su­ce­den va­rios días des­pués”. No obs­tan­te, si los sig­nos se de­tec­tan a tiem­po, el ase­sor ve­te­ri­na­rio de­be­ría tra­tar a los ani­ma­les con la apli­ca­ción

Pue­de ser mor­tal el con­su­mo de ni­tra­tos o áci­do cian­hí­dri­co con el fo­rra­je

en­do­ve­no­sa de una so­lu­ción de azul de me­ti­leno.

Aun­que es­ta si­tua­ción se re­ver­ti­ría con la con­ti­nui­dad de me­jo­res con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas, el téc­ni­co dio a co­no­cer es­tra­te­gias y re­co­men­da­cio­nes de ma­ne­jo pa­ra pre­ser­var la sa­ni­dad de los ani­ma­les y no com­pro­me­ter la pro­duc­ti­vi­dad.

An­te la im­po­si­bi­li­dad de mo­ni- to­rear la con­cen­tra­ción de ni­tra­to en las plan­tas, la pro­pues­ta es per­mi­tir que al­gu­nos ani­ma­les de ba­jo va­lor con­su­man esos fo­rra­jes y lue­go ob­ser­var su com­por­ta­mien­to du­ran­te las pri­me­ras seis ho­ras de pas­to­reo.

“En ba­se a su evo­lu­ción se de­ci­di­rá pas­to­rear con el res­to del ro­deo”, ex­pli­có Can­tón, quien des­ta­có que no de­be pas­to­rear­se con ani­ma­les ham­brea­dos.

“La in­to­xi­ca­ción se pro­du­ce más por la ve­lo­ci­dad de con­su­mo que por la can­ti­dad de ni­tra­to en la plan­ta”, afir­mó.

Otra de las su­ge­ren­cias de ma­ne­jo que dio el téc­ni­co es evi­tar el in­gre­so de ani­ma­les in­me­dia­ta­men­te des­pués de las llu­vias, de­bi­do a que en esos mo­men­tos se re­gis­tra el ma­yor ni­vel de ni­tra­to. En cam­bio, in­di­có que es con­ve­nien­te pas­to­rear por la tar­de, ya que a esa ho­ra dis­mi­nu­yen las con­cen­tra­cio­nes acu­mu­la­das du­ran­te la no­che.

Por otra par­te, Can­tón su­gi­rió rea­li­zar pas­to­reos de una o dos ho­ras du­ran­te los pri­me­ros días, au­men­tan­do el tiem­po en la pri­me­ra se­ma­na pa­ra per­mi­tir que la flo­ra ru­mi­nal se acos­tum­bre a la al­ta con­cen­tra­ción de ni­tra­to y pue­da me­ta­bo­li­zar­lo.

Ade­más, acon­se­jó ajus­tar la car­ga pa­ra que el ani­mal se­lec­cio­ne que co­mer.

“Las ho­jas que tie­nen me­nor con­cen­tra­ción de ni­tra­to que los ta­llos”, apun­tó el téc­ni­co. t

A pre­ve­nir. A la fo­to 1, una va­ca lista pa­ra en­trar en un sor­go. El ce­real, si con­cen­tra ni­tra­tos o áci­do cian­hí­dri­co, es po­ten­cial­men­te tó­xi­co. Arri­ba, en la

fo­to 2, con la apli­ca­ción de una va­cu­na se pue­den re­ver­tir las afec­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.